Informática, una profesión con futuro

Informática, una profesión con futuro

0
Compartir

Aunque la economía y el empleo se están recuperando, este último lentamente, son muchos los agoreros que piensan que la informática, en todos sus niveles – CFGS, Ingeniería Técnica y Superior – son profesiones que ofrecen escaso futuro.

Entre los que piensan que, estudiar cualquier cosa que tenga que ver la informática, ofrece pocas expectativas laborales, uno de los argumentos más utilizados, es que, en el caso del desarrollo de aplicaciones, ya todo el mundo se dedica a ese tipo de programación.

Pero esa alta demanda, es la que va a permitir que, el desarrollo de aplicaciones, tenga un futuro esplendoroso. Y sino que se lo pregunten a los programadores que han desarrollado estas tres aplicaciones para Android que permiten aprender programar.

Otra de las razones que aducen, los que consideran una pérdida de tiempo estudiar informática, se basa en que hay mucha oferta de titulados, mientras que la demanda de empresas, que necesitan profesionales con un perfil informático, es mucho menor.

Te puede interesar: La ciberseguridad combatirá estos 10 delitos digitales en 2017

Si hay futuro

En el presente artículo vamos a desmontar, uno por uno, algunos de los argumentos que defienden que la informática no tiene recorrido laboral.

Y no solo eso: vamos a probar que todas las disciplinas académicas, que tienen que ver con la informática, tienen un fulgurante presente y promisorio futuro.

Aunque bien es cierto que, para triunfar en ese mundo, también son necesarias una serie de capacidades, algunas no únicamente intelectivas.

Razones por las cuales debes estudiar informática

Aquí os vamos a argumentar con una serie de razones, que después de leerlas, os hará desechar esas ideas que pretenden que sé «eche pestes» de cualquier estudio reglado, que tenga que ver con la informática.

No necesariamente un trabajo de hombres

Comenzamos con un argumento filofeminista. Aunque bien es cierto, que la informática es una profesión mayoritariamente de hombres, la realidad es que no hay ningún estudio que haya demostrado, que las mujeres no puedan cursar esa disciplina.

De hecho, son muchas las mujeres que han hecho aportaciones cruciales a la informática, como las matemáticas Betty Snyder Holberton, Jean Jennings Bartik, Kathleen McNulty Mauchly Antonelli, Marlyn Wescoff Meltzer, Ruth Lichterman Teitelbaum y Frances Bilas Spence.

Ellas fueron las que programaron el ENIAC. Para los no versados en la historia de la informática, ENIAC fue una de las primeras computadoras que se construyeron.

Se trató de una «máquina» que vio la luz en Estados Unidos y que fue un ordenador pionero en procesamiento de datos de propósito general.

Ciencias sí, pero con un acento en humanidades

Este es uno de los matices, que hay que poner, al futuro de la informática, o mejor dicho, al futuro de los informáticos.

Hasta hace poco, los perfiles de informáticos que se demandaban, eran para personas centradas exclusivamente en carreras científicas, y que poco sabían de otras áreas de conocimiento, mucho menos las humanísticas; ahora eso ha cambiado.

Aunque los conocimientos técnicos y tecnológicos siguen siendo primordiales, ahora se buscan otras capacidades, que además de la creatividad, pasan por ser capaz de trabajar en equipo, ser un buen comunicador, estar orientado hacia el cliente y ser proactivo.

Para estudiar informática no hay que ser un superdotado

En absoluto; bien es cierto que la informática – aunque hay otros estudios que la tocan tangencialmente – es una ingeniería, y en ella, como en cualquier otro tipo de estudios universitarios, el título no se regala.

Pero la realidad es que, en esta ingeniería, los alumnos sacan, de promedio, las mismas calificaciones que en otros tipos de estudios técnicos superiores.

Además, aunque puedan ser unos estudios difíciles, debemos en hacer bueno el refrán «el que la sigue, la consigue».

Tampoco está de más pensar, que se está mejor trabajando – una vez que hayamos conseguido titularnos –, que estar en situación de desempleo, o realizando trabajos repetitivos, como pueda ser en una cadena de montaje.

De todos modos, las grandes tecnológicas, tienen una demanda, alta y mantenida en el tiempo, de ingenieros de todo tipo, también informáticos.

Para botón de muestra, esta vacante donde Apple solicitaba un ingeniero especializado en el procesamiento de los plásticos.

Una profesión cómoda y bien remunerada

Otro de los mitos de la informática, es que se trata de una profesión sujeta a muchos cambios, el famoso «estado beta permanente», y con una alta rotación laboral, acompañada de bajos sueldos.

La realidad, con los datos en la mano, es distinta, esto es, que se trata de una profesión muy bien remunerada: de hecho, es la cuarta dentro de las diez mejor pagadas en España.

Además, las condiciones laborales son mucho más cómodas que en otros sectores, ya que la percepción que tienen los informáticos en activo, es que el estrés laboral es muy bajo y, como ya hemos indicado, el sueldo suele ser bueno o muy bueno.

En informática no se acaba nunca de aprender

Es cierto, pero con matices. No es la única especialidad en donde se está en aprendizaje permanente, y el «estado beta permanente», puede ser hasta un acicate, ya que mantiene nuestro cerebro activo, joven y bullendo en actividad.

En poco tiempo pinchará una nueva burbuja tecnológica

Muchos agoreros, auguran que en poco tiempo, el sector tecnológico, vivirá una situación como la del año 2000, en la cual se produjo la crisis de las punto com, y las tecnológicas perdieron miles de millones en las Bolsas.

Sin embargo, la tecnología, y específicamente, la digitalización de todas las esferas de la vida, desde la esfera laboral a la personal, ha venido para quedarse. Fenómenos como el Internet de las Cosas (IoT) o el «Big Data» no dejan de crecer, y se prevé que lo seguirán haciendo.

¿En qué conviene especializarse?

Bien es cierto, que hablar en general de la informática como nicho laboral, es prácticamente como no decir nada. La informática, como otras ciencias, tiene muchas especialidades, y dependiendo del momento, algunas tienen más empleabilidad que otras.

Lo que si conviene es especializarse en materias que ya, desde ahora, se ve a la claras, que van a tener un prometedor futuro. Entre ellas podemos citar la conocida como La Niebla, la ciberseguridad y el Internet de las Cosas (IoT).

De La Nube a La Niebla

Llamamos La Nube a la capacidad que tenemos desde nuestros gadget tecnológicos, especialmente desde los móviles, de almacenar grandes cantidades de información en servidores, a los cuales nos conectamos por medio de internet.

La Nube obliga a utilizar dispositivos – aquí entran tanto los móviles como los más tradicionales – que dispongan de una gran tasa de transferencia de datos. En el caso de los dispositivos móviles, estamos hablando de tecnologías como la 4G.

En este tipo de almacenamiento de datos, los servidores tienen que ser extraordinariamente potentes, lo cual y, hasta cierto punto, está limitando el desarrollo de este tipo de tecnologías.

Una computación difuminada

Pero ahí es donde aparece el nuevo concepto de La Niebla. En esencia, significa utilizar tecnologías y protocolos ya existentes, para desmenuzar los datos y poder transmitirlos más fácilmente por internet.

De ese modo, ya no es necesario que los servidores tengan una potencia extraordinaria, debido a que la información fragmentada, en pequeños archivos, se puede guardar en muchos centros de datos. Por tanto, pasamos de la Cloud Computing a la Fog Computing.

Entre otras cosas, la Fog Computing, permite una mayor rapidez de acceso a los datos, ya que, los centros de datos donde se guardan los archivos, pueden estar en la misma área geográfica.

Seguridad en la red

Se trata de otra de las grandes áreas de trabajo para los ingenieros, ingenieros técnicos informáticos y graduados en CFGS. Son muchos los CFGS dentro de la familia de la informática que trata de la protección de datos.

Uno de estos Ciclos Formativos de Grado Superior es el CFGS de Administración de Sistemas Informáticos, una formación de dos años y 2.000 horas lectivas, que enseña conocimientos avanzados de seguridad en redes.

La necesidad de informáticos, especializados en ciberseguridad, se ha vuelto a hacer evidente hace pocos días: el virus WannaCry, que ha secuestrado miles de ordenadores, ha desbaratado los sistemas informáticos de muchas empresas y organizaciones.

Para dedicase a la ciberseguridad, además de una titulación en consonancia – ingeniería informática, pero también otras como Física o Matemáticas –, es necesario tener unos profundos conocimientos en matemáticas; pero no solo. Las matemáticas, nos van a permitir desarrollar nuevos sistemas de criptografía y sistemas biométricos, mucho más seguros que otros sistemas de ciberseguridad.

Un sistema biométrico, el más socorrido, puede ser el uso de huella digital para, por ejemplo, accesos en control de puertas o garajes, pero también se puede utilizar para permitir o denegar acceso a datos.

Los conocimientos de estadística, también son requeridos, porque, por lo menos actualmente, el uso de la estadística aplicada, es la manera más efectiva para proporcionar seguridad en internet. El análisis de riesgos, una técnica que hunde sus raíces en la estadística, es, hoy por hoy, la manera más efectiva de alumbrar cuándo, y dónde, se va a producir un ataque informático.

De hecho, la seguridad informática es tan crítica, que en España, a partir de 2014,se desarrolla una estrategia nacional de ciberseguridad, en la cual están involucradas diferentes agencias de inteligencia.

Entre esos importantes organismos de la seguridad del estado se encuentra en Centro Nacional de Inteligencia y el Centro Criptográfico Nacional.

IoT, internet en todos lados

El Internet de las Cosas (IoT), son los cimientos a partir de los cuales, se va a erigir el edificio de las Tecnologías de la Información, durante buena parte del siglo XXI.

La imagen más gráfica de IoT, se asemeja a una red de araña, en la cual todo está conectado con todo.

Todo es bueno en la IoT, sobre todo para empresas y organizaciones: el Internet de las Cosas es óptimo para abaratar costes, aumentar la productividad y lograr que, las compañías y organizaciones, sean mucho más eficientes.

Sobre esas evidentes bondades, que tiene el Internet de las Cosas podéis consultar este profundo y elaborado artículo sobre IoT que también hemos publicado, hace pocos días, en este mismo blog Voltaico. En este caso, los conocimientos en ciberseguridad, van a ser lo más importante. Hay que tener en cuenta que, los tres billones de objetos que ya están conectados, van a ser, ya en un futuro próximo, los principales objetivos de los ataques informáticos.

Hay que tener en cuenta que, ya se han producido importantes ciberataques utilizando pequeños objetos, como frigoríficos o cafeteras, que están ya conectados a internet.

Estos ataques, de lo feroces que han sido, han puesto en solfa a organismos tan importantes como el Centro Criptográfico Nacional, que depende del CNI.

¿Piensas estudiar informática? ¿Leer este artículo ha despertado en ti el interés por estos estudios? Puedes encontrar muchos más datos sobre el futuro profesional de los informáticos en Voltaico o en los blogs de Difoosion.

Fuente: Tecnología en el País / Ciberpaís / Tecnología en El País / El País / El Economista / El Mundo / La Vanguardia

Imagen: Wikipedia / WOCInTech Chat / Sebastiaan ter Burg / University of Fraser Valley / Manchester University Maths / English 101 / M 93 / tec_stromberg / bflshadow / timquijano / CWCS Managed Hosting / Beraldo Leal / Wikipedia / Iván David Gómez Arce / Ivan T / Mypouss / NEC Corporation of America

No hay comentarios

Dejar una respuesta