Inicio Opinión Cómo ser un Neandertal tecnológico

Cómo ser un Neandertal tecnológico

1
Compartir

Existen situaciones en esta vida que nos hacen plantearnos de qué está hecho el ser humano. Obviamente no hablo del plano físico, sino que me refiero a la parte ética y filosófica del término. Os voy a contar, mejor dicho, denunciar un acto puramente indecente. Algo que nunca debería pasar. Algo que debería ser carne de ficción.

Historia poco edificante

Los antecedentes de la historia nos sitúan en un evento organizado por Marina Amores, colaboradora en la revista SFX y en el blog Sólo Indies, además de gamer de pro y luchadora contra el acoso sexista hacia las mujeres en el machista mundo de los videojuegos. Podéis encontrar, en su propio blog A-Fregar, denuncias diarias de comportamientos lamentables en partidas y directos del sector del entretenimiento.

Te recomendamos: Por la igualdad de género, el teclado de tu móvil recibirá estos emojis de mujeres

La historia

El evento del que os hablaba había sido anunciado ayer, lunes 26 de junio, en la cuenta de twitter de Marina, @blissy. La segunda edición del Gaming Ladies tendría lugar el próximo 27 de julio en Barcelona, con charlas de profesionales del mundo de los videojuegos. El evento iba a ser exclusivo para el público femenino. Y aquí es donde empezó la vergüenza para el género masculino.

Dicha limitación de acceso provocó, en el anonimato cobarde de una red social y foros donde cabestros dan cabezazos los unos contra los otros por ver quién es peor persona, multitud de respuestas negativas, llegando incluso a las descalificaciones o las burlas como podéis apreciar en el tweet que os dejo a continuación.

Marina explica que la restricción de entrada es una cuestión de seguridad para ellas. Sus propias experiencias machistas en foros mixtos, unido a continuos menosprecios de cierta parte de hombres que participan en ellos, hacen que tengan que decantarse por la opción de hacerlo privado.

¿La moraleja? Marina ha tenido que cancelar el evento que iba a organizar junto a King debido a las presiones recibidas. Por suerte, es algo temporal que esperemos acabe celebrándose en un entorno donde ellas puedan disfrutar de una actividad que les apasiona.

Apoyo a Marina

Normalmente me gusta dejar este último párrafo para mi propia reflexión final, pero hoy quiero hacer la excepción con Marina. Este final es una dedicatoria a todas aquellas mujeres que, como tú, no os dais por vencidas y continuáis luchando por establecer una sociedad igualitaria donde, quizás algún día, podamos compartir espacios juntos sin necesidad de menospreciar a nadie. Espero, sinceramente, que la gente que ha intentado hundir tu evento reflexione. Espero que se avergüencen. Espero que el machismo, más pronto que tarde, llegue a su jefe final y podamos leer eso de:

“GAME OVER”

1 Comentario

  1. Ese evento no tenía razón de ser. Se está tratando a un montón de gente como posibles elementos que causan “inseguridad” en base a falacias. Este tipo de eventos son discriminatorios. No se puede vetar a nadie la entrada a un evento o negocio por pertenecer a un género, nacionalidad, etc concreto. Si el evento prohibiera la entrada de extranjeros poco tardaría en ser cancelado.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here