Científicos crean un material con “factor de curación” para pantallas

Científicos crean un material con “factor de curación” para pantallas

Derivado de un polímero flexible, la sustancia permite que las pantallas de los smartphones se regeneren tras unas horas de haberse roto.

0
Compartir

Tener una pantalla rallada o rota seguramente sea una de las peores pesadillas para todo usuario que tenga un smartphone, pero ¿Alguna vez has pensado en la posibilidad de no preocuparte cada vez que tu dispositivo se caiga?

Aunque esa realidad aún esté un poco distante, químicos de la Universidad de California nos acercaron un poco más a ella: liderado por Chao-Wang, el equipo de científicos ha desarrollado un material capaz de regenerar su estructura, pudiendo eliminar los efectos de la ruptura y los arañazos.

“Hemos realizado varios exámenes con el material, evaluando incluso su habilidad para recuperar los cortes y arañazos profundos. Tras romper la pieza a la mitad, ambos lados se han unido automáticamente 24 horas después.” Afirma Chao-Wang.

Según Wang, el material es capaz de extender su tamaño original hasta 50 veces, siendo obtenido a partir de la unión de polímeros flexibles y compuestos iónicos. Aunque todo eso parezca magia el químico explica que la fusión ion-dipolo (presente en la composición del invento), hace que las moléculas separadas se atraigan y eliminen cualquier corte o arañazo.

Pantallas que se curan solas

Aunque sea el primer material de este tipo en conducir electricidad – pudiendo ser utilizado en pantallas táctiles – la técnica desarrollada por los científicos no es una novedad en el mundo de los smartphones: presentado en 2013, el LG G Flex ya tenía un acabado similar en su tapa trasera, pero no podía ser utilizado en la construcción de pantallas.

Te puede interesar: Gracias al grafeno podremos tener pantallas flexibles incluso en nuestra ropa

En una entrevista para el Business Insider, Wang también explicó que las telas sensibles al toque funcionan con varios electrodos en todas sus capas, y cuando un dedo interactúa con ellos, el smartphone identifica los toques para después responder al usuario. Por eso mismo es muy importante que el material no impida el flujo de electrones.

A pesar de que en los exámenes todo haya salido bien, se estima que el producto solamente llegue al mercado alrededor de 2020, pudiendo estar presente también en las baterías para los gadgets. Bastante contentos con los resultados, los científicos aún creen que el polímero podrá componer músculos artificiales, una vez que este responde a impulsos eléctricos. ¿Y tú? ¿Eres de los que deja su smartphone caer constantemente?