Inicio Actualidad ¿Está en peligro la neutralidad en la Red?

¿Está en peligro la neutralidad en la Red?

0
Compartir

¿Os imagináis un internet en el cual es acceso a determinados servicios – almacenamiento en La nube, vídeo y audio en streaming – estén privilegiados en forma de un mejor acceso o mayor rapidez?

Del mismo modo ¿Os gustaría que para tener acceso a determinados contenidos en la red – Spotify o Instagram – tuvieses que pagar un plus dentro de vuestra tarifa de conexión a internet?

Te puede interesar: Piratería en internet: ¿robarías un bolso? Pues eso, y no otra cosa, es lo que se está dilucidando en estos momentos, en una guerra a varias bandas. Un conflicto bélico que promete ser encarnizado, por el enorme volumen de negocio.

Los contendientes son muchos: gobiernos, proveedores de acceso a internet, servicios de audio y vídeo en streaming y diversas redes sociales como Facebook.

Y a esta guerra, por si no hubiese suficientes contendientes, prodría sumarse SpaceX, la empresa de Elon Musk, que pretende dar acceso a internet, en los cinco continentes, con una enorme red satelital.

¿A qué llamamos neutralidad en la red?

En esencia, cuando hablamos de neutralidad en la Red, estamos hablando de que los proveedores de acceso a internet, dan acceso a los contenidos alojados en internet, sin privilegiar a unos sobre otros.

Eso, en lo concreto, significa que cualquier usuario de internet, puede poder navegar de la misma manera, esto habitualmente se dilucida en la velocidad de navegación, en cualquier sitio web que esté alojado en internet.

Esa neutralidad, también se aplica a las descargas, sobre todo las que tienen que ver con los servicios de streaming, de música y audiovisual, tan populares hoy en día. Por ello, cualquier internauta, debería de poder descargarse a la misma velocidad contenidos, pongamos por ejemplo, cuando escucha música en Spotify, que cuando está viendo una película en Netflix.

¿Qué permite la neutralidad en la red?

Como primera medida, la neutralidad en la red evita que nos encontremos, con diferentes velocidades de acceso y navegación, dependiendo a qué tipo de contenidos estemos consumiendo.

De no haber esta neutralidad en la red, estaríamos, hablando de diversas velocidades de navegación, lo cual es perjudicial para los internautas.

Al mismo tiempo, si se rompe la neutralidad en la Red, existe la posibilidad de que los proveedores de internet yugularán diversos tipos de contenidos, por múltiples motivos. Uno de ellos, quizás el más importante, tiene que ver con de la colisión con servicios similares que ellos oferten, para de ese modo eliminar a parte de su competencia.

Otro tiene que ver con que las empresas de telecomunicaciones acusan a las redes sociales, de «canibalizar» sus infraestructuras, esto es, las «telecos», son las que únicas que invierten en redes de datos.

Ya en el 2013, Verizon, AT&T y T Mobile – tres de los grandes proveedores norteamericanos de acceso a internet – literalmente «tumbaron», el servicio Google Wallet. La justificación que dieron Verizon, AT&T y T Mobile, tiene que ver con que Google Wallet, entraba en competencia con servicios similares, a los que estas «telecos» ofertaban.

La neutralidad en la red, también tiene que ver con la seguridad de nuestros datos, esto es, que nadie pueda interceptarlos, aunque siempre acaba habiendo un «Gran Hermano» orwelliano, que pretende controlar la Red.

Quien quiera pueda cambiar el término inventado por George Orwell, por el de Estado. En Xombit, podemos ver tres de las razones que aducen los Estados, para controlar las comunicaciones en internet.

Los ISP en pie de guerra contra la neutralidad en la Red

Los más interesados en quebrar la neutralidad en la Red, son los ISP, acrónimo en inglés, de Proveedores de Acceso a Internet, ya que de esa manera, al segmentar el mercado, sus beneficios aumentarían.

En el año 2006, Cisco y Motorola, intentaron crear tarifas diversas, en el acceso a la Red. Las dos «telecos» quisieron imponer las tarifas platino, oro, plata y bronce.

Cada una de esas tarifas, contaba con una diferente velocidad de navegación, y también con un precio diferente. Segmentar el mercado, sobre todo el de las telecomunicaciones, es siempre muy provechoso.

EE. UU., pionero en defender la neutralidad en la Red, ya en el 2016

En junio de 2016, ya hemos advertido que el debate viene de lejos, un juzgado federal, dictó sentencia, considerando el acceso a internet, como un bien básico, como lo pueda ser el agua, la electricidad o el teléfono.

La sentencia, de hecho, validaba la lucha, de lustros, de muchos colectivos de internautas por lograr la neutralidad en la Red, y al mismo tiempo, suponía un correctivo para varios ISP norteamericanos.

Nos referimos a empresas de telecomunicaciones, como Comcast o Verizon, que reducían selectivamente la velocidad de navegación y de datos, cuando los internautas accedían a diversos servicios de streaming, caso de Netflix. La FCC, Comisión Federal de Comunicaciones, en sus siglas en inglés, impidió, por tanto, que determinados ISP disminuyesen, selectivamente, la velocidad de navegación y descarga de datos.

Beneficiados y perjudicados con la sentencia

Los más beneficiados, por la sentencia fueron los internautas, ya que la sentencia judicial, certificaba el derecho efectivo a la neutralidad en la Red.

Esa neutralidad, se aplicaba tanto al acceso más habitual a internet, nos referimos a través de una conexión doméstica o empresarial, pero también – y eso no es baladí – en los accesos móviles a datos.

Un largo periplo judicial

La FCC, hasta esta última sentencia, y habiendo recibido varios varapalos de diversos órganos judiciales, para mantener la neutralidad en la Red, se apoyó en una norma federal de 1934.

Dicho reglamento permitía, que el gobierno federal estadounidense tuviese la potestad, para regular el mercado telefónico, sin necesidad de acudir a las cámaras legislativas.

Sin embargo, las «telecos» afectadas, aseguraron que habría guerra, y dispusieron a sus departamentos legales para la apelación ante la Corte Suprema. El objetivo era dejar sin efecto esa norma, que ha sido uno de los mayores logros, en regulación de telecomunicaciones, de la Administración Obama.

Ante la posibilidad de que la Corte Suprema, fallase en contra de la neutralidad en la Red, empresas como Google, Facebook, Netflix o Amazon, comenzaron a estudiar crear sus propias redes de datos.

Con ello, lo que pretendían evitar era, tener que depender de la infraestructuras de AT&T, T Mobile, Verizon y otras, que podían impedirles utilizarlas en cualquier momento, y sin previo aviso.

Donald Trump, con él llegó el escándalo

La llegada de Donald Trump, se está convirtiendo en un maremoto, también en el mercado de las telecomunicaciones norteamericano, donde el magnate inmobiliario es partidario de la desregulación.

De hecho, todavía colea, como se narrar en Voltaico, como influyó Rusia en los sistemas de votación durante las últimas elecciones presidenciales norteamericanas, en las cuales venció Trump.

La propuesta, de acabar con la neutralidad en la Red, ha puesto en pie de guerra a empresas como Facebook, Twitter, Google y Netflix, entre otras. De hecho, la salida de la administración Obama, ha hecho que la FCC, que había sido la punta de lanza, para asegurar el logro de la neutralidad en la Red, se haya convertido en «martillo de herejes».

Es esta agencia federal, la que está liderando la ofensiva contra dicha neutralidad, para lo que prepara una nueva batería de medidas, que favorecerán, únicamente, a los ISP.

Bajo el nombre de «Día de Acción para Salvar la Neutralidad en la Red», se celebró, el pasado 12 de julio, una acción coordinada de más de 80.000 sitios web, en los cuales se expusieron contenidos, sobre la necesaria neutralidad en la Red. Será el próximo mes de agosto, cuando al FCC decidirá, si se deroga la normativa sobre telecomunicaciones, aprobada por la Administración Obama. Hasta ese día, empresas y particulares, pueden presentar sus propuestas.

Por de pronto, el nuevo director de la FCC, Ajit Pai, el hombre elegido por Donald Trump para dirigir esa agencia federal, tiene fama de ser un talibán de la desregulación.

Todavía en estos momentos, y bajo el hashtag #NetNeutrality, es posible, en la red social Twitter, «colgar» contenidos que tengan que ver con el apoyo a la neutralidad en la Red. Entre los que apoyan la campaña, se encuentra el senador Bernie Sanders, que fue candidato, por el Partido Demócrata, a la presidencia de EE. UU., en las últimas elecciones presidenciales.

Vodafone Pass, contra la neutralidad en la Red

Vodafone Pass es una nueva tarifa de datos, que ha comercializado en España la multinacional británica, y que es el vivo ejemplo de la no neutralidad en la Red.

Aunque la tarifa, permite el acceso gratuito a ciertas redes sociales, establece dos tipos de módulos, con un precio desglosado de la tarifa básica.

El primero de esos módulos, con un precio de 3 euros, y con el nombre de Social Pass, es exclusivo para poder acceder a determinadas redes sociales. El otro módulo, que ha sido bautizado como Music Pass, está orientado a servicios musicales en streaming.

Debemos de recordar, que ya en marzo del 2015, la francesa Orange, sacó al mercado español, la tarifa Colibrí, especialmente indicada para los que se pasan todo el día en las redes sociales.

El acceso, bajo el precio de módulo de pago Social Pass, es para estos servicios, que se pueden encontrar en internet: Whatsapp, Facebook, Instagram, Twitter, Snapchat, LinkedIn, Flickr, Tumblr, Apple Music, Spotify, Deezer, Napster o Soundcloud.

Vodafone acusada de vulnerar la legislación europea

A pesar de que, con esta tarifa Vodafone Pass, desde ciertos ámbitos, se acusa a la «teleco» de vulnerar el artículo número tres, del reglamento de la Unión Europea, sobre la Neutralidad en la Red, desde Vodafone se niega la mayor.

Desde la operadora, se niega que se vulnere el articulado de ninguna ley o reglamento europeo, explicando que los servicios de internet pueden solicitar, libremente, la inclusión de los mismos dentro de la tarifa Pass.

Aun escudándose en ese argumento, que no vulneran ninguna ley española, Vodafone aporta el dato de que la legislación europea es lo suficientemente ambigua, como para dar lugar a interpretaciones. Además, los abogados de la empresa que dirige Vittorio Colao, aducen que ninguna norma europea, puede entrar en colisión con las leyes de cada estado, en este caso el Estado español.

Las «telecos» echan en falta un regulador en España

Las «telecos» que operan en España, también la británica Vodafone, echan de menos la existencia de un regulador español de las telecomunicaciones.

Actualmente, esas funciones las desempeña la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), un organismo que tiene que estar dedicado al tiempo, a muchos otros mercados.

Desde las operadoras, se considera que la CNMC es una entidad no demasiado específica, a la hora de la regulación, del importante mercado de las telecomunicaciones español.

¿A favor de la neutralidad en la Red? ¿Quizás en contra? Infórmate más detalladamente de esta controversia, en Voltaico y el resto de los blogs de Difoosion.

Fuente: Economía El País / Tecnología El País / El País / El Mundo

Imagen: Ian Lamont / Mike Mozart / Lars Zimmermann / woodleywonderworks / Beshef / GoToVan / Microservios / Jalisco Campus Party / Glyn Lowe / Sonia Belviso / Kai Hendry / Wikimedia / Mark Bonica / Michael Vandon / Marc Nozall / Wikipedia / Phil Roeder / Ged Caroll / wfabry / Cédric Puisney / Wikipedia

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here