Inicio Actualidad Una biblioteca a lo grande: la cultura ya no ocupa lugar

Una biblioteca a lo grande: la cultura ya no ocupa lugar

1
Compartir

La cultura en general, y la literatura en particular, no han sido ajenas al desarrollo de la tecnología y especialmente a la miniaturización.

Los que siempre hemos leído recordamos como, y pese a lo que se dice, la cultura si ocupa lugar, en forma voluminosos libros y diccionarios.

De hecho, incluso el libro de formato electrónico, estará pronto obsoleto, con aplicaciones móviles como Inkitt, que permite la lectura en disposivos móviles de miles de libros en inglés.

Ahora, todo es más fácil, con un lector de libros electrónicos o una tableta que no pesan más allá de los 300 gramos y en su interior, podemos albergar cientos de libros, o cualquier otro tipo de documento en formato electrónico.

En menos espacio más datos

Ahora, en esta «cruzada» imparable por la miniaturización, desde los laboratorios de IBM, se presenta un cartucho de cinta magnética, en el cual se pueden almacenar lo equivalente a 330 millones de libros.

Se trata de un dispositivo muy parecido a una cinta magnética, pero que en este caso, cabe en la palma de la mano. El artefacto, acaba de lograr, también, un récord en densidad de información por pulgada cuadrada.

La densidad lograda es de 201 gigabits por pulgada cuadrada. Esto supone multiplicar por 20 la densidad convencional de una cinta magnética al uso. Te puede interesar: Un mercado de libros, a punto llegar a Windows Store en Windows 10

El logro de tal densidad de información, se consigue gracias a su tecnología de pulverización catódica, una técnica que no existía hasta este momento.

A pesar de que su época dorada ya pasó, todos recordamos las cintas de audio y las de vídeo magnéticos, que muchos nostálgicos todavía guardan como oro en paño. En lo que tiene que ver con gran empresa y grandes organizaciones, la tecnología sigue siendo válida, en el caso del almacenamiento masivo de datos.

Sin embargo, ese tipo de almacenamiento masivo, hace necesarias enormes cantidades de cinta y de buen tamaño. La explicación, de porqué se sigue utilizando lo que es una tecnología que debería estar obsoleta, es sencilla.

El uso de cintas magnéticas, para almacenar enormes cantidades de datos, permite tener unos costos moderados, mucho menores que si se utilizase otro tipo de medios, como podían ser los de tipo óptico.

En comandita con Sony

Además de IBM, esta nueva tecnología está participada por la división de Sony que se dedica de estos menesteres, que no es otra que Sony Storage Media Solutions.

La intención de esta nueva tecnología es que, de aquí una década, las soluciones de almacenamiento de datos, basadas en cintas magnéticas, sigan teniendo vigencia.

Por otro lado, lo que se busca es que, además de seguir sirviendo para realizar copias de seguridad de respaldo, también se pueda utilizar para soluciones de almacenamiento en La Nube. Sobre La Nube, nuestros compañeros de Rootear, nos dejan un interesante artículo, de cómo elegir el almacenamiento en La Nube que más nos convenga para nuestros intereses.

Por otro lado, a pesar de que la tecnología de pulverización catódica es más cara que otro tipo de cintas magnéticas, la mayor capacidad de almacenamiento de datos, hará que dentro de poco el precio del terabyte almacenado, sea muy competitivo.

Kindle, el rey

Si hablamos de libros electrónicos, o mejor dicho, de lector de libros electrónicos, hay que reconocer que el campeón absoluto es Kindle.

Se trata del lector de libros electrónicos, del gigante del comercio electrónico Amazon, y su primera versión salió al mercado en el 2007. Desde esa época, se ha desplegado 8 generaciones, siendo la última la bautizada como Kindle Oasis.

El nuevo gadget, tiene una pantalla de seis pulgadas, con una resolución de 300 píxeles por pulgada, y posee conectividad USB, WiFi y hasta 3G. Su memoria de almacenamiento interno es de 3 GB, lo cual es más que suficiente para almacenar cientos de libros, ya que por lo general un libro electrónico tipo, no pasa de los 300 kilobytes.

Quizás el principal problema de los lectores Kindle, es que, desde su nacimiento, tienen un formato propietario, que solo permite que sean leídos en los mismos.

Ese formato, MOBI, está muy alejado de formatos no propietarios, como es el caso de EPUB, pero es muy apreciado, por el enorme trozo de mercado que tiene Kindle. De cualquiera de las maneras, Amazon proporciona un software propio, se llama Calibre, que permite convertir libros en formato MOBI, en otro tipo de formatos, como es el más universal EPUB.

Libro electrónico en España: estado de la cuestión

Aunque podríamos hablar, del estado del libro electrónico en el mundo, nos hallaríamos en un estado de indefinición para interpretar los datos y aplicarnos a nuestro país.

Por ello, vamos a hablar de las líneas generales del libro electrónico en nuestro país, que en cierto modo tiene una idiosincrasia especial.

Un negocio con visos de futuro

Cada año que pasa, el número de libros electrónicos que se vende en España, no deja de aumentar. En el pasado 2016, se vendieron un 5,6% más de libros electrónicos, que en el año anterior.

Además, los nuevos autores que se auto publican sus obras, optan mayoritariamente por publicar en formato electrónico, debido a que las posibilidades de llegar a un público amplio, son mayores que si se publica en papel.

Grandes plataformas y tarifa plana

Si analizamos las ventas de libros electrónicos en España, nos encontramos con que, como en el resto de países, la mayor parte de las ventas, las realizan las grandes plataformas de comercio electrónico: Amazon, Google o Kobo.

La venta de libros electrónicos, desde otras plataformas o librerías, es prácticamente testimonial, logrando solo un 13,7% de las ventas.

Además, los grandes almacenes, caso de Casa del Libro, FNAC o El Corte Inglés, venden bajo el paraguas de esas grandes plataformas.

Por otro lado, se empieza a imponer la tarifa plana, en sitios web como 24 Symbols, Nubico o Kindle Unlimited, se paga una cantidad mensual, y eso permite el acceso a todos los libros del fondo editorial.

Las bibliotecas públicas dejan de comprar digital

Es uno de los efectos colaterales de la crisis, y producto de los recortes presupuestarios, que se han producido tanto en la administración central como en las autonómicas.

De cualquier modo, la economía no es la única responsable de esta situación, sino también, una cierta dejación de las administraciones públicas, y el Ministerio de Cultura.

Existe un proyecto, bautizado como eBiblio, que busca crear una gran biblioteca virtual a nivel nacional, a base de libros en formato electrónico.

A esta biblioteca virtual y digital, podrían acceder todos los ciudadanos españoles, menos los vascos, ya que Euskadi tiene su propio sistema de biblioteca virtual.

Eso se debe a que el País Vasco, ha desarrollado su propio sistema de préstamo digital, que recibe el nombre de liburuklik. En estos momentos, los préstamos son de 21 días. Pasados los cuales, el libro «desaparece» del dispositivo electrónico, donde se había almacenado, no pudiendo volver a ser prestado a ese usuario en concreto, por algún tipo.

Literatura de color rosa

Durante el pasado 2015, la ficción fue lo que más se vendió en libro digital, y en contra de la tendencia de varios años, la ficción romántica superó al género negro, algo nuevo, por primera vez en muchos años.

Tras la literatura rosa, revalida su tercera posición, como lleva sucediendo varios lustros, la socorrida novela histórica, ideal para estas vacaciones, ya caniculares.

A la hora de elegir títulos de libros electrónicos, os remitimos a un interesante artículo de nuestros compañeros de Xombit sobre libros que merece la pena leer antes de que hagan su adaptación cinematográfica.

Además, continúan sin subir, el número de títulos en formato electrónico, que tiene que ver con materias no literarias. El libro técnico, que, a priori, tendría que tener un promisorio futuro. ¿Qué ingeniero no prefiere llevarse 100 libros técnicos en un formato de tableta?, que tener que acarrear ese centenar de títulos en papel.

¿Qué amante del manga no compraría el Amazon Kindle Paperwhite Manga, especialmente diseñado para leer manga?

¿Eres aficionado a la lectura? ¿Todavía no te decides por el libro electrónico? Aprende más de estos temas en Voltaico o en el resto de los blogs de Difoosion.

Fuente: El País / Wikipedia / El Diario

Imagen: Germán Poo – Caamaño / Wikipedia / Paul Hudson / Marcin Wichary / Axel Tregoning / Robert Scoble / Andrew / John Blyberg / University of Scranton Weinberg Memorial Library / Mi BQ y yo / Rubén Vique / Ly Thien Hoang (Lee) / Alex

1 Comentario

  1. Hola Gonzalo,

    Me parece bastante interesante lo que dices, solo un par de comentarios por aclarar:

    1. eBiblio no es un proyecto, es una realidad. Yo lo uso a diario. No se trata de crear una gran biblioteca virtual, se trata de dar el servicio de préstamo en formato digital desde las Bibliotecas Públicas https://www.mecd.gob.es/cultura-mecd/areas-cultura/bibliotecas/novedades/destacados/ebiblio.html

    2. Efectivamente en el País Vasco cuentan con una plataforma propia que se llama eliburutegia http://www.eliburutegia.euskadi.eus/

    Ambos servicios, cada uno en su área de actuación, permiten que cualquier usario de las bibliotecas públicas lea libros en sus dispositivos… Los devuelva, reserve etc. Simplemente descargando la aplicación y solicitando los datos de acceso en su biblioteca

    Saludos y muchas gracias

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here