Para que no te roben cuando uses un cajero, presta atención a...

Para que no te roben cuando uses un cajero, presta atención a estos detalles

0
Compartir

Hemos llegado a un punto en el que utilizamos la tecnología en casi todos los aspectos de la vida. Los dispositivos del conocido como el Internet de las Cosas o IoT (del inglés, Internet of Things), cada vez son más variados.

Para los que no estáis familiarizados con el tema, se trata de aquellos productos que empleamos para las tareas del día a día y que están conectados a la red de redes. Gracias a su conexión, los dispositivos de toda la vida se convierten en inteligentes y capaces de ofrecer funciones que hace poco nos parecían más propias de la ciencia ficción.

Pero no todo son ventajas, puesto que el mero hecho de estar conectados los convierte en vulnerables a los hackers. Hace unos meses os contábamos que hasta las máquinas expendedoras están siendo utilizadas para llevar a cabo ciberataques. Si este tipo de máquina es susceptible de ser atacada, ¿qué hay de los cajeros?

Antes de utilizar un cajero, comprobad si ha sido manipulado

Cuando se trata de nuestro dinero debemos estar alerta, cada vez es más fácil que nos roben, y no solo en lo referente a operaciones online. Sabemos que los cajeros automáticos también pueden ser “hackeados” para que, al introducir la tarjeta, los ladrones logren una copia de los datos.

Ya no es necesario que nos roben la cartera, con robar la información precisa pueden dejarnos sin blanca. El medio Xataka se hace eco de las imágenes publicadas por Krebs on Security, expertos en seguridad, que nos ayudan a ver el peligro al que nos enfrentamos cada vez que introducimos la tarjeta en un cajero.

En concreto, hacen referencia al método que hace uso de un skimmer. Se trata del registro de todos los datos de las tarjetas insertadas en un falso hueco, con la ayuda de cámaras de botón que se encargan de capturar el número PIN mientras lo tecleamos. En las fotografías se aprecia una ranura que aparentemente es la convencional, sin embargo, al fijarnos vemos que cuenta con un chip en la parte inferior derecha.

Gracias a este “invitado”, los delincuentes consiguen una lectura de los datos y las operaciones que realizamos. Como he mencionado, también entran en acción cámaras, que se encuentran escondidas en el área de extracción de billetes. En la siguiente imagen podemos ver que se trata de un agujero pequeño situado en la parte superior derecha.

Además, en muchas ocasiones también entran en esta combinación los denominados keyloggers físicos, que van superpuestos al teclado real del cajero para la captura de todo cuanto tecleemos. De esta forma, nuestros códigos secretos quedan al descubierto.

¿Cómo evitar que nos roben los datos de la tarjeta?

Que tire la primera piedra el que no haya oído nunca eso de cubrir con la mano el teclado mientras introducimos el número PIN. De hecho, los propios cajeros muestran esta recomendación. Es una medida que ayuda a protegernos si hay cámaras, pero no sirve de nada en el caso de que haya keyloggers.

Lo mejor que podemos hacer es fijarnos en si hay algo raro en la ranura antes de introducir la tarjeta. Si tiramos hacia fuera, puede llegar a ceder si efectivamente hay un skimmer. También debemos echar un vistazo a la zona de extracción de billetes, por si detectamos alguna anomalía.

Así que nada de ir confiados al cajero, antes de utilizarlo, no dudéis en toquetear las áreas susceptibles de haber sido manipuladas e insistir un poco. En el caso de que detectéis la presencia de estos métodos de robo, lo indicado es notificarlo a la entidad. ¿Os han robado alguna vez con estos métodos?

Síguenos en Facebook y Twitter para estar al día en tecnología.