La inteligencia artificial ya puede predecir terremotos, pero solo en el laboratorio

La inteligencia artificial ya puede predecir terremotos, pero solo en el laboratorio

Las posibilidades de predecir terremotos crecen con las técnicas de inteligencia artificial y la introducción masiva de datos en los algoritmos

0
Compartir

Las catástrofes naturales son innegablemente un fenómeno que la ciencia y la tecnología están buscando anticipar, con el objeto de minimizar sus efectos y reducir el número de muertes. Sin embargo, predecir terremotos sigue siendo una tarea difícil de concretar. Pero un nuevo enfoque de un grupo de investigadores, promete que gracias a la inteligencia artificial y el Big Data, se puedan establecer patrones que ayuden a adelantarse a estos movimientos telúricos.

Gracias a un algoritmo, se pueden predecir terremotos en el laboratorio

Nuevos estudios de inteligencia artificial pueden predecir terremotos

La capacidad predictiva de los seísmos ha sido una necesidad recurrente dentro de la comunidad y el ámbito científico, debido a la magnitud del impacto en las zonas de mayor actividad. No obstante, los avances en la materia solo han logrado una capacidad de predicción de segundos, cuando lo deseado es mínimamente semanas de anticipación.

Por esa razón, un equipo de investigadores del Laboratorio Nacional Los Álamos en Nuevo México, Estados Unidos, comandados por Bertrand Rouet-Leduc, han conseguido la gran hazaña de encontrar un sutil patrón acústico que determine cuándo se producirá un seísmo en un entorno de laboratorio.

Te puede interesar: Los robots serán más inteligentes gracias a la ayuda de nuestras mentes

Este nuevo estudio utiliza un nuevo enfoque de investigación, según lo descrito en un artículo del portal del MIT Technology Review. La diferencia radica en que para conseguir este objetivo utilizan la minería de datos (o Big Data) para analizar un conjunto enorme de mediciones que se toman constantemente antes, durante y después de los seísmos en entornos simulados. El algoritmo en cuestión analiza minuciosamente patrones y aprender de ellos.

Patrones del algoritmo de inteligencia artificial para predecir terremotos

Por consiguiente, el algoritmo de inteligencia artificial analiza una gran cantidad de datos con el objetivo de valorar las probabilidades de un seísmo de forma continua. Para ello, han generado terremotos artificiales en su laboratorio gracias a un bloque situado entre otros dos. En efecto, el bloque central está compuesto de una mezcla de materiales rocosos, llamados materiales de gubia, que simulan las propiedades de las fallas naturales.

De ahí que la simulación de estos movimientos permitiría detectar un sonido emitido cuando el material de gubia empieza a fallar. Además, los investigadores almacenaron estos sonidos y alimentaron con estos registros una máquina de inteligencia artificial con el fin de entrenar el algoritmo. El objetivo consistía en reconocer algún patrón que pudiera establecer una predicción, y para asombro de todos, la máquina consiguió realizar predicciones exactas.

Te recomendamos: Google utilizará la inteligencia artificial para la detección temprana del cáncer

No solo el aprendizaje automático ayudaría con la predicción, sino que también brindaría detalles hasta el momento no considerados, como pequeños movimientos que los geólogos anteriormente descartaban, pero que la máquina los ha tomado en cuenta para realizar la predicción.

Algoritmo de inteligencia artificial puede predecir terremotos

Indudablemente, este prometedor resultado posibilitaría avanzar en la investigación de modelos de simulación que determinen con exactitud un patrón de comportamiento. No obstante, el grupo de investigadores se ha apresurado a manifestar que aún es imposible aplicarlo en situaciones reales.

El próximo paso del equipo sería replicar este trabajo en áreas naturales como el segmento Parkfield, en la Falla de San Andrés, que experimenta muchos terremotos repetitivos durante períodos relativamente cortos. Probablemente, este lugar emitiría vibraciones similares a las detectadas en las pruebas de laboratorio posibilitando aplicar la experiencia.

Necesariamente, el próximo objetivo sería tratar de predecir terremotos de gran escala, algo realmente complicado. Mientras tanto, el equipo de Rouet-Leduc ha asegurado que podría experimentar este trabajo en otros materiales, como turbinas de avión y estaciones energéticas.

¿Qué pensáis? ¿Creéis que este prometedor estudio podrá predecir con éxito movimientos sísmicos en los próximos años? ¿Qué otras investigaciones serían necesarias para anticiparse a estas catástrofes? ¿Puede la ciencia y la tecnología dar su aporte? No olvidéis dejar vuestras impresiones a través de los comentarios.

No hay comentarios

Dejar una respuesta