Inicio Actualidad ¿Y a ellos? ¿Cómo les ha cambiado la vida la telefonía móvil?

¿Y a ellos? ¿Cómo les ha cambiado la vida la telefonía móvil?

0
Compartir

Por lo general, tendemos a evaluar los logros de la telefonía móvil, en lo que respecta a los países desarrollados, donde la verdad, que pasemos de una conexión a 4G a una 5G, cuando llegue a España, poco nos cambia la vida.

Pero, en muchos lugares recónditos del Planeta, la telefonía móvil y los smartphone, pueden llegar a ser la diferencia entre poder sobrevivir y no hacerlo, e influye en otro tipo de cuestiones, también muy vitales.

Te puede interesar: Android Pay es una realidad en España, todo lo que se debe saber del sistema de pago móvil de Google

Dichas cuestiones, marcan la diferencia para poder recibir ayuda para el desarrollo, que permita sobrevivir a emergencias humanitarias, o poder pagar en el mercado con el móvil, evitando así el tener que llevar encima efectivo.

Smartphone, vital en la sabana africana

Pastores y agricultores masai en Tanzania y Kenia, pastores fulani en Benín o ganaderos borana en Etiopía, todos ellos logran grandes beneficios por el uso de la telefonía móvil.

La llegada de la telefonía móvil a esas comunidades, como cuando llega cualquier tecnología a zonas empobrecidas, permite que la supervivencia sea un poco más fácil.

De cara a estos profesionales de la ganadería, el acceso a la telefonía móvil, y por ende a las redes sociales, les permite compartir información, sobre donde están los pastos y donde hay agua. Esa información, es vital para la subsistencia de los pastores de los países africanos, sobre todo en momentos, como el verano, en los cuales encontrar forraje y agua para las bestias, puede ser complicado.

El acceso a esa información, puede suponer la diferencia entre perder el rebaño, o que su medio de subsistencia, el ganado, viva más allá del monzón.

Quizás llegue el momento en la sabana africana, que incorporen la tecnología que permite a las ovejas enviar un SMS de alerta, cuando se acerque a ellas un depredador.

Sin embargo, muchos de estos pastores, como es el caso de los samburu de Kenia, no confían demasiado en la información que se les pueda suministrar, sobre pastos o agua. En esto, como en todo, también existe la picaresca.

Trabajo en red

En la sabana africana, son también muchos los agricultores, que utilizan su smartphone para conocer las previsiones del tiempo, para saber así cuándo tienen que cultivar.

De esta manera, los agricultores son capaces de programar los cultivos, para que coincidan con el comienzo de la época de lluvias.

En el caso de los agricultores masai, la creación de redes sociales – nos referimos a una agrupación más o menos populosa de trabajadores del agro –, les permite salvar sus cultivos. Aquellos agricultores, los que solo tienen modelos muy básicos de teléfono móvil, se ponen contacto con usuarios de smartphone.

De esta forma, los usuarios poseedores de teléfonos inteligentes, se descargan completas predicciones meteorológicas, y pueden comunicarlas, por teléfono, al resto de la red.

Quien sabe si esto no será el comienzo de una tecnificación del campo africano, que pueda llevar a que, como en Japón, donde los robots sustituyen a los granjeros.

No es oro todo lo que reluce

Sin embargo, los masáis también han descubierto que el teléfono móvil, puede ser una fuente de quebraderos de cabeza, porque a veces, esta tecnología está al servicio del engaño.

Aprovechándose de que entre los masáis los préstamos se entregan en mano, algunos aprovechan las redes sociales, para concertar un préstamo, y posteriormente, robar al prestamista mientras se dirige a la cita.

Inclusive, como los pastores de la sabana africana suelen ser muy supersticiosos, algunos de ellos tienen pavor a utilizar el móvil, debido a que corren bulos de que a través de los móviles se puede realizar brujería.

Otro de los rumores más extendidos, es que se han dado casos entre los masai, de personas que han fallecido nada más responder una llamada.

Y para otros usos más mundanos

Debido a que «no solo de pan vive el hombre», los pastores de las llanuras africanas, bien es cierto que los más jóvenes, ya han encontrado el uso lúdico del teléfono móvil.

Muchos masáis, ya utilizan sus teléfonos móviles para, desde jugar a videojuegos, hasta para almacenar y escuchar música, pasando por el mero hecho de ligar.

En el caso de las mujeres masai, el smartphone, es una buena herramienta para relaciones prematrimoniales, en una sociedad en la cual ese tipo de comportamientos no están bien vistos.

China: pago con móvil

El dinero electrónico avanza imparable en China, y son muchos los que ya auguran que, es posible que en el país que gobernó Mao, el papel moneda deje pronto de existir.

Además, el pago con móvil, se ha extendido hasta a las compras más básicas. En cualquier mercado, de cualquier ciudad china, podemos ver los puestos de venta de comida plagados de códigos QR.

Una vez realizada la compra, el tendero le indica al cliente, dependiendo de qué tipo de género que se haya comprado, que código QR debe de escanear. En cuestión de segundos, el pago se ha realizado.

Una tendencia que va más, sobre todo en las grandes ciudades

Pagar con smartphone, aunque se ha extendido por toda China, está más presente en las grandes ciudades. Durante el 2016, los pagos móviles en China, llegaron a los cinco billones de euros.

De hecho, y aunque pueda parecer inconcebible, siendo los Estados Unidos de América la primera potencia tecnológica, las compras con móvil en China son 50 veces mayores, que las que se producen en el país donde gobierna Donald Trump.

La «plaga» del pago con móvil ha tomado tales proporciones que, en Pekín, en muchos restaurantes, la única manera de pagar es mediante smartphone. En la capital de china, se ha llegado a extremos tan inconcebibles, que inclusive los vendedores callejeros te muestran un código QR, para que se paguen las baratijas que venden.

Los mayores se resisten

Sin embargo, y como sucede también en otras latitudes, muchos mayores son reticentes a pagar utilizando su teléfono móvil, ya que los ancianos suelen ser reacios a la tecnología.

Algunos de ellos se escudan a su vista cansada, que les hace reconocer mejor los billetes, que los caracteres de la pantalla de tu móvil.

De todos modos, parte del rechazo que tienen los ancianos chinos a las nuevas tecnologías móviles, se deben, como en la mayoría de los países, a un desconocimiento evidente, que les hace reacios a pagar con móvil.

Unas enormes expectativas

Que China, se encuentre a la vanguardia del uso de dinero electrónico móvil, no es de extrañar, si sabemos que dos de las más grandes empresas de pago con móviles, Ali Pay y WeChat Pay, son propiedad de ciudadanos chinos.

De hecho, Ali Pay, de la mano del BBVA, acaba de desembarcar en España, producto de los muchos turistas chinos que visitan nuestro país, una tendencia de viaje que se acrecienta.

A eso se une que, la población china siempre ha sido muy reacia a pagar con tarjeta de crédito o de débito, lo cual se demuestra en que, no ha sido hasta el siglo XXI, cuando el pago con tarjeta de crédito ha despegado. Tal es el prometedor futuro del pago con smartphone, que las dos empresas que controlan el pago con teléfono móvil, Alibaba y Tecent, ya han puesto la vista en el mercado de los turistas chinos.

Sobre todo en los turistas de origen chino, que ahora tienen como una forma de diversión, viajar para visitar los lugares más recónditos de los cinco continentes.

Somalia: móviles contra una catástrofe humanitaria

Somalia es una tierra, en la que, desgraciadamente, es habitual en noticias que tienen que ver con hambrunas, sequías y catástrofes de toda laya.

En estos momentos, ante la nueva hambruna, el teléfono móvil se ha convertido en un aliado de las organizaciones del tercer sector, que ayudan a los somalíes, y que ahora reparten la ayuda humanitaria vía móvil.

Se calcula que 30.000 familias están recibiendo recursos a través de sus teléfonos móviles, en forma de dinero, que pueden utilizar para satisfacer sus necesidades más básicas. De hecho, la ONG Save the Children, ha transferido 47 millones de dólares, a las familias en peor situación, de manera que ellos pueden utilizar ese dinero discrecionalmente, para satisfacer sus necesidades más perentorias.

En estos momentos, la hambruna que sucede en el Cuerno de África, está producida por una pertinaz sequía, que ha arrasado los cultivos y matado el ganado.

Tanto los adultos como los niños, y esto último es lo más sangrante, sufren de desnutrición severa, y su único auxilio, pasa por la ayuda humanitaria que se les proporciona.

Los refugiados pagan con el móvil

Save the Children ha ensayado un nuevo modo de repartir la ayuda. En vez de los tradicionales insumos, que siempre se ha repartido en los campos de refugiados, se ha optado por el uso del móvil.

Ahora se reparte dinero, que se transfiere al teléfono móvil que se ha entregado a cada familia, para que haga frente a sus necesidades, principalmente las alimentarias.

Con ese dinero alojado en el smartphone, en este caso la familia Sukri, puede comprar los insumos básicos en las tiendas de Bur Salaak, el pueblo más cercano al campo. A la hora de pagar, lo hace con el dinero electrónico, que le ha proporcionado Save the Children en su móvil. Los pagos se pueden realizar a otro móvil e incluso a cuentas corrientes.

Los Sukri, que hasta hace tres meses no había utilizado un móvil, se les dio un cursillo básico para aprender sobre su uso, reciben de la ONG un total de 101 dólares norteamericanos, cada tres meses.

Un método seguro y que evita el fraude

El método desarrollado por Save the Children, es completamente seguro, y sirve desde para pagar varios kilos de patatas o para pagar un té en un bar, o cualquier otra minucia.

En este caso en concreto, cada una de las tiendas que hay en Bur Salaak, tiene su propio código para la transferencia del dinero de cada compra con móvil.

Eliminar el efectivo, es la mejor manera de luchar contra el fraude, ya que el dinero electrónico es trazable en todo momento, y se puede saber a donde ha ido a parar. Al mismo tiempo, este método, permite un mayor control de lo que gastan las familias, que se encuentran dentro del programa, permitiendo saber en qué lo invierten.

Con el control del gasto, se puede atajar rápidamente, cualquier mal uso del dinero, como pueda ser la compra de bebidas alcohólicas.

Somalia, una situación dantesca

Nuevamente, una sequía asola Somalia, provocando una nueva hambruna, debido a que los cultivos se echan a perder, y el ganado se muere de sed.

Es muy posible que ya en esta emergencia humanitaria, las organizaciones del tercer sector puedan utilizar los «mapas de desastre», que Facebook pone a disposición de las organizaciones humanitarias

Esta nueva catástrofe humanitaria, ha obligado a desplazarse a casi 740.000 personas, que ahora viven hacinados en los campos de refugiados que se han levantado.
El panorama más dramático, lo está sufriendo la infancia, ya que se estima, que de no recibir ayuda urgente, 275.000 niños podrían fallecer antes de fin de año.

¿Exploras utilizar nuevos métodos de pago? ¿Apasionado de las nuevas tecnologías y, también, de la ayuda al desarrollo? Aprende más sobre ambos temas en Voltaico y en el resto de los blogs de Difoosion.

Fuente: El País / Yahoo! Noticias / Cadena SER

Imagen: Dylan Walters / skeeze / iwanna / Erik Hersman / NASA / AMISOM Public Information / cherlyholt / photoglovey / Wikimedia / Ian Lamont / Fechi Fajardo / Wikipedia / Paolo Braluca / Sodexo USA / UK Departament for International Development / Oxfam East Africa / CafeCredit / K. Kendall /

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here