Inicio Actualidad La rebelión en Deliveroo

La rebelión en Deliveroo

0
Compartir

No creo que sea una novedad si os hablo de malas condiciones de trabajo para los empleados de nuestro país. Una práctica cada vez más extendida nos remite a contratos basura, horarios incompatibles con una vida normal o sueldos miserables. Grandes compañías, algunas nacidas hace relativamente poco como es el caso de Deliveroo, utilizan mano de obra barata para reducir costes. Y llega un momento en que la situación explota.

Te recomendamos: UberEATS, el servicio de comida a domicilio de Uber, llega a Madrid

Huelga de repartidores

Este pasado domingo, 2 de Julio, los repartidores, riders como suelen ser denominados, han comenzado una jornada de huelga para exigir una mejora en sus puestos de trabajo. La huelga, que tuvo lugar de 20:00 horas hasta las 23:00 horas, tenía varias demandas como trasfondo. Por un lado, exigen la readmisión de los trabajadores despedidos, nada menos que quince, por haber dado voz a la manifestación. Quieren asegurarse 20 horas de trabajo a la semana como mínimo y, además, que haya al menos dos pedidos por hora.

Como medida de presión, y para que la gente conozca lo que hay detrás de esta aplicación para dispositivos móviles, se ha creado una cuenta en Twitter para dar seguimiento a la reivindicación. Muchos trabajadores de la plataforma, en palabras de la portavoz de Riders por derechos Laura Calvo, aguardan horas en la calle esperando una llamada que les indique que hay un pedido listo para llevar.

Esta plataforma ha nacido lejos de los sindicatos tradicionales del país ya que, según palabras textuales de la representante del colectivo:

“El funcionamiento de estos sindicatos no nos gusta. No creemos que sus dinámicas sean las más favorecedoras hacia los trabajadores”

Origen de la situación actual

La exigencia de una jornada y pedidos mínimos viene dada por sus actuales condiciones. La gestión de los pedidos con los riders se hace a través de una plataforma online. En esta red se gestionan los horarios y zonas a cubrir. Cuando es el momento de trabajar, los repartidores deben esperar en la zona pactada hasta que les llegue una notificación de pedido.

Desde ese momento tienen 30 minutos para entregarlo, con el yugo del GPS que siguen tanto Deliveroo como el cliente. Los precios, porque salarios sería demasiado concederles, son muy bajos. Los ciclistas se llevan a casa 4,25 euros por pedido, mientras que los conductores de motocicleta cobran 4,50 euros. ¿El problema? Si no les llegan notificaciones, no cobran.

Dignidad laboral

Es triste ver el reflejo de toda una sociedad en las condiciones laborales de unos trabajadores. Siempre que escribo este tipo de artículos busco un poco de concienciación hacia aquellos que no disponen de oportunidades laborales dignas. Porque trabajar, sea donde sea, debería ser algo digno.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here