Los robots serán más inteligentes gracias a la ayuda de nuestras mentes

Los robots serán más inteligentes gracias a la ayuda de nuestras mentes

Una compañía canadiense utiliza el aprendizaje asistido para hacer que los robots sean cada vez más inteligentes

0
Compartir

Una empresa emergente de Canadá, llamada Kindred AI, está enseñando a los robots a ejecutar tareas complejas de forma hábil y a velocidades superhumanas, aplicando un enfoque conocido como “aprendizaje asistido por humanos”, que permitirá a las máquinas aprender directamente de las acciones ejecutadas por pilotos con gafas de realidad virtual.

Startup canadiense enseña a los robots a ser como humanos

Ingenieros de Kindred trabajando con un robot

Los robots serán nuestros asistentes en el futuro, de tal manera que vivirán con nosotros, aprenderán nuestros hábitos diarios e incluso realizarán nuestras tareas habituales para que podamos concentrarnos en cosas más interesantes. Este es el mundo imaginado Suzanne Gildert y Geordie Rose, fundadores de Kindred AI, una misteriosa compañía emergente de inteligencia artificial.

Con sede en Vancouver, Canadá, y financiada por el fondo de capital de riesgo Google Ventures, la compañía tiene como objetivo hacer que los robots sean tan inteligentes como las personas, según lo describe una publicación de Bloomberg.

Te puede interesar: Científicos de MIT han creado una interfaz que permite controlar robots con la mente

Asimismo, en declaraciones realizadas al MIT Technology Review, afirman tener planes de lanzar un producto dirigido a minoristas durante los próximos meses. Pero sus objetivos a largo plazo son mucho más grandes. Kindred AI espera que el aprendizaje asistido por humanos dé lugar a un nuevo tipo de inteligencia artificial más potente.

En efecto, actualmente la empresa se encuentra realizando pruebas sobre brazos robóticos industriales convencionales capaces de agarrar y colocar objetos complicados de manipular, como pequeños artículos de ropa. A fin de lograrlo, pueden solicitar ayuda de un equipo humano que, mediante un programa de realidad virtual, visualiza la situación y toma el control temporalmente.

Ingenieros trabajando con robots

El desafío de aprovechar la capacidad de la mente humana para acelerar el aprendizaje robótico

Uno de los objetivos principales de investigación de la Inteligencia Artificial es hacer que las máquinas aprendan por sí mismas. En efecto, los equipos de investigación de las grandes compañías de innovación tecnológica (como Facebook, Google y la china Baidu) están desarrollando nuevas técnicas en ese terreno.

Sin embargo, a pesar de los avances en reconocimiento de voz e imagen, aún los robots no consiguen ejecutar de manera precisa tareas como agarrar objetos. Por esa razón, Kindred está concentrado en lograr que mejoren sus destrezas físicas.

Suzanne Gildert y Geordie Rose, fundadores de Kindred AI

La compañía fue creada en 2014 por varias personas procedentes de D-Wave Systems, una empresa de computación cuántica de Burnaby, Canadá. Desde entonces, han ensamblan unos 50 robots con fines de prueba.

Por ejemplo, un operador humano lleva unas gafas de realidad virtual para “ver” lo que el robot está observando y utiliza controladores de mando para ayudar a la máquina a recoger un objeto. Cada vez que sucede, los algoritmos aprenden de las acciones del piloto y hacen a los robots más inteligentes con el tiempo.

Te recomendamos: Los robots que ocupen puestos de trabajo de humanos deben pagar impuestos, según Bill Gates

Para ello, la empresa utiliza una forma de aprendizaje reforzado, un enfoque que conlleva la experimentación y comportamientos de refuerzo que dan paso a la consecución de un objetivo determinado.

Así, la técnica les permite a los robots realizar tareas que aún no pueden realizar y, además, los hace más capaces, declaró Geordie Rose. También afirmó que, con el tiempo, estas técnicas podrán aplicarse a tareas más abstractas, como aprender a hacer reír a alguien o intuir los sentimientos de una persona.

Robots más inteligentes, pero con ayuda de humanos

La empresa lleva varios años trabajando de forma discreta, pero atrajo la atención cuando los detalles de una patente solicitada por Gildert se publicaron en Internet. A saber, la misma describe un plan para combinar diferentes sistemas de teleoperación con aprendizaje automático.

Sus proyecciones incluyen utilizar esta tecnología para que los robots puedan realizar cualquier tarea: desde empaquetamiento en tiendas de logística hasta crear melodías que animen a una persona triste. Y solo observando como las personas realizan las cosas.

Finalmente, los fundadores de la empresa destacaron que es la oportunidad para crear máquinas de propósito general que adquieran las capacidades humanas. Aseguraron que su objetivo consiste en deconstruir la cognición y fabricar robots que tengan como principios seguir determinados patrones de comportamiento y acción.

¿Qué pensáis? ¿Creéis que en el futuro los robots conseguirán realizar las mismas tareas que las personas y con la misma precisión? ¿Será este el camino para que los robots reemplacen a los humanos en tareas u oficios? ¿O esta tecnología ayudará a contar con valiosos asistentes que mejoren nuestras tareas cotidianas? No olvidéis dejar vuestras impresiones a través de los comentarios.