Inicio Actualidad Traduciendo imágenes a recetas

Traduciendo imágenes a recetas

0
Compartir

Las inteligencias artificiales cada vez son menos artificiales. Estamos creando máquinas y cerebros que competirán dentro de muy poco con nuestro intelecto. De momento, su utilidad es más científica o curiosa que algo tangible que podamos cuantificar. A continuación os contaré como podemos aplicar la tecnología para simplificar el arte de la cocina.

Te recomendamos: Apple creará un centro de Investigación y Desarrollo en China

Investigadores de todo el mundo

Más bien, os voy a contar cómo investigadores de distintos lugares del planeta se han unido para crear una red de recetas que son mostradas a partir de una simple fotografía. Tres universidades han aportado materia gris al proyecto: la Universitat Politècnica de Catalunya, el Massachussets Institute of Technology y el Qatar Computing Research Institute.

Su ensayo, que podéis consultar a través de internet, detalla el objetivo del grupo. Por un lado, crear una de las mayores bases de datos de recetas e imágenes de comida o alimentos procesados. Por otro lado, su intención es utilizar dicha base de datos para entrenar a inteligencias artificiales. El objeto del entrenamiento es conseguir la identificación de una receta en concreto, en base al resultado final en forma de imagen.

Proyecto web

Para dicha experimentación cuenta con una página web, Pic2Recipe!, donde poder probar el funcionamiento de su proyecto. No es por quitar mérito a quienes se han puesto manos a la obra con esta ardua tarea, pero el funcionamiento, al menos de la web, deja bastante que desear. En mi caso, no se si a alguno de vosotros os pasará lo mismo, subí tres imágenes distintas y todas dieron como fatídico resultado:

“No matches (sin coincidencias)”

Según comentan, en el trabajo que han redactado, esta plataforma simplemente es un método para entrenar o enseñar a la red informática cómo distinguir ingredientes en las fotografías y, partir de éstos, poder redirigirnos hacia la receta adecuada. El entrenamiento también funciona en las máquinas y seguramente a base de seguir dando instrucciones, el sistema mejore.

Simples artificios

De todas formas, mi razonamiento viene dado desde un punto de vista totalmente profano ya que la mitad de las ecuaciones y explicaciones vertidas en el análisis de los investigadores me suenan a un idioma de otra galaxia. Lo que pretendía mostraros es que la inteligencia artificial tiene tanto usos profesionales como algunos otros más mundanos. Dejadme en los comentarios que os parece este proyecto y si lográis que una fotografía se convierta en receta no dudéis en contactarme.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here