¿Sabías que es posible abrir un coche con las llaves de otro?

¿Sabías que es posible abrir un coche con las llaves de otro?

¿Será posible abrir otro vehículo del mismo fabricante con el mismo juego de llaves?

0
Compartir

Se ha sabido que en efecto, las llaves de un automóvil pueden abrir las puertas de otro. Como por el ejemplo el caso ocurrido a una mujer de nombre Joanne Flueges, de Oakville, que asegura que utilizando las llaves de su Toyota Echo 2005 pudo desbloquear las puertas del Echo de otra persona. Publicó la historia en Facebook: a la salida de un festival de música en Mississauga el domingo por la noche, se equivocó de coche y terminó abriendo otro modelo idéntico estacionado en la misma zona.

Aunque esto ha sido siempre una leyenda urbana realmente puede ocurrir, así como le pasó a Joanne Flueges, efectivamente, abrir un automóvil que no pertenece a nosotros de la misma marca y modelo que el nuestro con nuestra llave es posible. La industria del automóvil lo ha documentado en muchas ocasiones.

Pero este no es el único ejemplo, con escribir en el buscador “abrir otro coche con mis llaves”, se puede encontrar multitud de entradas que hablan del mismo problema. Y es que esta es una realidad conocida y vivida por una gran cantidad de conductores que, sin quererlo, se han visto comprometidos en una situación totalmente surrealista.

Según Flueges, en una entrevista para Motherboard, dice que: “Intente encender el vehículo pero no pude, entonces fui a sacar el manual del propietario y miré alrededor, y pensé, oh dios mío, este no se parece a mi coche”. Tal fue el impacto de lo acontecido que la joven no dudó en publicarlo en Facebook para poder dar respuesta al propietario del coche. “Sólo espero que el coche de quien sea que haya robado no se sienta demasiado violado. Lo publiqué en Facebook para que los propietarios sepan que no fueron robados”.

Según Jacob Botden, cofundador de The Open Organization of Lockpickers, que es una empresa dedicada a informar acerca de la seguridad en las cerraduras, este problema se reduce a los costes de fabricación. En una entrevista para Motherboard explica cómo “las llaves del coche nunca fueron parte de la decisión de compra, es algo que se incluye en el acuerdo. Hasta que se publiquen más preocupaciones, publicidad y quejas, este no será un motivo de alerta para los fabricantes“.

Por ejemplo en el caso de una marca conocida como Honda, únicamente dispone de 3.500 diferentes combinaciones de bloqueo. Las posibles variantes a la hora de hacer muescas de una llave física no son infinitas, puesto que existe un número elevado, pero no infinito de combinaciones. Si las muescas de nuestra llave son muy parecidas a las de la llave de otro coche igual, puede ocurrir que logremos abrirlo, aunque las posibilidades son realmente remotas. Si la llave y la cerradura están muy desgastadas esas posibilidades son un poco mayores.

A raíz de todo esto en el año de 1995, las llaves de automóvil llevan en su interior un pequeño chip llamado transpondedor en el que están registrados los datos del vehículo junto a un código de seguridad. Cuando se introduce una llave al arranque, este envía una señal y si no corresponde, sencillamente no puede arrancar.

No hay comentarios

Dejar una respuesta