Semillas rumbosas

Semillas rumbosas

0
Compartir

Lo sé, el chiste del título está cogido con pinzas. ¿Qué queréis? La semana empieza a hacer mella en la mente y uno se deja llevar por lo sencillo y simple. La cuestión es que, ocurrencias aparte, hoy os vengo a enseñar uno de esos inventos que recaudan fondos en Kickstarter y parece mentira que nadie hubiese caído en su utilidad años antes.

Hierbas cibernéticas

Otro de esos ámbitos donde no parece que la tecnología haya empezado a calar hondo es el mundo de la jardinería. No imagino a nadie utilizando aparatos con Wi-Fi, utensilios con GPS o herramientas con conexión a internet. Y para eso sirven las plataformas de crowfunding. Nos dan en todos los morros con tecnología que, de no haber sido inventada antes, debería haberse planteado ya su existencia.

En este caso, y como os decía anteriormente, el mundo de la jardinería está de enhorabuena. Si tienes un huerto en tu terraza o en tu casa del pueblo, echa un vistazo al revolucionario robot que viene para conquistar tus tomates y cebolletas y, de paso, hacer las labores más desagradecidas del noble arte de urgar entre la tierra que han pisado cientos de generaciones de antepasados nuestros.

Corre, Tertill, corre

Lo primero que hay que aclarar es que este orgánico Roomba es un robot de uso doméstico. No váis a poder arar los kilómetros cuadrados de tierras que os dejaron vuestros abuelos. Tampoco va a realizar tareas complicadas. Su misión, tal y como cuentan en el vídeo de presentación, es sencilla: dejar tu jardín libre de semillas que no dejan respirar la tierra sembrada.

Un producto, denominado Tertill, tan simple no debería tener complicaciones de software o hardware, y así es. Funcionando con una batería de litio que se alimenta de la luz solar incluso en días nublados, esta innovación verde se conecta por tecnología Bluetooth a tu teléfono móvil. Su app, ofertada por la propia empresa Franklin Robotics, incluye la temperatura, condiciones del terreno, metros recorridos, semillas cortadas y el tiempo de uso.

Te puede interesar: Smart Garden 9, grandes alimentos en pequeños espacios

Más sol y menos lluvia

Seguramente no sea la herramienta inteligente que estabas esperando cuando has oído hablar de un robot que se mueve por el césped, pero es un gran paso adelante en un terreno, nunca mejor dicho, donde poca gente se atreve a experimentar. No os había contado que también es resistente a la lluvia. Lo digo porque no sé de dónde sois, pero en mi tierra llueve bastante y sería deprimente gastarte 225 dólares y que el primer día se electrocute. Aclarado esto, vuelvo a mis quehaceres. Al menos hoy disfrutamos del sol, como Tertill disfruta de jardines florecientes.