El tecnoestrés, la enfermedad del s.XXI que puedes padecer

El tecnoestrés, la enfermedad del s.XXI que puedes padecer

0
Compartir

El tecnoestrés fue un término acuñado en 1997 por Larry Rosen y Michelle Weil. Está relacionado con una tensión y adicción a las nuevas tecnologías tan intensa, que se toma como una enfermedad.

Pese a que el término siempre ha estado ahí, ahora empieza a tomar una forma más real. En la actualidad, el 52% de los consumidores y usuarios de Internet sufren algún tipo de adicción a las tecnologías, según ha revelado un estudio del que se ha hecho eco el periódico digital El Nuevo Diario.

Un estudio revelador de la ONU

Este estudio del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo pone sobre la mesa muchos debates, como por ejemplo, si es necesario o no reducir el consumo diario para así provocar una reducción en el tecnoestrés. Principalmente, los que engordan las estadísticas, son los más jóvenes.

En EE.UU, la tasa de jóvenes entre 11 y 18 años adictos a los dispositivos móviles, tablets y consumo de Internet, podría alcanzar incluso el 40%, y hasta el 80% en países como Taiwan, según apunta la APM, la Asociación Psicoanalítica Mexicana.

dolor muscular**. El más evidente podría ser el de la ansiedad. Pero es que el estrés está tan instaurado en nuestras sociedades que es difícil saber cuál puede ser la verdadera causa.

Cómo evitar el tecnoestrés

Hay varias propuestas que dependiendo de cada persona y su rutina, pueden ser válidas. El principal escollo es que hay quienes trabajan a diario delante de un ordenador, por lo que tienen difícil ‘escapar’ de las tecnologías. Por tanto, lo que se propone en estos casos es tener un día de la semana, en este caso del fin de semana, en el que no utilice ni móviles ni ordenadores. Es decir, un día para desconectar.

Entre los niños, los más frágiles a la hora de adquirir malos hábitos o costumbres, la mejor propuesta es la de limitar el uso de los dispositivos a una franja horaria concreta y, a ser posible, no muy amplia. Los más jóvenes no tienen herramientas de autocontrol como sí tienen los adultos, por lo que lo mejor es que se les controle para que no caigan en adicciones.

Por último, si de verdad por cuestiones laborales no puedes despegarte de las tecnologías, lo mejor es que haya días que limites su uso al estrictamente necesario. Llamar, responder un email… pero siempre dentro de unos límites muy precisos.

¿Tú crees que tienes tecnoestrés? ¿Cómo trabajarías para evitarlo?

No hay comentarios

Dejar una respuesta