El clip de los años noventa

El clip de los años noventa

1
Compartir

La década de los noventa tuvo su miga. El puente hacia el siglo XXI. Guerras que dejaron conmocionada a toda Europa. Una oveja, llamada Dolly, fue clonada. Matrix y Titanic arrasando en las taquillas de los cines. Windows 95 y 98 como el esplendor tecnológico. Y una mascota fundamental para no aburrirse en clase de informática: Clippy.

Poca utilidad

Podríamos debatir si los asistentes dentro de programas son necesarios o más bien una distracción para aquellos que quieren centrarse en la tarea que tienen delante. El caso es que nuestro amigo Clippy amenizó las mañanas y tardes de adolescentes, y no tan adolescentes, con su gracia. Desde el año 1997 hasta 2008, las fechas varían dependiendo dónde consultes, pudimos utilizar este enlace entre la ayuda de Microsoft Office y el usuario despistado.

El éxito de la mascota virtual era más bien una burla hacia su poca utilidad. Aparecía cuando menos te lo esperabas y soltaba frases redundantes que no servían de provecho a quien estaba redactando, por ejemplo, una carta en Word. Este pequeño clip resulta ser el más conocido de todos los disponibles, desde un mago hasta un perro, porque era el ayudante por defecto y el resto, sin embargo, había que instalarlos con el CD correspondiente.

Gracejo metálico

Realmente lo divertido ha sido que, a lo largo de los años, se han podido hacer parodias del entrañable amigo. No se queja y siempre tiene una sonrisa dibujada, pero hemos sido malvados con él. Hace unos años, en una entrevista, Chris Pratley, un empleado de Microsoft, comentó que el asistente estaba creado para los primeros días que utilizabas Office. Parece ser que se les fue un poco de las manos.

No sabría por dónde empezar, pero dado que antes os he hablado de Matrix, podéis ver un gag muy bueno en YouTube donde aparece el pobre Clippy. Puedes seguirle en Twitter, pero no te lo recomendaría porque es muy pesado. La historia, resumida, de su vida también está subida a la red. Incluso los memes lo ha adoptado como forma de señalar lo irritante que puede ser una persona.

Te recomendamos: Ya puedes manejar Office desde la Touch Bar de los MacBook Pro

Pasatiempo del recuerdo

Parece que el gusto por el minimalismo que impera en el sector tecnológico ha ayudado a eliminar absurdos asistentes, como es el caso que os traigo hoy. De todas maneras, no negaré que a mí me ayudó a pasar horas en el colegio y que fuesen más amenas. Los clips, perros, bolas rojas o magos eran los fidget spinners de la actualidad. Absurdos pasatiempos que marcan a una generación.

  • Julian David Trejos Rueda

    Me parece que a la noticia le faltan cosas.