La Unión Europea quiere proteger la encriptación de punto a punto

La Unión Europea quiere proteger la encriptación de punto a punto

0
Compartir

La Unión Europea se está desmarcando últimamente como un organismo defensor de los usuarios de Internet y el universo tecnológico. Si recientemente descubríamos su intención de que las redes sociales tomen medidas contra la apología de la violencia, ahora le llega el turno a la encriptación y cifrado de datos.

Mientras que en muchas regiones de nuestro país y del mundo entero parece que se apuesta por facilitar el acceso a los datos de los usuarios, repercutiendo directamente en su privacidad, la nueva propuesta de la UE precisamente buscará aumentar la protección de los datos privados de los usuarios.

El cifrado punto por punto

La nueva iniciativa de la Unión Europea consiste en la recomendación de impulsar el cifrado punto por punto, es decir, fomentar su empleo. Pero además, la propuesta también busca prohibir el uso de potenciales puertas traseras en esos sistemas de comunicación, tal y como recogen en Engadget.

El borrador de los Derechos Fundamentales de los ciudadanos europeos recoge ese derecho a la privacidad a través del siguiente párrafo: “La confidencialidad de las comunicaciones electrónicas asegura que la información intercambiada entre dos partes y los elementos externos de tal comunicación, incluidos cuándo se ha enviado esa información, desde dónde, hacia dónde, no serán revelados a nadie más que a las partes implicadas en la comunicación”.

Te puede interesar: ¿Por qué ha desactivado Amazon la encriptación en su sistema operativo?

Aunque estamos ante una propuesta que parece de sentido común y cuya aplicación incidiría en el beneficio de los ciudadanos, lo cierto es que en esta ocasión tampoco nos vamos a librar de la polémica, y ya se han escuchado las primeras voces en contra de esta propuesta, que chocará frontalmente con las regulaciones de ciertos países.

¿Pérdida de seguridad?

Lo que genera polémica en este caso no es otra cosa que la seguridad de los ciudadanos. Teniendo en cuenta que vivimos en una época de auge del terrorismo islámico en Europa, y que parece ser que buena parte de ese auge se debe a las facilidades que encuentran estos movimientos en Internet, las fuerzas de seguridad ven flagrante la nueva medida.

La protección de las encriptaciones y cifrado de datos mediante la prohibición de puertas traseras dificultaría la labor policial para vigilar este tipo de delitos. Lo que sucede es que tampoco podemos usar ese motivo para dar libre acceso a las autoridades sobre cualquier comunicación realizada a través de Internet.

¿Hasta dónde llegan los límites de la privacidad personal? ¿Deberían las autoridades tener carta blanca en todo este asunto escudándose en el concepto de protección ciudadana? Cuéntanos tu opinión y tu punto de vista en los comentarios.