Inicio Actualidad Abuelo, este es el coche del futuro

Abuelo, este es el coche del futuro

0
Compartir

No sé vosotros, pero yo muchas veces me he planteado cómo serán las cosas en el futuro. No me refiero a temas como coches voladores o viajes en el espacio, estoy hablando de estas cosas que usas diariamente y que poco a poco van actualizándose. Seguramente nada será como uno lo dibuja en la mente. Quizás seamos capaces de ver el futuro. Aunque dentro de muchos años.

Te recomendamos: Tesla Model 3, por fin un eléctrico asequible

El abuelo que vio el futuro

Hace unos días pude ver un vídeo en el que un señor de 97 años era invitado por su nieto a conocer un coche de la compañía Tesla. Ahora os contaré las principales características del vehículo que sorprendieron al anciano canadiense, pero lo primero que deberíais hacer es darle click al vídeo. Después podréis leer lo que más me llamó la atención.

Lo primero que el nieto cuenta a su asombrado abuelo es que su coche simplemente tarda tres horas y media en cargar de manera total la batería que integra su querido Tesla. Claro, eso si utiliza su cargador acoplado en el garaje. En caso de utilizar un Supercargador de la compañía, en una hora aproximadamente podrá tenerlo listo para salir de nuevo a la carretera.

De acuerdo, basta de cháchara. Ya tenemos al simpático señor subido a modo de copiloto en el coche. Descubre, lo primero, que no existe ningún tipo de botón o rueda que controle temperatura, radio o demás instrumental. La pantalla central que controla el vehículo es otro gran descubrimiento para el senior de la familia.

El coche ya se puso en marcha. Bonito vecindario, movimientos suaves y lo que más destaca en esos primeros metros es lo silencioso que le resulta viajar a bordo. Aunque la última sorpresa vendrá en forma de aceleración instantánea. Gracias a los distintos modos que proporciona el coche, si se selecciona el Modo Absurdo, Ludicrous en inglés, se pasará de 0 a 100 en tan sólo 3,1 segundos. La reacción con las manos en la cabeza del abuelo no tiene desperdicio, al igual que la expresión que define la sensación:

“Oh, boy!”

Cristales opacos

Nuestra forma de ver la tecnología resulta simplemente una lente bien curvada que permite reflejar una generación nacida entre películas, literatura y objetos altamente innovadores. Quizás deberíamos plantearnos un cambio de gafas para observar la vida desde los cansados y trotados ojos de aquellos que han visto cosas, como diría aquel replicante de Blade Runner, que nunca creeríamos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here