La dulce tiranía de las suscripciones

La dulce tiranía de las suscripciones

0
Compartir

Si eres uno de esos gamers que pegan su trasero al sofá durante muchas horas cada semana, conocerás que ciertas plataformas como PlayStation o Xbox disponen de un servicio de suscripción para sus jugadores. ¿Su funcionamiento? Muy sencillo. Tú pagas por uno, tres o doce meses para acceder al servicio y a cambio las compañías te ofrecen de manera mensual juegos, descuentos y la posibilidad de jugar online. Veamos qué se esconde tras esta tentadora oferta.

¡Oh, qué bonito es jugar!

Podría parecer que gastarse en torno a 50 euros al año por los servicios anteriormente mencionados no es una mala oferta. En cierta parte es verdad. Uniéndote a dicha comunidad podremos, por ejemplo, obtener juegos sin coste adicional mientras conservemos la suscripción. Se nos permite aprovechar las ventajas del modo online de aquellos juegos que dispongan de dicha característica u obtener mayores descuentos cada mes.

Recientemente, Xbox, estrenó su propia plataforma de entretenimiento llamada Xbox Game Pass. Serán necesarios 9,99 euros al mes y podrás acceder a un catálogo de más de 100 títulos. Digamos que la marca de Microsoft ha tomado prestado el modelo de Netflix y busca atraer jugadores de consolas rivales.

No, esto no se hace

Bajo este mundo de reducciones de precios y regalos se esconden trampas que hacen dudar de las buenas intenciones de las empresas de videojuegos. Por un lado, sin las suscripciones no puedes jugar al modo en línea, con lo que te están obligando a pagar si quieres disfrutar de dicha característica. Además, lo ofrecido mes a mes no son regalos, sino simples alquileres mientras les sigues llenando las cuentas bancarias.

Hablando de juegos, el propio usuario no puede elegir cuál quiere descargarse, sino que cada 30 días le indican aquellos a los que tiene acceso. También decir que los productos ofertados en esta modalidad son relativamente antiguos, en lenguaje de videoconsolas, o poco atractivos para quienes disfrutan del último arte de nuestro siglo.

Te puede interesar: PlayStation ya tiene forma de competir con Xbox Game Pass

Sí, pero no para todos

Como usuario de PlayStation Plus yo aconsejaría su compra a quienes den uso intensivo a su equipo de entretenimiento y, además, suelan competir y picarse con otros usuarios. Si lo vas a hacer exclusivamente por juegos regalados u ofertas, quizás deberías volver a planteártelo. En mercados con tan poca competencia, ocurre que, habitualmente, los clientes son sometidos al yugo del ofertante. El problema de monetizar todas las actividades es que cada vez quieres más. La conciencia social y la ética abandonan las juntas de accionistas de estos monstruos hambrientos de dólares.

No hay comentarios

Dejar una respuesta