IBM Q, los ordenadores cuánticos basados en la nube que superarán a...

IBM Q, los ordenadores cuánticos basados en la nube que superarán a todo lo creado hasta el momento

Estos complejos sistemas de procesamiento serían la piedra filosofal para el desarrollo de soluciones a problemas hasta ahora irresolubles por los ordenadores convencionales

0
Compartir

La reconocida multinacional estadounidense de tecnología ha anunciado que comenzará a construir los primeros ordenadores cuánticos universales de uso comercial, denominados IBM Q, cuya velocidad y capacidad de cálculo superarán a los supercomputadores más potentes.

Estarán basados en la nube y con aplicaciones en el descubrimiento de nuevos medicamentos y materiales

Los IBM Q serán diseñados para abordar problemas que actualmente se consideran demasiado complejos para los ordenadores actuales. El gigante azul no ha brindado precisiones sobre cuándo estarán disponibles, pero se espera que una de sus primeras aplicaciones sea el área de la química.

IBM Q, ordenadores cuánticos

En efecto, los ordenadores cuánticos ofrecerán soluciones a problemas donde los patrones no pueden ser vistos porque los datos no existen y las posibilidades que se necesita explorar para llegar a las respuestas son enormes.

Además, según un reporte del periódico El País, los nuevos sistemas serán ofrecidos por la compañía a través de su plataforma de computación en nube. Para ello aprovechará el proyecto IBM Quantum Experience, una plataforma estrenada el año pasado sobre un procesador de cinco qubits y abierta a expertos e investigadores.

Te puede interesar: Gran inversión de IBM en el Internet de las cosas

La característica principal de los ordenadores cuánticos, entre ellos los IBM Q, es que en lugar de trabajar en código binario (ceros y unos), lo hacen en “qubits”. Un ordenador convencional trabaja sobre dos estados posibles alternativos (un cero o un uno), pero estos “bits cuánticos” pueden presentar ambos valores a la vez, teniendo como resultado una capacidad de procesamiento infinitamente mayor.

Fabricación de los ordenadores cuánticos de IBM

Por consiguiente, la aplicación de estos superordenadores tendría implicaciones en el descubrimiento de medicamentos y materiales, ya que ayudarían a desentrañar la complejidad de las interacciones moleculares y químicas. También serían útiles en el desarrollo de sistemas de inteligencia artificial, sistemas globales de logística más eficientes y una gran cantidad de aplicaciones que exploten la velocidad cuántica de los sistemas.

El sueño cuántico no es solo inherente a IBM, otras compañías también lo persiguen

En lo que respecta al IBM Q, actualmente solo cuentan con 5 qubits de capacidad, pero el objetivo que persigue la compañía es desarrollar sistemas de 50 qubits. Pero, para poder conseguirlo, IBM debería afrontar el reto de “cuidar” imperiosamente a los bits cuánticos, debido a que los mismos son muy delicados y necesitan funcionar a temperaturas cercanas al cero absoluto.

Te recomendamos: ¿Se pueden predecir los ataques epilépticos? IBM está trabajando en ello

Cualquier cambio de temperatura no solo podría desestabilizarlos, sino que también afectaría el desempeño de estos sistemas, haciéndolos más proclives a cometer errores de cálculo. De ahí que la idea de comercializar estos ordenadores en el mercado tradicional sería impracticable, ya que estaría dirigido principalmente a grandes corporaciones o centros de investigación.

Un detallado informe del SINC (Servicio de Información y Noticias Científicas), ha especificado que la compañía se asociado con instituciones académicas como el MIT y el Instituto de Computación Cuántica de la Universidad de Waterloo, Canadá, para desarrollar una herramienta de educación para estudiantes con dicha plataforma.

Además, la empresa ha anunciado hoy el lanzamiento de una nueva API (interfaz de programas de Aplicación) utilizando IBM Quantum Experience para que los desarrolladores y programadores puedan construir interfaces entre el ordenador cuántico en la nube de 5 qubits, sin necesidad de tener un conocimiento profundo en física cuántica.

Hardware dentro de una nevera de dilución abierta en el IBM Q Lab

Sin embargo, no solo IBM está tras el desarrollo de estos potentes sistemas de procesamiento de datos. También Microsoft y Google estarían tras sus pasos, aunque con un enfoque diferente. Incluso, la compañía canadiense D-Wave ya comercializa ordenadores cuánticos por unos cuantos millones de dólares y con una capacidad de procesamiento de 2.000 qubits, bajo un complejo sistema de refrigeración, aunque limitado a tareas muy específicas.

Por esa razón, el camino que quiere recorrer la compañía estadounidense con sus IBM Q parece ser muy distinto. De hecho, en su presentación ha sacado a relucir el carácter “universal” de sus ordenadores, debido a que orientaría su uso hacia aplicaciones de lo más diversas, como impulsar el aprendizaje sistemas de inteligencia artificial o asegurar los datos que viajan por las redes aprovechando las rarezas de la física cuántica.

¿Qué pensáis? ¿Serán los ordenadores cuánticos la piedra filosofal necesaria para el descubrimiento de nuevos elementos o la cura de enfermedades? ¿Estará su desarrollo sujeto a problemas de financiación o, por el contrario, las grandes compañías apostarán a desarrollar estos potentes sistemas en beneficio propio? No olvidéis dejar vuestras impresiones por medio de los comentarios.

No hay comentarios

Dejar una respuesta