Inicio Actualidad Pruebas autónomas en situaciones de emergencia

Pruebas autónomas en situaciones de emergencia

0
Compartir

Todos hemos leído noticias acerca de coches eléctricos y autónomos cada vez más sofisticados. Con Tesla como máximo exponente en el mercado actual, el resto de marcas automovilísticas quieren dar pasos de gigante para acercarse a la verdadera, y revolucionaria, tecnología de la conducción sin intervención humana.

El coche de Google

Waymo nace a partir de la investigación en este campo que Google pone en marcha hace ya varios años. Su intención no es más que proveer a los ciudadanos de una manera más segura de conducir. Procurar a cualquier persona, por impedida que esté, convertirse en el conductor menos distraído y más alerta de los que circulan por la carretera.

Y en ese punto, el de la seguridad, entran en juego los múltiples sensores que acompañan a los vehículos de prueba de la compañía. Su misión es sencilla. Predecir movimientos de otros vehículos, incorporaciones desde carreteras que cruzan la nuestra o ver señales a metros de distancia. Con datos obtenidos de su propia página web, en Waymo afirman que:

“El 94% de los accidentes de tráfico en los Estados Unidos de América llevan un componente de error humano”

Pruebas con sirenas

Es en estos días cuando se ha desvelado, gracias al portal online TechCrunch, que la empresa está realizando pruebas en circuitos urbanos con vehículos destinados a emergencias.

El denominado Día del test de vehículo de emergencias ha servido como piedra de toque para los nuevos coches, en este caso más bien furgonetas, que la compañía está utilizando para recopilar más datos. La idea es utilizar sonidos de ambulancias, la forma de los coches de policía o las luces de los camiones de bomberos para generar una base de datos que permitan al vehículo inteligente detectarlos y actuar en consecuencia. Por otro lado, el área de pruebas que están utilizando para las pruebas de recogida de viajeros se sitúa en Phoenix.

Te recomendamos: Compartir un coche autónomo con desconocidos, una realidad en 2027

La buena tecnología

Como podemos ver, la realidad es que detrás de nuestros futuros coches autónomos existe una cantidad de trabajo inenarrable. Ya no sólo por la cantidad de datos que son recogidos en cada salida del vehículo, sino porque después, éstos deben ser analizados y trasladados a un software que permita su refinamiento en forma de programa guía. Cada vez está más cerca el día en que, por ejemplo, personas invidentes puedan salir a la calle y montarse en su propio coche. Un ejemplo más de lo que debería ser la tecnología en el siglo XXI.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here