Inicio Actualidad Del Juego al Videojuego

Del Juego al Videojuego

0
Compartir

¿A quién no le gusta jugar? Fútbol, baloncesto, damas, ajedrez, juegos de rol, videojuegos. La historia de la evolución humana es también la historia de todo tipo de juegos.

De hecho, en los sistemas educativos más avanzados, como es el caso del finlandés, ya se habla claramente de «gamificación» de los contenidos, esto es, convertir los contenidos escolares en juegos, para que de ese modo sean asimilados más fácilmente por los alumnos.

Te puede interesar: ¿Qué podemos esperar del regreso de Atari al mundo de los videojuegos?

Con la generalización de los dispositivos móviles, podemos encontrar juegos educativos para niños en plataformas como Android e iOS, juegos que les permiten desarrollar sus capacidades, unas capacidades que necesitan para el estudio.

El juego, algo inherente a nuestra especie

Inclusive, desde el punto de vista filosófico, nuestra especie ha pasado de ser definida como Homo Faber (hombre que fabrica) por el filósofo francés Henri Bergson, a comienzos del siglo XX, a tener una nueva denominación, la de Homo Ludens, paternidad del filósofo holandés Johan Huizinga.

De hecho, ese filósofo de los Países Bajos, concluyó que la cultura, cualquier cultura, no tendría un génesis ni un desarrollo si en la misma no existiese el juego.

Además, se puede encontrar el juego, como sustrato, en casi todas las actividades humanas: el juego en la ley, el juego en el deporte, el juego en la publicidad e inclusive es posible rastrear la relación, evidente, entre el juego y la guerra.

Evolución del juego

El juego es, también, algo inherentemente social, y ha ido evolucionando a medida que lo han hecho las civilizaciones. La tecnología, por tanto, en un siglo XXI plagado de ordenadores, ha acabado teniendo también una gran importancia en el juego, de ahí que hayamos titulado este artículo como Del juego al videojuego.

Dejando de un lado los juegos puramente deportivos, que quizás tuviesen más cabida si este artículo versase sobre deportes, nos centraremos en los juegos de mesa de antaño, juegos que ya utilizaban tecnología, aunque esta fuese muy rudimentaria.

El juego de mesa por excelencia es el Ajedrez, un juego que, como ya hemos dicho, utiliza una rudimentaria tecnología, si entendemos por ello la necesidad que tiene el juego de tener un tablero, con escaques en colores negro y blanco.

Además, también es necesario tener herramientas y habilidad, para poder tallar las piezas de diferentes tipos, colores y funciones, lo que permite conformar dos bandos: el de las piezas blancas y las piezas negras.

El Ajedrez

El ajedrez, al menos con las reglas actuales, nació en España en el siglo XV, a pesar de que el antecedente más remoto lo encontramos en la península arábiga.

La mayor innovación en el ajedrez, en cuanto a piezas y movimientos permitidos, se desarrolló en Valencia. De hecho, en esa tierra se publica, en el año 1495, el libro Llibre dels jochs partits dels schachs, obra de Francesch Vicent.

El libro, era un sucinto recordatorio de cuáles eran las reglas que tenían que seguir los jugadores de ajedrez, para que las partidas pudiesen ser considerada como legítimas. Se trató de un libro donde se pretendía sistematizar las reglas del ajedrez, un juego que, con el tiempo, dejó de tener la vitola de elitista, para extenderse por todos los estamentos sociales y étnicos.

Fue la proyección imperial de España – en aquellos momentos Felipe II presumía de que «En mi imperio no se pone nunca el sol» -, lo que permitió que el ajedrez se extendiese, tanto por el continente americano como por buena parte de Europa.

Además del componente lúdico del juego, que gobierna la reina, están demostrados los innegables beneficios, de todo tipo, que tiene jugar al ajedrez: desde mejorar las funciones cerebrales y prevenir la demencia, a potenciar nuestra creatividad y desarrollar la memoria.

Del juego al videojuego

Como ya hemos indicado, los adelantos tecnológicos de las sociedades humanas, también se han ido sumando a la historia de los juegos. Ahora, en la época de internet y las tecnologías de la información, los juegos también evolucionan a golpe de chip.

Lo que en un primer momento fueron juguetes, de madera y mecánicos – son muchos los autómatas que, por ejemplo, eran capaces de jugar al ajedrez –, han acabado siendo juguetes y juegos digitales.

Ya desde los albores de la informática, los juegos han estado presentes en la misma, bien es cierto que han pasado de algo muy rudimentario, a algo extraordinariamente complejo que, en su sustrato más técnico, está solo al alcance de ingenieros de software. Los que ya tenemos unos años, nos acordamos del Pong, dos rayas y un punto en una pantalla monocroma, que se desplazaban por un tablero virtual, simulando un partido de ping pong.

En un primer momento, solo se podía disfrutar de este entretenimiento en Salones de Juego, aunque posteriormente «colonizó» los ordenadores personales, y más adelante las primeras consolas que aparecieron, que fueron las de Atari y Nintendo.

Con Space Invaders se marca otro hito. El videojuego, diseñado por Toshihiro Nishikado, fue un éxito a nivel mundial. Esta batalla espacial pronto se replicó en todos los formatos posibles, llegando a ser un título muy popular en las primeras consolas Atari, cuando llegaron a España. Para los que somos nostálgicos de los videojuegos de las consolas Atari, tenemos a nuestra disposición simuladores como el Stella, que nos permite jugar a cientos de juegos de la consola Atari 2600.

En todos estos años, los videojuegos, como el ya citado Space Invaders, que es de principios de los años 80 del pasado siglo, han evolucionado parejos al desarrollo de la tecnología, llegando a cotas inimaginables.

Esa evolución tecnológica del videojuego, nos ha permitido tener consolas, con las que podemos jugar en casa, y videojuegos que, se sirven de la inteligencia artificial, para lograr que ninguna partida sea igual a las precedentes.

Inteligencia artificial: lo nunca visto

Podemos definir la inteligencia artificial (IA), de un modo coloquial, como la capacidad que tiene una máquina para percibir su entorno, y aprender de él.

A partir de ahí, el sistema – en este caso puede ser un videojuego –, es capaz de dar respuestas inteligentes ante las situaciones cambiantes, y generar infinitas posibilidades en el juego.

Aplicado al mundo de los videojuegos, se ha pasado, gracias a la IA, a videojuegos que se modifican a sí mismos, cambiando los escenarios y el actuar de los personajes, dependiendo de cuál es la repuesta que da el jugador en cada momento. Hasta el momento en el que se ha aplicado la Inteligencia Artificial a los videojuegos, estos eran una sucesión de pantallas, siempre las mismas, y con unos comportamientos de los personajes, estereotipado, y formado por un número finito de respuestas ante la acción.

Dicho de otro modo, en los videojuegos sin IA es posible acabar aprendiendo «trucos», para lograr llegar con éxito al final del juego. En un videojuego dotado de IA, eso es imposible; el videojuego aprende a medida que se desarrollan las partidas, y las respuestas que puede dar son infinitas.

E3, la meca de los videojuegos

El videojuego, desde sus orígenes hace más de 40 años, ha producido, en paralelo, una importante industria, que ha adquirido más importancia a medida que, la tecnología e internet se han ido desarrollado.

Si hasta mediados de los años 90 del pasado siglo, la tecnología para los videojuegos era algo relativamente rudimentario, ahora los videojuegos, que por lo general se juegan en línea, utilizan internet, y tienen el auxilio de la Inteligencia Artificial.

El desarrollo de una importante industria del videojuego, ha ido pareja a las ferias, donde la industria muestra, muchas veces anualmente, sus novedades de hardware y los nuevos videojuegos de cada temporada. Una de ellas es la International Entertaiment Expo, la feria E3, que se lleva celebrando desde el año 1995, en el Centro de Convenciones de Los Ángeles.

Se trata de una feria donde se muestran los nuevos videojuegos, de cada temporada, y el nuevo hardware que los hace posibles. El éxito, de ciertos títulos, en esa feria anual, señala muy bien cuáles serán los videojuegos que triunfarán ese año.

Una de las noticias de este año 2017, ha sido que Nintendo ha rechazado dar ninguna conferencia, para centrarse en un evento de nuevo cuño, que ha bautizado como Nintendo Direct.

Lo que nos viene en el 2017

El videojuego, como os hemos contado en este artículo, ha sido pasado, es presente, pero también va a ser futuro. La industria del entretenimiento digital está en perpetuo estado de ebullición, siendo un sector que está en beta permanente.

Uno de los principales estrenos que nos queda, para el resto del año, es el lanzamiento de la nueva consola de Microsoft, la Xbox One X, y también un buen número de nuevos videojuegos con los cuales, a buen seguro, tendremos horas y horas de diversión.

Xbox One X

Primero vayamos con el hardware que permite «correr» los videojuegos: Microsoft presenta nueva consola, que ha bautizado con el nombre de Xbox One X. Los de Redmond han anunciado que es la consola más potente del mercado.

La nueva consola, permitirá jugar videojuegos 4K, lo cual llevará la jugabilidad a otra dimensión, hasta ahora desconocida.

De hecho, el catapultar a los videojuegos a otra nueva era, ha hecho que ya se estén desarrollando juegos específicamente diseñados para exprimir toda la potencia de la nueva Xbox One X.

Microsoft también se precia de que la Xbox One X será la consola más potente de las ahora existentes, ya que contará con 6 teraflops de potencia, lo cual multiplica por cuarenta la potencia de la anterior consola de la empresa que presidiera Bill Gates.

Super Mario Odyssey

La exitosa serie de Mario, nos vuelve a presentar un nuevo título: Super Mario Odyssey. Se trata de un juego que ha sido desarrollado para la nueva consola de Nintendo.

Entre las novedades, encontramos que el videojuego, se convierte en un universo en sí mismo, gracias a la infinita cantidad de escenarios en 3D, en donde puede disfrutar el jugador.

Además, y por primera vez en la saga, Mario se podrá transmutar en otros personajes y objetos, a medida que se va desarrollando el juego, lo cual ofrece infinitas posibilidades y hará las partidas mucho más divertidas.

Otra de las novedades, es que se puede jugar tanto con la consola como en modo portátil, de manera que tenemos asegurados muchos días de diversión, algo muy de agradecer, cuando estamos ya en pleno verano.

Wolfenstein II: The New Colossus

La elección de este videojuego, es achacable al que esto escribe, ya que siempre me han gustado los videojuegos que se desarrollan en un contexto histórico.

En este caso, nos encontramos ante una distopía – una utopía de corte apocalíptico -, en la cual la Alemania nazi ha ganado la II Guerra Mundial, y domina el mundo, habiendo instalado un gobierno títere en Estados Unidos.

Wolfenstein II es en esencia un shooter, en donde la mejor manera de combatir el fascismo que encuentra el protagonista, es empuñar dos metralletas.

Se trata de un intento de insuflar un poco de aire a la saga, para recuperar las glorias pasadas, cuando el videojuego se batía, de igual a igual, con otras sagas como Doom o Quake.

¿Tú también piensas que como mejor se aprende es jugando? ¿Son los videojuegos tu principal fuente de diversión? Te invitamos a que aprendas más sobre informática lúdica en Voltaico y en el resto de los blogs de Difoosion. ¡Suerte y diversión!

Fuente: Wikipedia / El País / Retina / El Mundo

Imagen: guillerme Jofill / simpleinsomnia / Vector Open Stock / EVERYMAN FILMS / Igor Spasic / Wikipedia / Bago Games / Wikipedia / Cameron Conner / The Community – Pop Culture Geek / Richard Cabrera / Marco Verch / Nintendo España / Bethesda Softworks

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here