Inicio Actualidad El trailer que vino del pasado

El trailer que vino del pasado

0
Compartir

Aún no entiendo qué despierta el mundo retro en nuestro interior. Quizás los recuerdos de tiempos mejores, o más bien distintos, hagan clic en nuestro cerebro y nos lleven a recordar con agrado ciertas tecnologías que, de otra manera, sólo recordaríamos lejanas. Hoy es otro ejemplo más.

Un trailer distinto

Un fan del diseño gráfico, además de animador e ilustrador, llamado Wahyu Ichwandardi ha subido a sus redes sociales, Instagram y Twitter en particular, su última creación. Ha conseguido reproducir plano a plano el esperado trailer de Star Wars: The Last Jedi. Pero lo mejor viene ahora.

No sólo ha logrado reproducirlo, sino que lo ha hecho en un Apple IIc de 1984. La tecnología usada ha sido completamente sacada de la década de los ochenta. El software utilizado fue el programa de dibujo Drazzle Draw junto con la tableta, sí, por entonces ya existían las tabletas gráficas, KoalaPad+.

Un proceso costoso

El proceso, que podéis ver en el vídeo que más abajo os enseño, es realmente curioso y nos deja claro cómo el ingenio abunda entre los artistas. Debido a que el programa de edición no dejaba utilizar capas, como puede ser el caso de Photoshop, Wahyu utilizó papel de acetato para dibujar objetos sobre escenas ya creadas.

La opción de copiar y pegar fue más rudimentaria, sobre todo en escenas más complicadas a nivel de animación. Utilizó ese mismo papel para calcarlas y después tener una guía sobre la cual seguir dibujando en el Apple IIc. Lo que hemos hecho toda la vida en clases de dibujo si eras un poco manco, pero en estilo artista de los bits.

El trailer final ocupó la friolera, para aquella época, de 48 floppy disks con un peso total de 6Mb. Lo que hoy podría necesitar de espacio un canción en alta calidad, lo tenías antes para todo un trailer galáctico. El proceso acabó con el traslado de las imágenes, un total de 288, a un MacBook Pro para su renderizado final.

Te recomendamos: Si eres fanático de Star Wars te van a gustar los churros de Disneyland

Fanáticos entusiastas

Desde luego la imaginación y el trabajo de la gente fanática es digno de alabar. Además, es lo que otorga la categoría de especial a películas o, por ejemplo, a marcas como Apple. Su base de entusiastas seguidores hacen que un producto descatalogado y sólo útil para exhibir en un museo de ciencia, tenga una utilidad a día de hoy. Hablaré con el señor Ichwandardi. Ese tono verde quería perfecto en un vídeo homenaje a Matrix. ¿No creéis?

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here