Crear subtítulos sin permiso es considerado una violación de derechos de autor,...

Crear subtítulos sin permiso es considerado una violación de derechos de autor, según una corte holandesa

0
Compartir

Un tribunal de Ámsterdam, Holanda, ha dictaminado que la creación de subtítulos sin permiso es considerada una violación de los derechos de autor y puede ser penado a través de una multa o, incluso, con tiempo en la cárcel. La sentencia surge después de que un grupo de “fansubbers” de ese país decidiera demandar al BREIN (organismo responsable de proteger los derechos de autor de la industria del entretenimiento).

Una sentencia que pone en tela de juicio al fansubbing

La industria del entretenimiento, con Hollywood a la cabeza, lleva varios años combatiendo todas aquellas iniciativas que atenten contra sus intereses y, propiamente, contra sus derechos de autor. Así, han encarnado grandes pleitos judiciales, cerrando portales de descargas ilegales y otras acciones.

Te puede interesar: Facebook tendrá que indemnizar a ZeniMax tras perder el juicio por Oculus

En esta oportunidad, como lo destaca el portal Genbeta, las “victimas” de esa batalla han sido un grupo de fansubbers holandeses (aficionados al subtitulado de series o películas sin permiso explícito de los propietarios).

Subtítulos en Netflix

Lo curioso del caso es que la decisión del tribunal holandés ha llegado después de una demanda originada por un grupo de fansubbers, llamados “Free Subtitles Foundation”, quienes decidieron recaudar dinero y demandar al BREIN (una asociación de ese país que vela por los intereses de la industria del entretenimiento), aunque con un resultado inesperado para los mismos.

De esa manera, enfocados en el supuesto de estar protegidos bajo la libertad de expresión, buscaban que la corte definiera la legalidad de sus acciones, pero el tribunal ha terminado dictaminando que los subtítulos sólo pueden ser creados y distribuidos con permiso de quien tiene los derechos sobre el contenido.

Evidentemente, esta noticia ha caído como un cubo de agua fría entre los aficionados a esta práctica y, seguramente, terminará desembocando en acciones legales de fondo contra las personas que realicen esta actividad.

¿Qué es el fansubbing?

Según Wikipedia, fansub surge de la contracción de dos palabras inglesas: fan y subtitled. Es decir, «subtitulado por aficionados». Por consiguiente, la actividad identificada con este término está referida a aquellos vídeos, películas o series de televisión que son traducidas por aficionados, desde su lengua original, sin autorización de los propietarios de los derechos.

Fansubbing

Los primeros fansubs surgieron en Estados Unidos a mediados de 1980, junto con el auge y desembarco de las producciones anime desarrolladas en Japón. En efecto, debido a la escasa distribución “oficial” de las series, comenzaron a surgir no solo en el país americano, sino también en países de Europa y Asia grupos de aficionados amateurs con conocimientos de idioma japonés que comenzaron a producir copias de subtítulos adecuadas a las cintas.

Te recomendamos: Adiós al canon digital, el Supremo lo anula en su totalidad

En la actualidad, esta práctica sigue siendo cotidiana por una gran comunidad. Razón por lo cual es fuertemente combatida y rechazada por las grandes cadenas de comercialización de contenido, quienes se amparan en el Convenio de Berna, así como por las leyes de protección de la propiedad intelectual de la mayoría de los países.

¿Qué pensáis? ¿Creéis que esta práctica debería ser considerada ilegal? No olvidéis dejar vuestras impresiones a través de los comentarios.

No hay comentarios

Dejar una respuesta