La salud mental de los jóvenes quebrada por las redes sociales

La salud mental de los jóvenes quebrada por las redes sociales

0
Compartir

Desde hace muchos años, las redes sociales han invadido nuestras vidas. Te levantas revisando mensajes en WhatsApp, leyendo noticias en Twitter o deslizando publicaciones en Facebook. Los más jóvenes, aquellos nacidos con un teléfono móvil bajo el brazo, sin embargo, están expuestos a estímulos que no siempre ayudan a su bienestar y a su salud mental. A continuación, vamos a echar un vistazo a la mente de una generación definida por pantallas táctiles y notificaciones.

Juventud y tecnología

Ha sido la ‘Royal Society for Public Health’, la ‘Real Sociedad para la Salud Pública’ del Reino Unido, quien ha puesto de manifiesto algunas claves que se ocultan en esta materia entre adolescentes y el uso de la tecnología. El 91% de las personas entre 16 y 24 años utiliza la conexión de internet para fines sociales. La adicción a este mundo es superior a la que se detecta en fumadores y en los últimos 25 años han aumentado un 70% los problemas de ansiedad derivados de su uso. El gran problema de este siglo, el acoso, afecta ya a siete de cada diez personas en el rango de edad anteriormente citado.

Te puede interesar: Mirar el móvil a todas horas provoca estrés

Problemas que crean las aplicaciones sociales

El estudio ha realizado 14 preguntas entre casi 1.500 encuestados acerca de cómo les afecta el uso de dichas aplicaciones a su estado de ánimo. YouTube fue la única red social que tiene un impacto positivo en ellos, mientras que Instagram es la que más ahonda en sus problemas. El principal problema detectado, y algo común entre la mayoría de adolescentes, es la falta de sueño. Este último, unido a la falta de autoestima y el bullying hacen que aquellas mentes más vulnerables deban extremar la precaución en su uso.

Ventajas del uso de la tecnología

Lógicamente no hay que poner el grito en el cielo con la proliferación de las redes sociales. Este estudio británico nos expone cómo nuestros jóvenes obtienen ayuda a la hora de integrarse en grupos de amigos, cómo mejoran la impresión que tienen de ellos mismos y cómo van generando una identidad personal. De hecho, el apoyo que reciben en momentos más bajos es otro de los factores que hacen que las nuevas tecnologías complementen sus necesidades sociales.

La respuesta está en sus mentes

Son los propios estudiantes encuestados quienes han buscado soluciones tales como tener formación en materia tecnológica con profesionales igualmente jóvenes, que sean las propias redes sociales las que detecten y ayuden a quienes presenten síntomas problemáticos o una mayor investigación en este terreno. Y ese debería ser siempre el objetivo. Las prohibiciones no sirven de nada sin una base de conocimientos en aquellas personas que aún están formándose como seres humanos. La educación es la mejor tecnología del mundo.

No hay comentarios

Dejar una respuesta