Inicio Actualidad No quiero ir al cole, pero online sí

No quiero ir al cole, pero online sí

0
Compartir

La formación online es una opción cada día más utilizada por aquellas personas que quieren seguir mejorando sus conocimientos, pero no cuentan con tiempo o lugares donde realizarlo presencialmente. En unos años hemos pasado de denostar dichas clases a tener un abanico muy amplio donde elegir. Máster, formación universitaria o cursos intermedios son un ejemplo de qué podemos aprender en internet.

Educación para todos y en cualquier lugar

Por mi experiencia, me gustaría empezar analizando los aspectos positivos de este tipo de formación. Como mencionaba anteriormente, poder realizar estudios en ciudades pequeñas donde las grandes universidades están desaparecidas es un gran punto a favor. El tiempo, ese enemigo de cualquier trabajador, es otra de las claves. Conseguir estudiar a tu ritmo y organizarte el día a día es fundamental para este tipo de aprendizaje.

Te recomendamos: YouTube ofrecerá cursos en UK para identificar las fake news

La diversidad de materias que se pueden encontrar navegando a través de la web es increíble. Tenemos aquellos cursos gratuitos que, a modo de tutorial, te explican simples lecciones. Luego pasaríamos a los avanzados, que si bien no son certificados, pueden servir para adquirir destrezas nuevas. Por último, tendríamos aquellos más metódicos y reglados como son los ofertados por universidades.

Ir a clase no es tan malo

Lógicamente, las clases online también tienen sus partes opacas. Existen multitud de denuncias por fraude, que afortunadamente no es lo habitual. La consecución de un título por esta vía no suele ser algo que destaque en un curriculum vitae, debido al menor grado de exigencia que parece conllevar, cosa que no siempre es cierta. Quizás para las personas de avanzada edad y que no dominen la informática resulte complicado empezar unos estudios de esta manera.

El asunto de las calificaciones es bastante curioso. Resulta difícil, fuera del ámbito universitario o institucional, encontrar formación conseguida a distancia que luego tenga validez oficial. Y, en los casos que así sea, como puede ser la UNED, es posible que su coste sea elevado, precisamente por el simple hecho de darle oficialidad a una titulación. Esto es lo que, entre otros factores, aumenta su precio.

Descubre qué te apetece estudiar

La experiencia me dice que estudiar de manera distinta a la habitual, es decir, que no sea presencial, es algo que hacer por diversión o simplemente por querer aumentar conocimientos. Las titulaciones con peso en el mercado laboral, por suerte o por desgracia, son aquellas obtenidas como se viene haciendo toda la vida: coges la mochila, el autobús, llegas a clase y aguantas horas y horas de preciosas charlas didácticas. Pero claro, el esfuerzo siempre tiene su recompensa.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here