Inicio Actualidad ¿Hubo vida antes de internet?: Presente y futuro de la red de...

¿Hubo vida antes de internet?: Presente y futuro de la red de redes

0
Compartir

Los humanos tenemos, para muchas cosas, una muy flaca memoria, pero es más flaca aún si tenemos que recordar cómo vivíamos y cómo era el mundo antes de que la tecnología, cualquier tecnología, nos hiciese un poco más cómoda la vida.

Hace solo 25 años, hablar de redes sociales, de conectarte a internet con tu móvil, o utilizar tu teléfono celular para poder consultar online el correo electrónico, solo estaba en la mente de los escritores o guionistas de ciencia ficción.

Te puede interesar: La historia del primer mensaje enviado por internet

Seguramente, dentro de poco tiempo, ni nos acordaremos de la existencia de la tecnología Wi-Fi, que ahora es omnipresente, y que será pronto sustituida por la tecnología Li-Fi.

¿Cómo era la vida antes de existir internet?

Ahora, todo el mundo está familiarizado con instrumentos y servicios que hace 25 años solo estaban al alcance de profesionales y empresas. Si tienes menos de 30 años, créeme si te digo que no podíamos utilizar el móvil para navegar por internet.

En esa misma época, si querías buscar información, para, como es el caso, escribir este artículo, tenías que acudir a una biblioteca o hemeroteca, para encontrar las fuentes sobre las que escribir, inclusive aunque tuvieses una buena biblioteca personal.

A los que nos gusta escribir, todavía recordamos como, para ponernos en contacto con familia, amigos y esas novias que nos echábamos en verano, al no existir todavía el correo electrónico, teníamos que recurrir a una resma de papel. Habitualmente tenías que transcribir la carta a mano, o a máquina de escribir, para después introducirla en un sobre y franquearla, para que, de ese modo, llegase a su destino, posiblemente días después.

Los amantes del séptimo arte, antes del advenimiento de internet, solo tenían dos posibilidades: bien ir a ver el estreno de la película al cine o, meses después, acudir a alquilar ese título en el videoclub.

Y gracias a internet…

Ahora triunfan operadores audiovisuales a través de internet, como Netflix, que te permiten ver miles de títulos cómodamente sentado en el salón de tu casa, o frente al ordenador. Y la película – datos a fin de cuentas – son transmitidos en tiempo real por internet.

Pero, evidentemente, es imposible negar que se ha producido un antes y un después de la democratización de internet, lo que ha redundado en sociedades más ágiles, sobre todo en lo que tiene que ver con la información.

Ahora, con un certificado digital, que provee la administración, se puede interactuar con ella desde el propio domicilio, o desde el lugar de trabajo.

Los que tenemos ya unos años, recordamos, las largas esperas en los organismos oficiales para, muchas veces, simplemente presentar una sencilla instancia.

De los aparatos analógicos a los dispositivos móviles

El advenimiento de internet y de las tecnologías de la información, ha traído aparejado la aparición de una enorme cantidad de dispositivos móviles, como smartphones, phablets y tabletas.

La diferencia fundamental, con los dispositivos electrónicos que existían antes de internet – quizás el portátil fue el rey de esos años –, tenían una única función, como por ejemplo con un ordenador procesabas datos o con una cámara fotográfica sacabas fotografías.

Estos nuevos dispositivos móviles, a los que ya nos hemos referido, se caracterizan por ser polifuncionales, esto es, pueden servir para múltiples propósitos, todos ellos sumamente útiles en la época en la cual nos encontramos.

Con una tableta, puedes leer el periódico, crear un documento en un procesador de textos, escanear un código QR, e inclusive sacar fotografías de muy buena calidad.

Internet abre unas posibilidades laborales infinitas

Las nuevas tecnologías e internet, también han hecho cambiar el panorama laboral. Con la consolidación de la red de redes, surgen nuevas oportunidades laborales. Y el futuro será todavía más cambiante.

Muchos expertos especulan, que en próximos años, serán pocos, menos del 47%, los puestos de trabajo «tradicionales» que se mantendrán. Además, esos mismos expertos explican que estos nuevos puestos de trabajo, requerirán nuevas habilidades.

Las nuevas profesiones ligadas a internet, más que tener detrás de ellas montañas de conocimientos, harán necesario algo que los actuales planes de estudio desarrollan poco: estamos hablando de la creatividad.

Trabajos en internet con un brillante futuro

Entre esos nuevos puestos de trabajo, que surgirán en pocos años, se encuentra el de robotista, científico de datos, y abogado especializado en ciberseguridad, entre otros muchos que ahora no podemos ni adivinar.

Además, gracias a un estudio que ha llevado a cabo la consultoría de innovación Watch & Act, se puede determinar cuáles de esas nuevas profesiones, serán las más demandadas, en un escenario profesional en que todo estará conectado con todo.

La primera de ellas será analista – programador de Internet de las Cosas; cuando hablamos de Internet de las Cosas –en Voltaico tenéis un extenso y elaborado artículo-, nos estamos refiriendo al tan cacareado IoT. Tras ese acrónimo, lo que nos vamos a encontrar es que la mayoría de los objetos que utilizamos en nuestra vida diaria, estarán conectados entre ellos, gracias a internet, con unas implicaciones de todo tipo que todavía no es posible valorar.

El segundo tipo de empleo más demandado, será el de científico de datos; cuando hablamos de datos nos referimos al término, muy extendido, de Big Data, una gran cantidad de datos, que se puede utilizar para muchos fines, y que aportan múltiples beneficios.

Con una fuerte base matemática y estadística, estos científicos analizarán un enorme acúmulo de datos y metadatos, que se generan en internet, con objeto de, por ejemplo, adivinar tendencias de muchos mercados, desde los financieros hasta los tecnológicos. La de robotista también será una de las profesiones más solicitadas, en un futuro cercano. Cuando hablamos de robots, que nadie piense en humanoides, como los que podían aparecer en la película ‘Yo Robot’.

Estamos hablando de máquinas, que se utilizarán sobre todo en el sector industrial y de servicios, y realizarán labores complejas, o muy complejas, que ahora están desarrollando humanos, sobre todo en el entorno productivo.

Un buen ejemplo, de hasta dónde puede llegar la robotización del sector industrial, lo tenemos en la industria del automóvil, donde las cadenas de montaje están totalmente robotizadas. Quizás el más novedoso de los puestos de trabajo, en una profesión que además, está muy apegada a la tradición y las formas, es la de abogado experto en ciberseguridad.

Con la omnipresencia de internet, serán muchas las áreas, sobre todo de cara a seguridad de datos, en las cuales será necesaria la presencia de abogados, que estén debidamente formados en tecnologías ligadas a internet.

Seguridad, la cara B de internet

A medida que internet ocupa, más y más tiempo, en nuestras vidas, los peligros que acechan en la red se hacen cada vez más reales, y, hasta cierto tiempo, la red de redes es una fuente de amenazas, a las cuales se enfrentan, tanto particulares como empresas.

Inseguridad personal y empresarial

En nuestra vida diaria, el que en alguna red social se divulgue información sensible sobre nosotros, sea cierta o no, puede ser moneda común, y nos puede producir auténticas pesadillas, ligadas o no a una campaña de desprestigio.

Mientras tanto en entornos laborales, también se pueden producir todo tipo de ataques, aunque la naturaleza de los ataques informáticos a empresas es distinta: lo que pretenden los ciberdelincuentes es lograr algún tipo de ganancia de tipo material.

Desde ataques a empresas, para hacerse con datos confidenciales de las compañías, hasta infecciones de virus para, literalmente, «secuestrar» ordenadores y dispositivos de almacenamiento, todo es posible.

En ese último caso, lo que buscan los cibercriminales es ganar dinero, para lo cual, normalmente, suelen elegir métodos de pago de rescate que no dejen rastro, como puede ser pagos con Bitcoins, una moneda que solo tiene existencia en internet.

Los pagos exigidos en Bitcoins, suelen remitir a lo que se ha denominado «internet profunda», a la cual solo se puede acceder con tecnologías específicas, como el navegador Thor.

“WannaCry”

Recientemente, se ha producido un ataque informático, a partir de un «ransomware» bautizado como “WannaCry”, que bloqueó equipos en empresas de países de los cinco continentes, incluida España.

En este caso los atacantes exigieron un rescate para liberar esos ordenadores. La extorsión se debía de pagar en Bitcoins.

Bajo el nombre de “WannaCry”, el virus informático, afortunadamente una chapuza, según expertos en ciberseguridad, solo pudo infectar ordenadores cuyos sistemas operativos Windows no estuviesen actualizados con los últimos parches de seguridad.

Por ello, el efecto fue muy limitado; pero a pesar de ser un ataque de aficionados, no deja de ser cierto, que este tipo de cibercriminales, cada día están más activos.

Algunos de los más reputados delincuentes informáticos han amasado auténticas fortunas, de cientos de millones de dólares, gracias al delito informático.

¿Interesado en seguridad informática ligada a internet? ¿Te ha gustado el tema y quieres profundizar más sobre «internet profunda» y sobre qué es el bitcóin?

No dudes en bucear en Voltaico y en resto de los blogs de Difoosion donde encontrarás artículos excepcionales sobre todos esos temas que están ligados a internet.

Fuente: Diario El País / Qué! / 20 minutos

Imagen: Paul Schadler / Samantha Marx / Sharl’s Berries / Joel Bez / YouTube / Sarah Beth Dwyer / Thunderchild7 / Paul Sobczak / Wikimedia

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here