Inicio Actualidad El carrete oculto en una cámara de 1929

El carrete oculto en una cámara de 1929

0
Compartir

La compra de productos de segunda mano está cada vez más de moda con aplicaciones para teléfonos móviles como Wallapop o Vibbo. Ebay lleva muchos años ofreciendo a los ávidos pujadores, productos usados que ofrecen precios asequibles a bolsillos algo rotos. En el caso que nos ocupa, un artículo comprado a través de una tienda que ofrece este tipo de productos consiguió sorprender al afortunado.

Te recomendamos: Adobe desarrolla un asistente virtual para el retoque de fotografías

Una cámara sin revelar

Martijn van Oers es un fotógrafo de 40 años que, recientemente, adquirió una cámara en una tienda de productos usados. En concreto la marca y modelo que compró fue una Zeiss Ikon 520/2, una cámara de aquellas que tenían un objetivo desplegable como aquellos juguetes que se podían adquirir en tiendas de barrio y mostraban payasos y muñecos varios al accionar el disparador.

El modelo fue creado en el año 1929 y soportaba rollos de película de 120mm. Cada uno de ellos podía captar hasta 8 fotografías en un tamaño de 6×9 cm. Su más de medio kilo de peso no impedía tomar instantáneas de un aspecto fabuloso. Igual de increíble fue el rollo que Marijn se encontró en su nueva cámara.

Recuerdos en el futuro

Con una etiqueta que decía Exposé, el fotógrafo no dudó en intentar obtener los recuerdos grabados en aquella cámara. Según su testimonio, el film databa de una fecha entre los años 40 y los años 70, con lo que iba a ser realmente complicado que el proceso de revelado tuviese una mínima esperanza de éxito. Pero gracias a la ayuda de su amigo Johan, aquellas imágenes en blanco y negro nacieron en pleno siglo XXI.

Después de investigar, subiendo las fotografías a su página de Facebook, uno de sus amigos consiguió identificar el lugar donde habían sido tomadas. Biarritz fue la localidad que estaba reflejada en aquel papel fotográfico y que había sido abandonado para que en el año 2017 un fotógrafo de origen holandés tuviese la suerte de toparse con él.

Sorpresas

Casualidades o no de la vida, pero seguramente aquel rollo en manos de otra persona habría acabado en la basura o mal revelado y su misterio habría pasado al olvido. Dejadme en los comentarios si alguna vez habéis comprado algún artículo de segunda mano y habéis encontrado algún regalo en su interior.

Fuente de imágenes: Instagram de Martijn van Oers

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here