Inicio Actualidad Emma vigila que no plagies

Emma vigila que no plagies

0
Compartir

Hoy en día, y os hablo desde el punto de vista de una persona que escribe la mayoría de días artículos, existe la tendencia de apropiarse de textos que no corresponden para conseguir mejores resultados a la hora de realizar publicaciones. ¡Quietos! Alguien ha llegado para evitar que esto siga sucediendo.

Te recomendamos: Este software colorea fotografías usando inteligencia artificial

Una mujer virtual

Os presento a Emma. Como buena inteligencia artificial, esta señorita virtual es una tecnología que aprende cuanta más información, por parte de nosotros los humanos, recibe. En su caso, su mente cibernética está programada para detectar la manera que tenemos de escribir y, de esta manera, determinar quién es el autor de una obra.

La manera de trabajar de Emma es muy sencilla. Para identificar al autor de un escrito se le enseña un texto de un mínimo de 8.000 palabras. Gracias a distintas, más de 50, variables matemáticas, la inteligencia artificial obtiene un acierto de más del 85% en las ocasiones en que ha sido utilizada.

Prueba con la beta

La beta ya está disponible en su página web. Simplemente tenéis que registraros en ella y Emma comenzará a aprender vuestro estilo de escritura. Habrá que subir, en el formato que vosotros elijáis, una pieza de vuestra escritura de mínimo 5.000 palabras que, según el robot, equivalen a 11 páginas. Una vez se analiza el archivo viene la parte entretenida.

Ahora ya podrás empezar a jugar con Emma. Sube un archivo, esta vez de 200 palabras, del autor que prefieras y espera a recibir la opinión de la ciber-policía de los plagios. Lamentablemente, en las pruebas que he estado realizando no he obtenido ningún resultado acertado. Intuyo que la razón principal de tanto fallo ha sido el idioma.

El ser una inteligencia artificial creada en el lenguaje de Shakespeare, seguramente al enseñarle e introducir textos en castellano ha dado por supuesto que cada vez que le mostraba párrafos en nuestro idioma era yo el propio autor. Sin embargo, al revelarle líneas escritas en inglés, su magnífica inteligencia daba como resultado que quien estaba detrás de aquello era un autor distinto a mi.

Gran fail

No negaré que el programa resulta curioso y que utilizado en inglés su utilidad suba de manera exponencial, pero en mi caso particular ha sido un auténtico y rotundo fracaso. Dejadme en los comentarios qué os parece que las máquinas también estén detrás de la búsqueda de textos copiados y, si experimentáis con Emma, decidme qué resultados habéis conseguido.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here