Vendiendo fortuna en Japón

Vendiendo fortuna en Japón

0
Compartir

Últimamente me he aficionado a un canal de YouTube, Nekojitablog, donde un sevillano y una japonesa cuentan la forma de vida en el país asiático de una manera muy amena y divertida. El caso es que, viendo uno de sus vídeos, me llamó mucho la atención la cantidad de máquinas expendedoras que existen allí. Es por eso que me decidí a comentaros las cuatro máquinas más curiosas que he encontrado.

Camisetas UNIQLO

La marca japonesa, que dispone de más de 1.500 tiendas por todo el mundo, ha renovado el concepto de shopping instalando un establecimiento formado, exclusivamente, por máquinas expendedoras. La idea ha tenido una gran acogida en el distrito de Harajuku, donde se encuentra la tienda, y eso que solamente ofrecen camisetas. Eso sí, camisetas metidas dentro de un futurista tubo de ensayo que podría contener perfectamente una bacteria mortal.

Ramen caliente, por favor

La cultura japonesa tiene una amplia variedad gastronómica, pero debido a pisos pequeños y largas jornadas de trabajo, muchas personas prefieren acudir a estos rápidos servicios ofertados por aparatos sin alma. En cambio, el precio y la rapidez hacen de ellos, en este caso os hablo de los que venden ramen, ideales para hambrientos japoneses. Los hay en la calle, dentro de otros establecimientos e incluso en oscuros callejones.

Sushi de pies

La personalización de cualquier objeto, sobre todo yendo hacia el estilo anime, es uno de los emblemas de la cultura actual de Japón. Encuentras comisarías de policía decoradas como series de televisión, personas vestidas como sus personajes favoritos o calcetines dispensados con forma de sushi. Eso sí, la variedad ya la decides tú.

Fortuna

A pesar de no ser un país religioso como lo podemos entender en los Occidente, la mayoría de japoneses tienen como fe el sintoísmo. Basada en la comunión con la naturaleza, los templos son lugares de peregrinaje para la población. Es allí donde encontramos curiosos artefactos, como los que venden amuletos o frases de fortuna. Muchos no entienden que se emplacen en lugares sagrados y es por ello que no suelen abundar.

Sector saturado

Existen 23 máquinas expendedoras por cada habitante en Japón. Podéis haceros una idea de la inundación de botones, colores y mecanismos que bañan calles y locales comerciales. Su facturación anual está cerca de los 60 billones de dólares. Es un negocio redondo en el país del sol naciente. Yo espero poder visitarlo algún día y, quién sabe, quizás comprar un paraguas o un ramo de flores metiendo yenes en la ranura de una vending machine.