Lo que no debes hacer al cargar la batería de tu smartphone

Lo que no debes hacer al cargar la batería de tu smartphone

6
Compartir

Antes de salir de casa, lo habitual es comprobar que llevamos lo que necesitamos. Cartera, llaves, ¿y qué más? Seguro que la mayoría de vosotros habéis pensado en el móvil. Y es que casi resulta más fácil que olvidemos las llaves o la cartera que el teléfono. Nos hemos acostumbrado a llevar siempre el smartphone con nosotros, así que la duración de la batería es importante, porque de nada nos sirve si no está encendido.

Cuando compramos un teléfono lo normal es que intentemos cuidarlo para que nos dure, pero suele ocurrir como con los propósitos de años nuevo; el entusiasmo inicial se desvanece rápido. Como sabéis, cuidar el smartphone no solo es cuestión de que no se raye o se caiga, porque cómo lo cargamos puede ser motivo de avería o mal funcionamiento. Los modelos actuales ofrecen una mayor autonomía, sin embargo, la tecnología utilizada en las baterías no ha avanzado mucho si la comparamos con los demás componentes del teléfono.

Otro factor es que la mayoría de teléfonos de hoy en día no cuentan con baterías extraíbles, por lo que su vida útil puede ser más limitada si no seguimos las prácticas indicadas para la carga. Pero es cierto que hay muchas dudas y rumores acerca de qué se debe hacer y qué no. Así que, en lugar de hacer caso a ese cuñado que todo lo sabe, os recomiendo seguir leyendo estas prácticas que dañan la batería de nuestros smartphones.

Esperar a que se agote por completo la batería

Esta idea viene de la época en que los teléfonos móviles funcionaban con baterías de níquel-cadmio o de níquel-hidruro metálico. Estos componentes tenían un efecto memoria, así que para su buen mantenimiento y para que no disminuyese su capacidad sí que era necesario agotar toda la batería antes de cargarla. Esto es algo que mucha gente sigue creyendo que es lo más adecuado, pero es debido a una información no actualizada.

Sabías que… | ¿Baterías basadas en agua? Duran más, no contaminan y podrían sustituir a las de los actuales smartphones

Y es que en las baterías de ion litio o Li-Ion, ya no hay efecto memoria, por lo que esperar a que se descarguen no tiene ningún cometido. En realidad, es contraproducente. A las baterías actuales no les sienta bien agotarse completamente, y lo indicado para prolongar su vida útil es cargarlas cuando llegan a niveles entre el 15% y el 30%. Sucede lo mismo en lo referente a al máximo de carga, porque no es necesario esperar siempre a que el teléfono alcance el 100% de carga.

De vez en cuando sí que es recomendable realizar un ciclo completo a la batería, pero por lo general podemos cargar el smartphone y desenchufarlo cuando queramos, sin necesidad de que llegue al máximo. No cabe duda de que el ion litio aporta muchas mejoras respecto al níquel-cadmio, sin embargo, entre sus desventajas está su baja resistencia ante temperaturas altas y bajas. Además, la cantidad de cargas que soportan las baterías Li-Ion en perfecto estado es inferior, puesto que oscila entre 300 y 1.000.

Dejar el smartphone cargando toda la noche o hacerlo una vez al día

Es muy cómodo irse a dormir y dejar cargando el móvil toda la noche para que al despertar esté al máximo. Es algo que hace la mayoría de usuarios, pero no está recomendado. Como he mencionado en el punto anterior, no es cuestión de cargar al 100% la batería. De hecho, dejar el cargador conectado por más tiempo del necesario incluso puede resultar peligroso.

Aunque los dispositivos y cargadores actuales suelen contar con sistemas de seguridad destinados a cortar el flujo de energía cuando la batería se ha cargado del todo, lo ideal es hacer una carga parcial, dejando el smartphone con el 90% o 95% de batería, en lugar de esperar hasta que llegue al 100%. Tal y como recogen los compañeros de Andro4all, un informe de Battery University revela que algunos fabricantes directamente limitan la carga de sus terminales, con el fin de alargar la vida de sus baterías.

Ese mismo informe también hace alusión a lo que sucede al cargar el smartphone de manera intermitente, es decir, al no realizar una sola carga completa al día. El resultado de esta práctica es que se prolonga la vida útil de la batería. El motivo es que las de tipo Li-Ion responden mejor de esta forma, porque son más sensibles a la saturación, por lo que es recomendable hacer varias cargas cortas en lugar de una sola al día. Así no veremos reducida la autonomía de la batería con el paso del tiempo.

Utilizar cargadores y cables de mala calidad acaba saliendo caro

Como he mencionado, la mayoría de modelos actuales integran alguna clase de carga rápida. Esto implica el uso de un cargador que sea compatible, así que no vale cualquiera. Lo habréis comprobado, el tiempo de carga con el original es el que debe ser, mientras que al utilizar otro va más lento. Utilizando el cargador compatible, la carga se realiza a la máxima velocidad que soporta el dispositivo sin dañarlo.

Echa un vistazo a | Cuidado con los cargadores baratos, pueden salirte muy caros

Es por ello que cada fabricante integra cargadores y cables originales en las cajas de sus terminales, porque están fabricados específicamente para que operen con la potencia indicada en cada modelo. Por supuesto, podemos comprarlos más baratos en multitud de establecimientos, pero nadie regala nada, así que la calidad es inferior. Puede que funcionen aparentemente bien, pero a la larga el smartphone presentará un funcionamiento peor y la batería tendrá una vida más corta.

Cuidado con la temperatura al cargar el smartphone

Es evidente que las temperaturas extremas no nos sientan bien, tampoco a nuestros dispositivos. De hecho, el calor y el frío en exceso constituyen las principales amenazas para las baterías. No solo explotan los Galaxy Note7, cualquier smartphone es susceptible de que le pase si alcanza una temperatura excesiva.

El problema reside en la disipación del calor. Las células internas de la batería generan calor con la actividad y, cuando reciben más temperatura de una fuente externa, la velocidad a la que el dispositivo se calienta supera a lo rápido que puede disipar el calor. Es recomendable retirar la funda el teléfono durante la carga para evitar este problema.

No hace falta que estemos bajo el sol del desierto ni rodeados de témpanos de hielo para que el smartphone se caliente o se enfríe demasiado. En situaciones normales también sucede, habréis comprobado cuánto se calienta el teléfono cuando está expuesto un rato a la luz solar, o incluso al utilizar una funda que no permite que se disipe el calor. Cabe destacar que la mayoría de smartphones muestran un aviso cuando la temperatura es excesiva.

El frío extremo también es un problema, porque a bajas temperaturas la batería se agota más rápido, además de que el hardware se torna más frágil y susceptible de romperse, o incluso puede llegar a congelarse el disco duro. Los expertos recomiendan proteger el móvil del frío con fundas o cualquier otra alternativa que lo abrigue. Por cierto, antes de encenderlo debemos esperar a que se caliente (aunque sea entre las manos) porque se puede generar condensación bajo la pantalla y además puede dejar de funcionar.

No te pierdas | Mejores baterías externas para tu teléfono o tablet

Las baterías de iones de litio no están preparadas para la carga por debajo de los 0 grados, es por ello que los cargadores buenos lo detectan y reducen la corriente para evitar la carga en esas condiciones. La temperatura recomendada para una batería es de 15 grados, y la máxima oscila entre 40 y 50 grados, así que una buena temperatura media es de 25 grados.

Lo más importante es recordar que, al notar que el dispositivo está a una temperatura anómala, lo último que debemos hacer es cargar la batería, tanto en un enchufe de pared como en el ordenador o en el coche. Si está demasiado caliente puede llegar a explotar, entre otros fallos, y si la temperatura es muy baja puede romperse o averiarse.

Como veis, se trata de prácticas muy fáciles de seguir y con las que podemos hacer que nuestros smartphones tengan un mejor rendimiento y una vida más larga. Seguramente habréis oído hablar de los puntos recogidos en este artículo, espero que os haya aclarado alguna duda. Puede parecer algo sin importancia, pero tenerlo en cuenta puede evitar que termine como un caro pisapapeles.

Síguenos en Facebook y Twitter para estar al día en tecnología.

  • alejandro gabriel tamburelli

    Hay muchos errores en la publicación pero el mas groso es el disco duro, los teléfonos no cuentan con discos duros y si se refieren a la memoria rom no es tan vulnerable al la temperatura lo unico correcto que las baterias si les afecta la temperatura . Saludos .

    • Andres Santacruz

      El Nokia X6 y varios usaban Discos Duros

    • Argullosos de nuestros Smartphones S7 y S7 Edge =D

      • Esta idea viene de la época en que los teléfonos móviles funcionaban con baterías de níquel-cadmio o de níquel-hidruro metálico. Estos componentes tenían un efecto memoria, así que para su buen mantenimiento y para que no disminuyese su capacidad sí que era necesario agotar toda la batería antes de cargarla. Esto es algo que mucha gente sigue creyendo que es lo más adecuado, pero es debido a una información no actualizada.

    • No hace falta que estemos bajo el sol del desierto ni rodeados de témpanos de hielo para que el smartphone se caliente o se enfríe demasiado.

  • Cristóbal Crespo

    quien escribe esta porquería?

    “cómo lo cargamos puede ser motivo de avería o mal funcionamiento”

    “por lo general podemos cargar el smartphone y desenchufarlo cuando queramos”

    “dejar cargando el móvil toda la noche para que al despertar esté al máximo… no está recomendado.”

    “es recomendable hacer varias cargas cortas en lugar de una sola al día.”

    a ver si nos aclaras, se puede cargar cuando quieras o no?

    Y por qué cargar el télefono a un voltaje inferior acorta la vida de la batería? Es estúpido.