Inicio Actualidad Manuel Bartual, un misterio en tweets

Manuel Bartual, un misterio en tweets

0
Compartir

Las redes sociales, hoy en día, son uno de los ejes centrales de nuestra existencia. De acuerdo, puede sonar demasiado exagerada la afirmación, pero es una realidad. Utilizamos Facebook para buscar gente con la que hace años que no mantenemos contacto, además de cotillear lo máximo posible, YouTube hace que podamos encontrar miles de tutoriales y horas de entretenimiento diarios, LinkedIn ayuda a la búsqueda de contactos en el ámbito profesional y WhatsApp sirve de barra de bar para charlar gastando batería.

Redes sociales en el movil
Redes sociales en el movil

Te recomendamos: PublishOn, programa tus fotos en Instagram y Twitter

Twitter resurge

Hoy la red social protagonista del artículo es Twitter. Ya tenía en mente sacar un artículo comentando los cientos de imágenes que, con el toque de humor perfecto para la situación, ridiculizaban al miembro de ISIS apodado El Cordobés, pero ha aparecido un protagonista inesperado que nos ha devuelto la esperanza en la existencia de personas tan ingeniosas como capaces de contarnos historias de la manera más curiosa posible.

Protagonista de la semana

Dejadme que vaya en orden cronológico, porque de lo contrario os váis a perder nada más comenzar a leer la historia. Empezaré presentando al autor del hilo más famoso de Twitter a estas horas, Manuel Bartual. Según su biografía en la red social, Manuel es un dibujante, entre otras publicaciones, para Orgullo y Satisfacción, una publicación mensual que resume las noticias del país de la forma más satírica posible.

Inicio de los misterios

El 21 de agosto Manuel comienza una misteriosa historia de persecuciones, personas idénticas y lugares que parecen el reflejo unos de otros con este tweet:

“Esta tarde estaba leyendo en la terraza de mi habitación cuando he escuchado que la puerta se abría. Y a este viaje he venido solo”

A partir de aquí y, de momento, hasta las 18:15 horas del día de hoy, domingo 27 de agosto, la situación es la que os paso a relatar. Un hombre entra en la habitación de Manuel, busca entre sus cosas y habla de manera desordenada sin que pueda entenderle. Lo más extraño es que lo vuelve a ver a la hora del desayuno y esta vez le habla de una manera totalmente normal, tanto que piensa que no es ni la misma persona. Por cierto, a Manuel le han robado una camiseta.

Al volver a su habitación descubre un lápiz en el suelo, no es suyo. Da un paseo por la playa y observa que dos personas, una es el señor alto y la otra no llega a reconocerla, pero juraría que lleva puesta su camiseta. Decide empezar a seguirle. Para su sorpresa, esa persona es muy parecida a él. ¿Lo más inquietante? Que el individuo ha hecho exactamente, en el mismo orden, las mismas actividades que hizo Manuel al llegar a la zona de vacaciones.

De vuelta al hotel, Manuel descubre un mensaje secreto enrrollado en el papel del váter. Dice lo siguiente:

“Estás en peligro. Lo mío ya no tiene solución, pero tú todavía puedes salvarte. Ve a la otra habitación y quédate en ella. No es una broma”

Cavilando qué puede ser eso de la otra habitación, Manuel llega a un hotel que luce exactamente igual al suyo salvo que la distribución es un reflejo perfecto, como si lo mirase a través de un espejo. La habitación 328, que es la suya, de ese otro hotel también se puede abrir con su tarjeta. Entra, pero sale huyendo al cabo de unos segundos al descubrir que hay alguien más dentro. Era el otro Manuel que sale corriendo hacia él. Por suerte logra alejarse lo suficiente.

Decide volver a casa y dejar esta historia atrás. Al llegar a su bloque, Manuel recibe un paquete del conserje que contiene una captura de pantalla de su timeline de Twitter con una cruz roja amenazante. Desde su ventana puede observar al otro Manuel mirándole fíjamente, con lo que decide ir a comisaría a denunciar la historia. Al volver, de una visita poco fructífera, decide que tiene que volver al hotel, pero no puede. Donde debería estar la puerta de salida de casa, solamente hay una pared en blanco. Las habitaciones ya no están en el mismo sitio y sólo hay una ventana desde la que puede ver…¡la piscina del hotel!

Para acabar descubre que el otro Manuel está dentro de casa y comienza una pelea con él. Consigue encerrarse en el baño, que de una manera que no comprende se convierte en el baño de la habitación 328. Con el lápiz que encontró en la habitación y el rollo de papel, deja un mensaje para un futuro inquilino. Manuel le encuentra.

En los últimos mensajes aclara que todo era una historia inventada mientras estaba de vacaciones con su hijo y su novia. Que no hay de qué preocuparse. Y acaba en un punto, no sé si final, los tweets de la historia con este mensaje:

Dejadme en los comentarios si ya conocíais la historia de Manuel y qué os ha parecido la repercusión que ha tenido en Twitter.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here