Fronteras virtuales mexicanas

Fronteras virtuales mexicanas

0
Compartir

Existen temas en periódicos y telediarios que nunca imaginaríamos podrían ocupar un hueco en un blog tecnológico como este. Si te hablo de Donald Trump y de su famoso muro para detener la inmigración ilegal desde México, ni por un momento podría pasar por vuestra cabeza que la tecnología se mezcle en la loca ecuación de la administración norteamericana.

Tensión insegura

Es verdad que todo lo relacionado con la seguridad, por ejemplo en aeropuertos, y más en los días tensos que vivimos, conlleva un componente tecnológico importante. Nuestros móviles disponen de lector de huellas digitales, escáner de retina o contraseña para evitar intromisiones no deseadas. En aduanas existen avanzados sistemas de búsqueda de objetos por rayos X desde hace décadas.

A mayor barbarie terrorista, más fácil es que la clase política mundial promueva medidas drásticas para, según su criterio, defender a la población. Algo tan bonito como irreal. De hecho, grandes compañías tecnológicas se posicionan en contra del plan antinmigración de los Estados Unidos de América.

Tecnología poco ética

Tras el abandono de Palmer Luckey de la empresa que él mismo fundó, Oculus, y después de haber sido un generoso donante de la campaña electoral de Donald Trump, la realidad virtual se mezcla con nuestra propia realidad. Y es que parecer ser que el joven emprendedor está embarcado en la actualidad en una empresa proveedora de tecnología de seguridad para el infame muro del presidente de EE.UU.

La incursión en la industria armamentística y de defensa de Luckey corresponde a una afición por el sector militar por su parte. Se habla de un sensor fronterizo como el prototipo que está en desarrollo. Una suerte de muro virtual que, por un lado, evitaría la imagen bochornosa de los ladrillos acumulados y, por otro lado, ayudaría a las tropas en él desplegadas.

Te puede interesar: Estados Unidos prohibirá viajar con portátiles en los vuelos procedentes de Europa

No sucumbamos al horror

Sea donde sea que llegue este proyecto, de momento bien guardado, me resulta muy preocupante la utilización del miedo de la gente para proyectos que intentan limitar nuestras libertades. Nadie debería tener el monopolio sobre las fronteras y las vidas que se arriesgan a diario en ellas. El terror es un gran aliado de los grupos extremistas, pero combatirlo con más terror es una total equivocación. Un error terrible por mucha innovación que haya detrás.

No hay comentarios

Dejar una respuesta