Google y Facebook, víctimas de phishing, pierden 100 millones de dólares

Google y Facebook, víctimas de phishing, pierden 100 millones de dólares

0
Compartir

Los peligros y las amenazas en La Red son reales y nos afectan a todos, indistintamente del uso que hagamos de Internet o de los recursos que destinemos a nuestra seguridad. Prueba de lo expuestos que estamos es que Google y Facebook, dos de las compañías más grandes del mundo online, vienen de confesar que han sufrido phishing.

Ambas empresas han confirmado a los medios que han sido víctimas de Evaldas Rimasauskas, un lituano de 48 años que habría usado una técnica de falsos e-mails para hacerse con información valiosa de las compañías, y finalmente embolsarse 100 millones de dólares.

Sencillamente preocupante

El hecho de que nadie esté libre de los peligros de Internet no evita que la manera en la que ambas compañías han sido defraudadas sea alarmantemente sencilla. Según cuentan en BeGeek, el lituano al que hemos citado simplemente tuvo que hacerse pasar por un responsable de una compañía colaboradora de Facebook y Google.

Te puede interesar: La ciberseguridad combatirá estos 10 delitos digitales en 2017

Así pues, Rimasauskas procedió a elaborar una serie de correos electrónicos falsos supuestamente enviados por Quanta Computer, la empresa colaboradora, para obtener información clave. Con esa información pudo realizar contratos falsos y, durante dos años, ir pasando facturas a los gigantes de Internet.

El resultado final es el que ya hemos comentado, cuando las empresas se han dado cuenta de lo que estaba sucediendo, el fraude ascendía a más de 100 millones de dólares. Un dinero que el defraudador ya se habría encargado de desviar a diversas cuentas repartidas entre varios países de Europa del Este.

Según las declaraciones que han hecho públicas los responsables de Google y Facebook, las autoridades ya estarían colaborando con las empresas para recuperar todo el dinero defraudado. En lo que respecta a Rimasauskas, se enfrenta a una pena de 20 años de prisión por el delito cometido.

Asignatura pendiente

Independientemente de que esta historia pueda haber terminado con final feliz, lo que parece claro es que la seguridad en Internet sigue siendo una asignatura pendiente. Si además pensamos que afrontamos un futuro en el que cada vez más datos personales e información delicada estarán en la red, los responsables del sector de la seguridad deben ponerse las pilas y olvidarse de sus enfrentamientos por protocolos de seguridad y encriptación en la web.