Compartir publicaciones de Facebook de niños desaparecidos puede perjudicarles más que beneficiarles

Compartir publicaciones de Facebook de niños desaparecidos puede perjudicarles más que beneficiarles

0
Compartir

Es incuestionable que las redes sociales han cambiado completamente la sociedad. Antes de que estas herramientas hicieran acto de presencia en nuestras vidas, las relaciones con las personas que nos rodeaban eran muy diferentes.

Esto no quiere decir que las redes sociales hayan aportado únicamente cosas negativas a nuestras vidas. Simplemente han cambiado la manera de relacionarnos con el resto del mundo y eso ha provocado que hayan surgido nuevos códigos que es necesario aprender si no queremos que las redes sociales nos afecten de manera negativa.

Al mismo tiempo, las propias redes sociales se han ido adaptando a la sociedad actual, añadiendo nuevas funciones que los propios usuarios han demandado de una u otra manera. Es el caso de la reciente incorporación de una nueva herramienta destinada a la financiación de causas de interés personal.

Esta se une a otras herramientas como el Safety Check que nos permite comprobar si algún familiar o amigo de la red social está bien tras un atentado o catástrofe.

Sin embargo, el uso de este tipo de herramientas ha provocado ciertas polémicas ya que pueden ser empleadas de manera ilícita y provocar un mal en lugar de un beneficio para el usuario.

Comprueba el origen de las publicaciones antes de compartirlas

Del mismo modo, hay que tener mucho cuidado con las publicaciones que compartimos. En algunos casos, como el hecho de compartir una publicación en la que se pide ayuda para encontrar a un niño desaparecido, debemos andarnos con mucho cuidado ya que un gesto que puede parecer beneficioso, puede llegar a perjudicar al supuesto menor desaparecido.

La Real Policía Montada de Canadá ha sido la encargada de advertir a través de su perfil de Facebook de los posibles peligros de compartir este tipo de publicaciones en nuestro muro, ya que en realidad podemos causar más daño al niño, en lugar de ayudar a encontrarlo.

Como bien advierte el cuerpo de policía en su publicación, en algunos casos los niños que aparecen en estas publicaciones no están desaparecidos, sino que se encuentran ocultos por su propia seguridad. En casos de divorcio o violencia doméstica en los que se prohíbe a un padre ver a su hijo, esta persona puede recurrir a este tipo de mensajes en Facebook para lograr pistas acerca del paradero de su hijo.

Es por ello que la policía canadiense ha advertido de que se verifique el origen de la información y si no proviene de la propia policía o de un medio de comunicación de confianza no se comparta, ya que esta información puede que no tenga un origen legítimo y perjudique de manera muy grave a una persona inocente.