Casual contra tradicional

Casual contra tradicional

0
Compartir

Las comparaciones, como dice el refrán, son odiosas. Sin embargo, a la hora de debatir acerca de dos posturas, en principio, enfrentadas, se suele recurrir a las mismas para analizar mejor puntos fuertes y débiles de cada opción. Hoy me gustaría ser positivo y destacar las bondades de los videojuegos para dispositivos móviles frente a lo mejor de los juegos para consolas y ordenadores. La guerra está servida.

Te recomendamos: La nostalgia vende los videojuegos sin necesidad de publicidad

Niños jugando videojuegos

Jugando entre estaciones de metro

Obviamente, la tecnología detrás de un título para tu teléfono móvil está a años luz de los últimos lanzamientos de grandes estudios. Sin embargo, la portabilidad, cosa que Nintendo Switch ha conseguido entender a la perfección, sitúan a los dispositivos que llevamos en el bolsillo como una de las videoconsolas más utilizadas hoy en día.

La variedad y el precio son un factor muy importante. Tenemos miles de juegos y géneros listos para ser descargados en cuestión de minutos. La parte gratuita, siempre teniendo en cuenta los malditos micropagos, es muy amplia y muchas veces no quita ni un ápice de calidad al producto. Incluso existen juegos, realmente baratos, que triunfan en el mercado más convencional y son adaptados a móviles, como podría ser el caso de Limbo, para conseguir llegar a un público mayoritario.

La comunidad online, aparte de ser a coste cero, se sitúa como una de las razones por las que jugar en una pequeña pantalla. Simplemente necesitas un conexión a internet, cuidado no os paséis y a día 2 de mes ya acabéis con vuestra tarifa de datos, y podréis enfrentaros a jugadores de medio mundo en títulos tan exitosos como Clash Royale, Pokemon Go o Preguntados.

Nada mejor que el sofá de casa

De acuerdo, no te voy a comparar el último título de la saga Angry Birds con el esperado regreso de Hideo Kojima con Death Stranding. La calidad, y simplemente tecnología detrás de cada título, es incontestable. Resoluciones 4K imposibles con un ratio de frames digno de la mejor película de James Cameron, hacen de las plataformas convencionales una maravilla visual. Además, saben explotar el elemento del guión con estrenos cada vez mejor redactados.

Si realmente te gusta competir, esta es tu zona de juego. Encontrarás jugadores duros de pelar, otros más novatos pero con ganas de escalar puestos en las listas de mejores jugadores y algunos con malas artes y peor manera de perder. Los modos competitivos de ordenador, sobre todo, son símbolo de una nueva era donde las retransmisiones de e-sports crecen como la espuma.

El elemento nostálgico siempre hace acto de aparición. Porque a quienes ya vamos teniendo una edad, la palabra videojuego nos rememora una videoconsola con un peso considerable, un mando con cable y la televisión de tubo. Hablar de videojuegos es como hablar de una familia. Los padres serían PlayStation, Xbox y PC, mientras que los pequeños retoños estarían encarnados en móviles cada vez más potentes.

No hay comentarios

Dejar una respuesta