Inicio Actualidad Intel también quiere su coche autónomo y para ello ha comprado Mobileye

Intel también quiere su coche autónomo y para ello ha comprado Mobileye

0
Compartir

Los coches autónomos son el futuro. Dentro de unos años las carreteras de todas las ciudades del mundo estarán llenas de automóviles en los que el conductor no tendrá que coger el volante.

Debido al espectacular avance que está tecnología está teniendo en los últimos meses, este futuro parece estar muy cerca. De hecho, un experto afirmo recientemente que una persona que haya nacido en 2017 no tendrá que conducir un coche nunca.

La pruebas con este tipo de vehículos ya están en marcha y ciudades como California se preparan para recibir los primeros coches autónomos sin conductor a bordo. Este hecho supone un gran avance para la consolidación de esta tecnología, ya que hasta ahora siempre ha tenido que viajar una persona que pudiera coger el volante en un momento de emergencia.

Intel se suma al negocio de los coches autónomos

Ahora se ha sumado un nuevo participante a la competición por liderar la conducción autónoma. Intel, la famosa fabricante de procesadores para ordenador, ha anunciado la compra de Mobileye. Gracias a esta compra Intel adquiere la tecnología de coche autónomo que la compañía israelí ha desarrollado.

El acuerdo se ha cerrado por una cantidad de 15.000 millones de dólares y no ha pillado a nadie de la industria por sorpresa, ya que ambas compañías iniciaron una colaboración el año pasado por la cual Intel proporcionaría chips especializados para el sistema anticolisión automático de Mobileye.

Además de este acuerdo, ambas compañías también estaban colaborando desde enero con BMW para convertir 40 vehículos de la compañía alemana en autónomos, para la segunda mitad de 2017.

Esta compra permite a Intel entrar en la lucha por fabricar el cerebro que tendrán los coches autónomos. Otros fabricantes como Qualcomm o Nvidia ya se habían posicionado en este sector.

El coche autónomo es el futuro y un gran número de empresas son conscientes de ello. Tanto los fabricantes de automóviles, como las compañías encargadas del desarrollo del hardware y el software necesario para hacer funcionar estos vehículos están invirtiendo grandes cantidades de dinero para situarse en una posición preferente en un sector que moverá millones de dólares en los próximos años.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here