Si quieres contraseñas seguras, no cometas estos errores

Si quieres contraseñas seguras, no cometas estos errores

1
Compartir

Estamos en una era donde impera la tecnología e Internet. Por un lado, contamos con muchas comodidades que hace poco tiempo parecían propias de la ciencia ficción. Pero por el otro, estamos muy expuestos a que nuestra privacidad sea vulnerada, así que es de gran importancia que hagamos lo posible para aumentar la seguridad.

Como señalan los compañeros de Andro4all, solemos pensar que nuestros datos privados están a buen recaudo al contar con lectores de huellas dactilars los dispositivos, así como un patrón o un pin, e incluso el almacenamiento cifrado. Sin embargo, podemos tirarlo todo por la borda si no creamos contraseñas seguras.

Hace unos días, el equipo de expertos de Intel afirmó que los usuarios emplean contraseñas muy poco seguras. Por supuesto, hay excepciones, pero la compañía se refiere a que, por lo general, cometemos una serie de errores al crearlas. Veamos a continuación cuáles son, para que lo tengamos en cuenta a la hora de idearlas.

Errores comunes al crear contraseñas

Demasiado cortas y predecibles

Aunque resultan mucho más sencillas de recordar, las contraseñas consistentes en palabras cortas no son una buena idea. Sí, difícilmente las olvidaremos, pero fácilmente las averiguarán. Los ejemplos más comunes de contraseñas evidentes y breves son “123456” o “qwerty”. Cualquier ataque será capaz de adivinarla en poco tiempo.

Echa un vistazo a | 5 Consejos útiles para hacer tus contraseñas más seguras

No modificarlas periódicamente

Vale. Hemos creado una buena contraseña, larga y completa. Es decir, alfanumérica, con símbolos y alternando mayúsculas con minúsculas. De esta forma se lo ponemos más difícil a los programas o hackers que quieran descifrarla. Sin embargo, las técnicas para el robo de cuentas evolucionan sin parar. Así que esa contraseña perfecta que habíamos ideado puede dejar de ser segura con el paso de los meses.

En este punto reside uno de los errores más habituales que se cometen al proteger nuestra privacidad: no modificar las contraseñas periódicamente. Por eso es altamente recomendable variarlas cada cierto tiempo para intentar prevenir el robo mediante nuevos métodos que vayan surgiendo. Podemos seguir un patrón similar pero cambiando partes de la contraseña. Lo importante es no conservar la misma durante mucho tiempo.

Reutilizarlas

A ver, esto es algo que todos hacemos y es lógico. Cuando creemos que tenemos una contraseña segura y la memorizamos, lo más cómodo es utilizarla en varios sitios. Pero esto no es una práctica segura, porque, por muy buena que sea, siempre es susceptible de caer frente a un ataque. Si la estamos usando para diferentes lugares, perderemos más de una cuenta y el problema será mayor.

No te pierdas | Facebook compra contraseñas robadas en la Dark Web, ¿por qué?

Pasar de los gestores de contraseñas

Al utilizar contraseñas sencillas y fáciles de recordar, además de para varios sitios, es normal que pensemos que no necesitamos un gestor. Pero, si dejamos de cometer los errores anteriores, cuando creamos buenas contraseñas y utilizamos en cada lugar una distinta, ahí sí que vemos lo práctica que resulta una herramienta que nos ayude a almacenarlas y generar otras todavía más seguras.

Además, y como aseguran los expertos, la creación de contraseñas de forma aleatoria (ejemplo: “Gyr6WkOlñ12mQ”) es una buena medida para aumentar la seguridad de nuestras cuentas. También afirman que el uso de un buen gestor de aplicaciones es una de las prácticas que nos ayudan a protegernos ante ataques que buscan el robo de contraseñas.

Síguenos en Facebook y Twitter para estar al día en tecnología.

1 Comentario

Dejar una respuesta