Inicio Aplicaciones Cómo cerrar un programa que no responde en Windows, Mac y Linux

Cómo cerrar un programa que no responde en Windows, Mac y Linux

A continuación, verás cómo forzar el cierre de programas en los diferentes sistemas operativos para ordenador.

0
Compartir

Que un programa deje de funcionar o se congele, no es algo que nos agrade mucho. Por suerte, los diferentes sistemas operativos tienen la opción de cerrarlos de manera forzada en caso de que esto ocurra, a través de unos simples comandos.

Windows

Uno de los accesos directos más utilizados de Windows es sin duda alguna CTRL + ALT + DEL. Muchos usuarios tienden a culpabilizar el propio sistema operativo de Microsoft, sin embargo, la mayoría de las causas que llevan a que tengamos que recurrir a este comando, se debe a la mala programación de determinadas aplicaciones.

Para bien o para mal, es cierto que CTRL + ALT+ DEL en Windows es bastante útil para finalizar todos aquellos procesos que están teniendo un mal funcionamiento.

Usarlo es muy sencillo, basta con pulsar CTRL + ALT + DEL, y aparecerá el Administrador de Tareas.

A continuación, en la pestaña de Aplicaciones, tendrás que seleccionar el programa que desees finalizar y pulsar en Finalizar tarea.

Como ves, es un proceso muy sencillo y que te ayudará bastante, caso tengas algún problema puntual con algún programa.

Te puede interesar: Cómo mejorar el rendimiento de mi ordenador con Windows

macOS

El comando CTRL + ALT + DEL no existe en macOS, pero su sistema operativo tiene algo parecido. Para ello, basta que uses el siguiente comando: Command + Option + Esc para acceder a una pestaña que permita cerrar los procesos que estén ejecutándose en ese momento en el sistema. Después de seleccionar dicho proceso, pulsa en Forzar salida.

Activity Monitor

Otra posibilidad sería hacerlo a través del Monitor de Actividad que, más allá de ofrecer información detallada de los procesos, también permite cerrar procesos del sistema. Para usar esta herramienta, sólo tienes que pulsar en Command + Espacio y escribir Activity Monitor.

Dentro del Monitor de Actividad, solo tienes que escoger el proceso que pretendes terminar.

Como puedes ver en la imagen anterior, en cada proceso puedes encontrar varias informaciones, incluyendo el consumo a nivel de red, tiempo del CPU, memoria, energía, etc.

Para quien viene de Windows, es normal que cuando una aplicación se bloquea, el pensamiento casi automático del usuario sea usar el comando CTRL + ALT + DEL. Este comando en macOS no existe, pero el proceso anteriormente mencionado es el que más se le asemeja.

Linux

También existe esta maravillosa función en Ubuntu o en distribuidores que usen el ambiente gráfico GNOME.

Cuando pulsamos CTRL + ALT + DEL en el ambiente Gnome (ambiente gráfico presente en la mayoría de las distribuciones Linux) nos aparece una ventana con las opciones Shut Down, Restart, Suspend y Hibernate.

Mencionar que esta parte del artículo se basa en el Ubuntu 10.04, pero seguramente funcione en distribuciones debian-based con Gnome.

Para que nos aparezca el administrador de tareas, en vez de las opciones citadas anteriormente, apenas tendremos que crear un nuevo acceso directo apuntando para gnome-system-monitor.

Para ello, accedemos al menú System – Preferences – keyboard Shortcuts y pinchamos en Add para crear un nuevo acceso directo como se muestra en la imagen siguiente. Es muy importante que en Command: se coloque gnome-system-monitor.

Una vez que añadamos este nuevo acceso directo, aparecerá como Disable. Para activarlo, basta con pinchar dos veces encima del nuevo acceso directo. Esto activará el comando CTRL + ALT + DEL, permitiendo acceder al Administrador de tareas.

Después, basta con hacer la prueba. Para ello pulsa el comando correspondiente, y te deberá aparecer una ventana asociada al system monitor, en el cual sale la lista de todos los procesos que están ejecutándose.

En el caso de que queramos finalizar algún proceso, tendremos que seleccionarlo en la lista y pulsar End Process.

Linux posee una herramienta muy potente que tiene el mismo objetivo que lo explicado anteriormente, que es el comando Kill. Sin embargo, el acceso a la línea de comandos continúa siendo una barrera para algunos usuarios que se inician en el mundo de Linux.

Como ves, es muy sencillo llevar a cabo estos procesos en los diferentes sistemas operativos para ordenador, y es muy útil para sacarte de algún apuro puntual. ¿Y tú? ¿Eras consciente de este proceso?

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here