Las HoloLens de Microsoft entran en el quirófano

Las HoloLens de Microsoft entran en el quirófano

0
Compartir

Con las novedades tecnológicas muchas veces nos sucede que las encasillamos en un tipo de utilidad y nos olvidamos de sus posibles usos en otros campos. Las HoloLens de Microsoft, por ejemplo, fueron concebidas como un gran paso adelante para la Realidad Aumentada del mundo de los videojuegos y el entretenimiento.

Pero ahora empezamos a encontrar otros usos para este dispositivo que nos ayudan a vislumbrar su potencial y sobre todo a entender unas mayores posibilidades técnicas. La primera noticia que nos llamó la atención en este aspecto fue que Ucrania planea equipar a sus soldados con las HoloLens, pero ahora hemos conocido una aplicación posiblemente más interesante, su uso en el campo de la medicina.

HoloLens en quirófano

Este nuevo uso para las gafas HoloLens viene impulsado por Scopis, una compañía que ha desarrollado un sistema de Realidad Aumentada orientada al sector quirúrgico. En esa nueva plataforma el dispositivo de Microsoft es la estrella y pieza principal, pero sobre todo hay que destacar las posibilidades que permitirá.

La nueva incorporación hará las operaciones más sencillas para los cirujanos, ya que posibilitará tareas como indicar marcas en los lugares para realizar la incisión, niveles de estado del paciente e informaciones clave en una operación. En definitiva, una manera de hacer el trabajo más sencillo y más eficiente, algo que puede ser clave en operaciones que pueden alcanzar las 6 u 8 horas de duración.

Te puede interesar: Las gafas de Realidad Aumentada HoloLens de Microsoft ya se pueden adquirir en Europa y Oceanía

Por ahora, parece que todas las novedades implantadas por la plataforma de Scopis son buenas tanto para el médico como para el paciente. Según cuentan en SlashGear, cuanto menos tiempo esté el paciente expuesto a la operación y lo que ello conlleva, menos complicaciones habrá y más rápida será su recuperación.

Implantación en hospitales

Parece que estamos ante un gran avance de cara a la medicina del día a día, que incluso podría incidir en gran medida sobre las colas y turnos de operación que actualmente son tan problemáticos en los hospitales. Ahora bien, es de esperar que la inclusión de estos equipos no se produzca de la noche a la mañana.

No hablamos ya de la inversión económica que pueden suponer estos sistemas (una característica que hará probable verlos en hospitales privados antes que nada), sino también de la necesidad de pasar por controles de las autoridades y autorizaciones para su implantación.