Noruega preservará la información de la humanidad en una nueva bóveda

Noruega preservará la información de la humanidad en una nueva bóveda

Tras el éxito preservando más de 930.000 Semillas aplicarán el mismo concepto para la conservación de información

0
Compartir

Noruega ya tiene una bóveda, cuyo objetivo es proteger semillas provenientes de todo el planeta. Su ubicación remota y el clima frío convirtieron a la bóveda en todo un éxito, y ahora una compañía llamada Piql ha decidido expandir el concepto, pero aplicado a datos. Las naciones interesadas en preservar sus archivos podrán enviar el material al nuevo World Arctic Archive, donde será almacenado en películas fotosensibles especiales las cuales cuentan con la capacidad de durar más de 500 años.

La Bóveda Global de Semillas de Svalbard tiene poco más de 930.000 muestras en su interior. Por desgracia, ya nos hemos visto obligados a hacer uso de ellas: El Centro Internacional para la Investigación Agrícola en Áreas Secas (ICARDA) retiró su depósito debido a la necesidad de restaurar su banco de semillas tras su salida de Aleppo, ciudad devastada por la guerra civil en Siria. Si bien esa es la razón por la cual fue construida en primer lugar, la esperanza de no tener que tocar jamás el contenido de la bóveda nunca se perdió.

Primero fueron las semillas ahora los datos de la humanidad

La bóveda de semillas ya entregó su primer depósito. Podría suceder lo mismo con nuestra información en el futuro. Ahora, existe otro elemento crítico que puede marcar la diferencia entre la supervivencia de la especie humana y su desaparición definitiva: Información. Nuestros datos principales son unos y ceros, vulnerables y propensos a ser destruidos por donde se los mire. El simple paso del tiempo aniquila nuestro conocimiento, y al igual que sucede con las semillas, una nueva iniciativa planea salvarlo.

Una compañía llamada Piql abrió las puertas del World Arctic Archive, bóveda ubicada en una mina abandonada de carbón, cerca de la bóveda de semillas, en Svalbard. La compañía también se encarga de volcar los datos digitales a una nueva película fotosensible WORM (Write-Once-Read-Many) capaz de resistir 500 años como mínimo.

Te puede interesar: IBM inventó la manera de almacenar los datos en un solo átomo

Tecnología que funciona a largo plazo

Pese al hecho de contar con gran seguridad y ser de alta tecnología, la forma en la que se resguardarán los archivos, es totalmente analógica y todo dato físico y digital se pasará a la clásica película fotosensible, incluyendo la música, imágenes o documentos, a través de un sistema de conversión ideada por una compañía que permite transformar los a datos a imágenes similares a códigos QR, que se podrían leer directo de la película.

Las naciones y organizaciones que almacenen sus datos podrán hacer consultas remotas en su información almacenada siempre y cuando Internet siga existiendo, y coordinar su transferencia de forma digital, o en un medio físico previamente acordado. Guardar la información usando tecnología analógica tiene ventajas considerables: En teoría, lo único que se necesita para su recuperación es una fuente de luz, y una lente. Los dos primeros países en proteger sus archivos nacionales fueron Brasil y México. Por lo que se espera que muy pronto otros países se sumen a la iniciativa.

No hay comentarios

Dejar una respuesta