BMW apuesta por la carga inalámbrica para sus coches

BMW apuesta por la carga inalámbrica para sus coches

0
Compartir

Estamos viviendo una era donde la tecnología está presente en todas las facetas de nuestras vidas. Un buen ejemplo es la evolución que ha habido en el sector de la automoción, que cada vez integra más avances tecnológicos, como es la *conducción autónoma.

Muchos son los que vaticinan que el futuro está en los coches que cambian la gasolina por la electricidad, aparte de incluir infinidad de funcionalidades para que apenas tengamos que sentarnos y disfrutar del trayecto.

Al hablar de este sector el primer nombre que se nos viene a la mente es Tesla, pero el resto de fabricantes, como es el caso de BMW, también trabajan para ofrecer novedades muy interesantes. Lo que propone la firma teutona es cargar el coche sin cables.

BMW apuesta por la carga inalámbrica en sus coches

Si en febrero supimos que Samsung SDI — la división de baterías de iones de litio de la compañía surcoreana — busca agilizar el proceso de alimentación de los coches eléctricos con un sistema de carga rápida similar al de los dispositivos móviles, ahora BMW revela su apuesta: un cargador inalámbrico. Tal y como leemos en el blog de BMW, este dispositivo solo precisa que se sitúe el vehículo sobre él y procede con la carga inductiva de su batería.

Echa un vistazo a | La inteligencia artificial dentro de los coches BMW será cosa de IBM

En concreto, este cargador sin cables llega acompañando al nuevo sedán híbrido BMW 530e iPerformance, que integra un motor eléctrico de 113 CV y un par máximo de 250 Nm que, al combinarse con el de combustión, puede alcanzar los 235 km/h. Si se emplea con una conducción que tira solo del eléctrico, el coche ofrece una autonomía de 50 km yendo a un máximo de 140 km/h.

La compañía anuncia que también será compatible con otros modelos que soportan la carga inalámbrica, como el 330e, el 740e, el i8 y el i8 Spyder. En lo referente a la disponibilidad, confirman que este cargador podrá adquirirse a partir de 2018. Se venderá por separado y su precio rondará los 900 dólares.

En cuanto a tiempos, BMW describe que carga la batería en un tiempo de hasta 3 horas y media a 3,2 kW. No estamos ante un dispositivo que busque ser el mejor ni el más veloz; su misión es hacer que la carga del vehículo sea mucho más cómoda y “potenciar el atractivo de los coches eléctricos”.

Te puede interesar | Llega la carga rápida a los coches eléctricos: 600 km de autonomía con sólo 20 minutos conectado

Como es lógico, este cargador sin cables se apoya en un software, que hace posible que el vehículo detecte que se está produciendo la carga inalámbrica. Además, el coche gestiona por sí solo la batería mientras se está cargando, para poder equilibrar la corriente que emplea para el uso instantáneo y para la alimentación.

Síguenos en Facebook y Twitter para estar al día en tecnología.