Inicio Actualidad Tesla Model 3, por fin un eléctrico asequible

Tesla Model 3, por fin un eléctrico asequible

0
Compartir

Hasta la llegada de Elon Musk y Tesla, existía una escisión en la ecuación coche eléctrico y precio, cuanto más eléctrico, el vehículo tenía un mayor coste.

Todos los modelos, la mayor parte híbridos, aunque alguno completamente eléctrico, tenían unos precios mucho más elevados que sus pares de motor de explosión.

Sin embargo, el emprendedor sudafricano, nos referimos a Musk, siempre había augurado un futuro en el que los vehículos de motor de explosión desaparecerían y serían sustituidos por modelos eléctricos.

Te puede interesar: Tesla T1, el coche impulsado por energía eólica. En un primer estadio, se consolidarían los motores eléctricos, y en una segunda fase, en un horizonte a diez años vista, los vehículos eléctricos pasarían a ser de conducción autónoma.

Ese tiempo ya ha llegado: el Model 3 promete convertirse en un vehículo completamente eléctrico, de un precio asequible y también, en unos años, de conducción autónoma.

A pesar de los contratiempos que lleva sufriendo la conducción autónoma, con accidentes muy sonados, todo parece indicar que, sin solución de continuidad, la conducción terminará siendo autónoma.

El Model 3 ya es una realidad

A pesar de que la producción todavía no está a pleno rendimiento, el mentor de Tesla, SpaceX y otras, entregó las primeras unidades de Model 3, en una sobria ceremonia que se celebró en La Meca de la tecnología, Silicon Valley.

Tal como ya auguró Elon Musk, finalmente, Tesla se ha convertido en una compañía que fabrica tanto software como hardware, cuyos resultados son, hasta ahora, el Model S y el Model 3.

En cierto modo, el Model S no fue sino un banco de pruebas de tecnologías que ahora recoge el Model 3, un coche eléctrico que aspira a convertirse en un vehículo de masas.

Nuestros compañeros de Voltaico, nos muestran uno de los primeros vídeos en los cuales se puede ver evolucionar un Tesla Model 3, recién salido de su fábrica de Fremont.

Model 3, un nuevo concepto

Con este nuevo modelo de automóvil de Tesla, que el fundador de la compañía, no ha dudado de equiparar con el Volkswagen, etimológicamente «el coche del pueblo», pretende volver a convertirse en un nuevo coche de masas.

Tesla, el fabricante de automóviles, crea un nuevo concepto de vehículo, diferenciado del Model S. Nos encontramos, en primera instancia, con un coche de un precio más asequible.

Una de las primeras novedades es, que las actualizaciones de su software, las recibirá de manera inalámbrica, tal como las puedan recibir los teléfonos móviles con sistema operativo Android o iOS. Con ello, también se evoluciona hacia un concepto de vehículo que está conectado, con diversas tecnologías, por lo que puede, en todo momento, actualizar su software, así como recibir información de su entorno.

Entre esa información, se pueden encontrar, desde datos en tiempo real del estado del tráfico hasta, también en tiempo real, información sobre la meteorología o de la existencia de incidencias de todo tipo, en la vía por la que transita.

En el Model 3, todo está centralizado en una pantalla, con la cual el conductor puede interactuar en todo momento, estableciendo parámetros de cómo quiere que sea la conducción.

Autopilot, conducción asistida

Se trata de uno de los sistemas de software, en los que más esperanzas ha puesto la compañía de Elon Musk. Si bien estamos en la prehistoria de la conducción autónoma, por ahora es «asistida», el objetivo final es que sea completamente autónoma.

Cuando hablamos de autónoma, de lo que hablamos es de que los futuros vehículos Tesla, te vendrán a recoger y te dejarán en destino sin que el conductor se vea obligado, en ningún momento, a tener que ponerse a los mandos del vehículo.

De hecho, ya en noviembre del 2015, una actualización del Model S, permitía ciertos automatismos, como aparcamiento autónomo o cambiar de carril de modo automático. Este futuro, que casi ya es presente, en el caso del Model 3, se concreta en estar dotado de varios radares, siete cámaras, doce sensores ultrasónicos y un «cerebro».

Lo que podríamos calificar de CPU, está encargada de procesar todo ese maremágnum de datos, y ha sido fabricado por la tecnológica Nvidia, que hasta ahora fabricaba tarjetas gráficas.

Sin embargo, para poner operativa la conducción asistida del Model 3, hay que pagar un extra de 5.000 dólares. A partir de ahí, son todo pagos extra, por funciones que Tesla considera como pluses.

En caso de querer, cuando esté operativa, utilizar las funciones de conducción autónoma, habrá que pagar un sobreprecio de 3.000 dólares.

Tesla aprende de la experiencia

En esto, como en otras cosas, Tesla no hace sino seguir la senda abierta por redes sociales como Facebook o Twitter, esto es, apropiarse de los datos de navegación de los usuarios.

En el caso de los vehículos Tesla, los datos que recaba de sus vehículos, son todos los que tienen que ver con la conducción y de los sensores de los que van equipados los vehículos.

Tesla tiene a su diposición, información de dos mil millones de kilómetros que han recorrido los vehículos que ha vendido hasta ahora, información que es valiosísima para el fabricante de automóviles. Esos datos tienen una gran diversidad, y entre ellos se encuentran, desde condiciones de conducción ha trazado de las carreteras, pasando por la información recogida por los demás sensores.

Todos esos datos, producto de la experiencia de conducción, que han tenido los modelos Tesla, se están utilizando en diseño de algoritmos, que permitan, en no mucho tiempo, que los modelos de Tesla puedan acceder a una conducción autónoma.

Es cada vehículo el que genera algoritmos de conducción autónoma, estableciendo como debiera ser la misma, en contraste con cómo están conduciendo los conductores humanos, al mando de cada uno de los «bólidos» de Tesla.

Las aplicaciones, también para Model 3 y Model S

Del mismo modo que para los smartphone, se desarrollan miles de aplicaciones, que pretenden «sacarle todo el jugo» a la tecnología móvil, no pasará mucho tiempo hasta que se comiencen a desarrollar aplicaciones para vehículos Tesla.

De hecho, ya existe una aplicación de asistencia técnica, que indica, a partir de la localización de cada vehículo, donde puede encontrar los puntos de recarga eléctrica más cercanos, así como los de asistencia mecánica.

Inclusive el propio Elon Musk, ha vaticinado el desarrollo, cuando la conducción autónoma sea ya una realidad, de aplicaciones con las cuales los propietarios de vehículos Tesla, puedan ceder sus vehículos, cuando no lo están utilizando. Otra de las ideas visionarias de Elon Musk, es la de crear una enorme flota de vehículos, que darían servicio de taxi, como lo pueden hacer actualmente Uber o Bla Bla Car.

De esta manera, los propietarios de vehículos Tesla, podrán hacer un buen dinero, con su vehículo en propiedad, mientras no lo estén utilizando, con lo cual, seguramente las necesidades de vehículo privado serán menores.

Pero todo no es de color de rosa

La primera de las noticias, no tan buenas, que es una obviedad después de haber tenido acceso a los últimos resultados financieros de la compañía, es que Tesla todavía no es una empresa rentable.

Además, y debido a la incertidumbre que rodea la producción del Model 3, se han recibido ya 65.000 cancelaciones de reserva para es modelo, lo que implica que la automovilista «solo» tendrá que producir 455.000 vehículos.

Otro de los datos, no tan acaramelados, es que el propio Elon Musk ha reconocido que se ha pillado los dedos con sus previsiones de fabricación del Model 3, con lo que el vehículo no podrá servirse hasta el 2018.

El Tesla Model X tendrá un menor precio

Con lo cual, es muy probable que, al menos en un primer momento, se fabrique el Model X a pérdidas. Se trata de una nueva estrategia comercial para vender más coches, y de ese modo que sus costes de fabricación sean menores.

En un primer momento, Musk refirió que el Model X tendría un precio 5.000 dólares superior al coste del Model S, con un nivel similar de equipación.

De lo cual, debemos de colegir que, al menos en un primer momento, Tesla estaría perdiendo dinero con la fabricación, aunque pueda recuperarlo después con un mayor volumen de ventas. Se trata de un modelo que ha adquirido un cierto prestigio, después de que uno de estos vehículos condujese, en conducción autónoma, a un infartado a las urgencias de un hospital.

A Tesla ya le ha salido competencia

Y esta competencia proviene de una empresa alemana de nuevo cuño, que ha sido bautizada como Terra E, y que ha anunciado la construcción de una de las mayores fábricas de baterías a nivel mundial.

Con ello, entra en colisión directa con Tesla, que también anunció la construcción de varias plantas de fabricación de baterías, para surtir las necesidades de producción de los automóviles Tesla.

De hecho, una de esas fábricas se encuentra en el desierto de Nevada, y es propiedad conjunta de Tesla y Panasonic, desarrollando un nuevo concepto de baterías de gran capacidad. Terra E ha anunciado que se encuentra evaluando cinco candidaturas en Alemania, como probables sedes de su factoría de construcción de baterías. La capacidad de fabricación será de 34 gigawatios / hora.

Terra E es un conglomerado en el que participan 19 socios, y sus previsiones son que la fábrica comience a operar en 2019, y que para el 2029 esté a pleno rendimiento.

¿Te gustaría tener un Tesla Model 3? ¿Quizás un Model S o el más moderno Model X? Aprende más sobre Elon Musk, Tesla y la conducción autónoma en Voltaico y en el resto de los blogs de Difoosion.

Fuente: El País Tecnología / El País Economía / motorpasión

Imagen: Steve Jurvetson / Charlie / The Community, Pop Culture Geek / Championnat Européen de DRIFT / Kārlis Dambrāns / João Trindade / Adrian Korte / Don McCullough / Rich Menga

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here