Inicio Actualidad Prisioneros en nuestro teléfono móvil

Prisioneros en nuestro teléfono móvil

0
Compartir

No sé si alguna vez te habrás parado a pensar lo que supone desbloquear tu teléfono móvil. Y es que tenemos entre nuestras manos un dispositivo que nos ofrece la libertad de fotografiar, llamar, escuchar música, conectar con otra gente e incluso disfrutar de contenido multimedia sin más necesidad que un pequeño terminal. Pero algo se esconde en sus profundidades.

Te recomendamos: WikiLeaks revela las armas de ciberespionaje de la CIA, smartphones y televisores incluidos

Espionaje casero

Recientes casos de espionaje, se llegó a decir que a través del micrófono de nuestros televisores nos vigilan, han sacado a la luz maneras increíbles de acceder a nuestros datos. Desde aplicaciones que se instalan y posibilitan la conexión remota a nuestro teléfono, hasta la utilización de las cámaras para obtener imágenes de los propios usuarios.

Quizás no debamos preocuparnos en exceso por tener una infección vírica, y no me refiero a las que te postran en una cama de hospital. Pero, en el caso de páginas web que requieren de identificación con contraseña, deberíamos siempre estar vigilantes con establecer medidas de seguridad que dificulten el robo de nuestra identidad virtual.

Google Gran Hermano

Aunque realmente lo que me preocupa es el control que las compañías punteras, léase Google, tienen sobre nuestra vida. En el momento que utilizas su navegador o su buscador estás cayendo en la trampa. Peor aún si la acción la llevas a cabo desde tu propio smartphone. Seguramente ni te hayas dado cuenta, pero estás dándoles acceso a datos sensibles. Otras compañías como Apple se han visto envueltas en el escándalo de la NSA.

El mayor ejemplo es la localización. Además, no os penséis que Google evita que se conozcan esos datos. Disponen de una web donde poder consultar, previa conexión con tu cuenta obviamente, el historial de ubicación. ¿Por qué? Porque, habitualmente, damos acceso a las aplicaciones a nuestra localización, contactos, cámara y mucho más.

Sin alarmas, pero con conciencia

La cuestión no es para echarse las manos a la cabeza. Simplemente quería aportar una visión más real de lo que ocurre cada vez que desbloqueas tu teléfono. Es importante instalar únicamente aplicaciones de las tiendas oficiales y no dar acceso a todos los servicios, si no es estrictamente necesario. Seguramente nunca vaya a repercutir en vuestras vidas, pero quién sabe, quizás mañana robes un banco en Manhattan y tu historial de ubicación le dé una pista infalible al FBI. Por si acaso, acuérdate de apagar el teléfono móvil tras el atraco. Consejo de alguien que ha visto mucho cine. ¡Y corre, no mires atrás!

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here