La conducción autónoma reducirá significativamente los accidentes de tránsito

La conducción autónoma reducirá significativamente los accidentes de tránsito

Todo indica que en el futuro se tendrán menos atascos vehiculares

0
Compartir

Al menos el 90% de los accidentes de tránsito son provocados por errores de factor humano. Las empresas automotrices se han enfocado en reducir los accidentes vehiculares, desarrollando sistemas de conducción autónoma, que hace elevar la comodidad a la hora de manejar, aumentando el placer y seguridad al volante.

Un estudio realizado por Universidad de Illinois, está demostrando los grandes beneficios que un solo coche autónomo podría traer a los atascos de las ciudades, el cual sería capaz de aliviar el tráfico y hacer más fluida la circulación vehicular.

La tecnología detrás de la conducción autónoma

Los automóviles de conducción autónoma, se encuentran dotados de sensores LIDAR (Laser Imaging Detection and Ranging), cámaras, radares, sistemas de visión computarizada, mapas 3D de alta definición, algoritmos para la localización y selección de rutas, así como una gran potencia de cálculo e informática para manejar estos datos.

Ya en marcha, el coche emplea su LIDAR, radar y sensores de la cámara para escanear de manera continua todo lo que hay a su alrededor y lo compara con el mapa en 3D. Esto permite identificar la ubicación precisa del auto en la ruta y de lo que le rodea, e incluye el conocimiento que el sistema tiene sobre las leyes y señales de tránsito, por lo que está preparado para respetar a rajatabla esas normas.

Te puede interesar: Descubren un método más efectivo para los tests con vehículos autónomos

El avance tecnológico ha permitido que los vehículos autónomos sientan, vean, piensen y aún lleguen a actuar como humanos. Para la visualización del entorno, los autos de conducción autónoma requieren de mapas de alta resolución en 3D. Estos mapas comprenden todo lo que el “conductor virtual” sabe sobre el recorrido antes de que el automóvil empiece a moverse.

Un futuro con menos atascos vehiculares

Los sensores que estos autos poseen, contienen la capacidad de la detección de elementos móviles, que pueden ser peatones, ciclistas y otros automóviles. Por otro lado, las cámaras que presentan estos autos, identifican los objetos y leen las señales de tráfico en la calle, mientras que los radares, preparados para trabajar con lluvia, niebla o nieve, aumentan la capacidad de visión ayudando a determinar el movimiento del objeto en comparación al auto. Todos estos datos de los sensores alimentan el “cerebro” del vehículo autónomo, para así compararlo con el mapa 3D.

Los resultados de la investigación demuestran que con sólo tener un coche capaz de controlar de forma inteligente su velocidad en el tráfico, es suficiente para evitar que los atascos se propaguen. Una ventaja que se encontró en el estudio, fue el ahorro del combustible, de acuerdo a los cálculos de los investigadores el ahorro fue en promedio de un 40%, ya que bajo este escenario no hay necesidad de acelerar o frenar de forma abrupta.

Para asegurar que todos los sistemas puedan funcionar de manera correcta, se creó una red que controle los mecanismos electrónicos y mecánicos. Los autos autónomos están equipados con tecnología de alta capacidad y baterías de alta capacidad. En los estudios realizados, la tecnología que presenta un automóvil autónomo, ha permitido la reducción del tráfico, haciendo que todos los autos vayan a una misma velocidad, evitando posibles atascos.