De lo analógico al 5G, un claro ejemplo de evolución tecnológica

De lo analógico al 5G, un claro ejemplo de evolución tecnológica

0
Compartir

Desde los años 80 hasta la actualidad, la telefonía móvil ha pasado de situarse en una caverna alumbrada por una hoguera, a los viajes intergalácticos que nos ofrecerá en pocos meses gracias a la tecnología 5G. De la posibilidad, casi exclusiva, de realizar llamadas hace décadas pasaremos a visualizar películas en streaming en resolución 4K. La rápida evolución de la telefonía móvil resulta imparable.

La era de las llamadas

Cuenta la leyenda que hace muchos años, la raza humana se comunicaba de viva voz. Un día, de repente, el teléfono móvil hizo acto de presencia sorprendiendo a las masas. Lo increíble de aquel dispositivo era su capacidad de establecer contacto con otras personas de manera inalámbrica. Se creó un nuevo concepto: las llamadas telefónicas. Sí, he dicho bien. Antes, los teléfonos servían casi exclusivamente para llamar.

El párrafo anterior resume la primera tecnología usada en móviles. Podríamos llamarla 1G, pero es más conocida como analógica. Su siguiente paso, 2G, fue la integración del servicio de mensajería y una sustancial mejora en el ancho de banda. La revolución ya había comenzado. Las marcas empezaron a volcarse en sus nuevos terminales. Colores, formas y sintonías locas componían un mar de datos revolucionario.

Los datos toman el poder

La generación número tres llegó casi a la vez que los sistemas operativos dominantes hoy en día, Android e iOS. Internet empezaba a estar al alcance de casi cualquier terminal de la época. La velocidad de descarga pasó de unos míseros 200kbps con el 2g, hasta los más de 150Mbps del 3G. No solamente era una tecnología más rápida, sino que era más segura ante posibles interceptaciones de datos.

El estándar actual ha modificado las frecuencias en España. Los servicios de televisión ocupaban la banda de 800Mhz y fueron ellos quienes tuvieron que dejar paso al 4G para mejorar la transmisión y alcance de datos. Ahora mismo, aunque suena utópico, se podrían alcanzar, en teoría, velocidades superiores a 300Mbps.

La siguiente revolución

Las futuras conexiones cercanas a los 5Gbps, ya probadas por Ericsson, nos proporcionarán velocidades superiores al actual Wi-Fi, haciendo peligrar su futuro. Aunque, por otro lado, se plantea el problema de la posible saturación de las bandas en caso de no seguir liberando las mismas, como ya ha sucedido anteriormente.

Te recomendamos: El 5G será una realidad en España en 2020, no se retrasa el segundo dividendo digital

Nos quedan apenas unos años para tener acceso a información y contenido multimedia, en directo y casi sin retardo alguno. Me pregunto si todos estos avances serán simplemente un elemento más del mañana tecnológico o servirán para mejorar nuestras vidas realmente. Porque, aunque la aceleración de las máquinas va por buen camino, quizás nosotros deberíamos pensar con sosiego y sin prisas.

No hay comentarios

Dejar una respuesta