Ya es posible detectar si alguien ha cometido un delito escaneando su...

Ya es posible detectar si alguien ha cometido un delito escaneando su cerebro

0
Compartir

En los últimos años se ha avanzado mucho en el estudio del cerebro humano. Esto supone un hito importante ya que este órgano del cuerpo humano posee un diseño muy sofisticado que ha provocado que haya supuesto una tarea muy compleja descifrarlo.

Así, hemos visto la creación, por ejemplo, de un implante cerebral capaz de lograr que una mujer completamente paralizada vuelva a comunicarse. Un paso muy importante a la hora de crear este tipo de implantes ha sido la creación de una fibra capaz de transportar varios tipos de señales a nuestro cerebro. Este material nos ayudará a comprender mejor el funcionamiento de este misterioso órgano.

Nuestro cerebro es todavía un gran desconocido

Ahora, un grupo de neurocientíficos de todo el mundo está tratando de descubrir los secretos del cerebro a través del estudio de sus imágenes. Este grupo de investigadores ha logrado un gran avance en este campo llegando a descubrir algo que podría cambiar por completo los juicios en los que se trata de dilucidar si una persona cometió un delito de manera intencionada o por una imprudencia.

Este hecho es clave en países como Estados Unidos en los que el Cogido Penal establece grandes diferencias en la pena dependiendo de la intencionalidad del acusado. Ahora, esta intencionalidad se mide mediante un filtro de la conciencia y las intenciones de la persona sospechosa. A través de este filtro se establece una escala de gravedad que incluye: deliberada, consciente, imprudente y negligente.

Dependiendo del nivel en la escala en el que se sitúe al acusado las penas pueden variar de manera considerable. Por ejemplo, dos personas que han cometido el mismo delito pueden tener penas muy diferentes. Una de ellas puede pasar 15 años en prisión, mientras que la otra puede conseguir la libertad condicional.

Read Montague, un neurocientífico de la universidad de Virginia Tech que dirigió el estudio lo explica de la siguiente manera: “Basándose en qué lado de la línea uno está entre “actuar a sabiendas” e “imprudentemente”, podría ser la diferencia para ser privado de su libertad.”

El escaneo del cerebro podría ser clave en muchos juicios

Teniendo en cuenta esta situación, Montague y su equipo escanearon el cerebro de 40 personas distintas. Mediante el uso de algoritmos de aprendizaje automático estudiaron las imágenes obtenidas y fueron capaces de determinar si los participantes sabían si estaban cometiendo un delito.

El experimento mental consistió en hacer decidir a las personas si llevarían o no una maleta a través de la frontera. Los participantes recibieron diferentes posibilidades entre las que estaba que la maleta contuviera drogas ilegales. De esta manera los investigadores podían diferenciar entre las personas que cometieron un delito de manera consciente y las que aceptaron el riesgo asociado con el acto.

Los científicos pudieron comprobar qué partes del cerebro se activaban en cada caso para de esta manera determinar qué personas sabían que estaban llevando drogas y quienes actuaron de manera imprudente.

Este estudio está de momento confinado al laboratorio, es decir, es necesario que las exploraciones cerebrales sean capturadas mientras la persona está cometiendo el delito. Sin embargo, en un futuro este tipo de técnicas podrán ayudar a un jurado a la hora de dilucidar la intencionalidad de un sospechoso tras haber cometido un delito.