Influencia social vacía de contenido

Influencia social vacía de contenido

0
Compartir

Tenemos uno de los idiomas más ricos del planeta Tierra y, sin embargo, nos gusta pronunciar vocablos anglosajones que nos hacen quedar muy bien ante los oyentes. Porque el término influencer, o aquella persona cuya opinión ayuda a marcas y empresas a vender mejor sus productos, viene a ser lo que toda la vida hemos conocido como influyente.

Redes comerciales, no sociales

No tengo demasiado contacto con estas plataformas, salvo Twitter, pero en los últimos meses no dejo de escuchar que muchas empresas, el sector de la moda es el rey en este aspecto, utilizan personajes públicos para sus promociones a través de internet. Y cuando hablo de personajes públicos me refiero a jóvenes cuyo único oficio conocido es subir fotografías, de calidad entre regular y mala, a Instagram o publicar vídeos de la misma virtud en YouTube.

El mercado, en definitiva, es quien manda y para cierto público objetivo, como pueden ser los seguidores de los famosos influencers, tiene su lógica utilizar de estrategia comercial una cara conocida a quien admiran. El problema, según mi punto de vista, radica en la cultura que se está creando alrededor de las redes sociales. Profesionalizar un pasatiempo es una burbuja que cuanto más crezca, más fuerte acabará siendo pinchada.

Publicaciones con filtro verde dinero

La manera más habitual de poner en contacto a anunciantes e influyentes suele ser a través de agencias creadas para dicho fin. Y sí, existe la palabra influyente en nuestro idioma y suena perfectamente. La publicidad, antes prestigioso oficio, se ha convertido en un intercambio de fotografías y dinero. Porque existe una red social que aúna estos dos conceptos y lo hace a las mil maravillas.

Los usuarios de Instagram comparten a diario casi 50 millones de imágenes, con lo que no es de extrañar que las marcas más avispadas utilicen jóvenes bien puestos para conseguir destacar entre dicho océano fotográfico. La utilización de instantáneas, ahora incluso varias de ellas en una sola publicación, y también el uso de hashtags son una mina de oro tanto para empresas como para los propios usuarios.

Te puede interesar: Instagram triunfa en España, ya hay 12 millones de usuarios

Socializa con sentido

Me gustaría decir que éste es un fenómeno pasajero, quién sabe, pero la realidad es bien diferente. Y hablo de aquellas personas que siguen, por ejemplo, a sus youtubers favoritos, algunos de los cuales han entrevistado a Barack Obama. Aún siendo una plataforma rica en contenido, lo normal es ver creadores de contenido vagos en ideas y con facilidad para subir vídeos que únicamente buscan monetizar visitas. Duele ver un mundo de posibilidades en las redes sociales y, sin embargo, notarlas infrautilizadas a diario.

No hay comentarios

Dejar una respuesta