Las aplicaciones con permisos pueden recoger información y compartirla

Las aplicaciones con permisos pueden recoger información y compartirla

0
Compartir

Con la llegada de Android 6.0 Marshmallow los chicos de Android nos dieron la oportunidad de elegir a que aspectos de tu móvil podían acceder las aplicaciones que instalábamos en estos. Sin embargo, como todo en esta vida, el eslabón débil de la seguridad informática son los propios usuarios.

¿Cómo puedo proteger mis datos y mi información personal?

Pongámonos en situación. Descargamos una aplicación desde el Google Play Store, la instalamos y cuando la ejecutamos nos pregunta si puede acceder a los datos, al teléfono, a los mensajes, a los contactos, a la memoria y a la cámara.

Seguro que más de uno le dará que si a todo sin pensar si realmente es necesario para que la aplicación funcione sin problemas. Entonces le hemos dado permisos a una aplicación para que husmeé sin restricciones y que haga lo que quiera con esos datos.

Entonces es el momento para que esas aplicaciones compartan los datos, que les hemos proporcionado “conscientemente”, con proveedores de publicidad, con compañías de teléfono y sobre todo con empresas de bases de datos de usuarios.

Y es que más de un 70% de las aplicaciones que existen en Google Play han sido identificadas como aplicaciones que transmiten datos personales a empresas de seguimiento y a otras aplicaciones que se alimentan de datos.

La mejor forma que tenemos de evitar que nuestros datos vayan por la red fluyendo como el agua es la de informarnos bien de cómo funcionan las aplicaciones, que es lo que necesitan y si de verdad necesitan esos permisos para funcionar correctamente.

Un ejemplo de esto último. Para una aplicación, que descargamos e instalamos desde Google Play, de fotografía y de retoque fotográfico no vamos a necesitar permisos para acceder a nuestros contactos, ni al GPS, ni al teléfono. Lo más lógico es que tenga acceso al almacenamiento para guardar o leer fotos y a la cámara para hacer fotos.

Por lo que tenemos que estar muy atentos a lo que instalamos en nuestro terminal y leer bien que es lo que necesita esa aplicación de nosotros.

Así que si es cierto que el usuario es el eslabón débil, tenemos que fortalecernos con información con el objetivo que no nos pillen y no nos roben los datos que no queremos compartir.

No hay comentarios

Dejar una respuesta