Inicio Actualidad Cyberbullying, una triste realidad

Cyberbullying, una triste realidad

0
Compartir

El acoso es una triste realidad que sufren, además de adultos, muchos niños y niñas, que ven como las aulas, donde debieran de vivir plenamente, se convierten en un verdadero infierno.

La tecnología, esta vez, se convierte en un arma de doble filo, porque debido a las redes sociales, el acoso se traslada de las aulas a la vida personal de esos pequeños, extendiendo la persecución a las 24 horas del día.

Hemos llegado a un estadio del desarrollo tecnológico, en el que los niños y niñas tienen acceso a su propio smartphone a edades más tempranas. Y eso, además de ventajas, tiene sus complicaciones. Si para los padres es un alivio, tener localizados a sus hijos las 24 horas del día, también es terreno abonado para el cyberbullling.

Redes sociales como Twitter, desactivan, durante 12 horas, aquellas cuentas de la cuales se puede sospechar que se están utilizando en campaña de ciberacoso.

Testimonios estremecedores

La fundación ANAR (Ayuda a Niños y Adolescentes en Riesgo), ha documentado en 2016 un total de 1.207 casos de acoso escolar, y se piensa que eso es solo la punta del iceberg.

Los testimonios son estremecedores, como el de un niño de 13 años, que recibió amenazas de muerte por WhatsApp, diciéndole que iban a ir a buscarle a casa para ultimarlo.

Un mal que potencia la tecnología

Es lo que ha detectado la fundación ANAR; si antes el acoso se circunscribía al horario escolar, ahora, debido a que los niños cada día tienen acceso a la tecnología a edades más tempranas, el ciberacoso, se puede producir durante las 24 horas del día.

Ahora, los acosadores, pueden ejercer la persecución a todas horas, ya que hay que tener en cuenta que redes sociales, como Facebook, no cierran nunca.

Esa capacidad de hostilizar a sus víctimas 24 x 365, les da una sensación de poder, que refuerza sus conductas de acoso, extremándose las mismas.

WhatsApp, la herramienta preferida de los acosadores en España

Un reciente estudio de la Universidad del País Vasco, muestra que lo más habitual, es que el ciberacoso se produzca por medio de aplicaciones de mensajería instantánea, sobre todo WhatsApp.

El ciberacoso se hace más habitual, a medida de que los acosados tienen más edad, sin que ello signifique que los acosadores dejen de utilizar, métodos offline de hostigamiento: amenazas, ataques aprovechando la superioridad numérica, etcétera.

El ciberacoso, es más habitual a medida que se llega a la adolescencia, una edad en la cual la persona comienza a ser más autónoma, y muchas de sus vicisitudes no son comunicadas a los padres.

Instagram, la red social donde más acoso se produce en el Reino Unido

Un estudio, llevado a cabo por la ONG británica Ditch, ha concluido que, al menos en las islas británicas, la red social más utilizada para perpetrar acoso es Instagram.

El estudio, se ha llevado a cabo encuestando a más de 10.000 personas, de las que, una gran cantidad, habían sufrido en algún momento, situaciones que entrarían dentro de ciberacoso.

Instagram ya es una red social con un cierto éxito, ya que la utilizan mensualmente alrededor de 600 millones de usuarios, y la mayoría de ellos tienen una edad entre los 16 y los 24 años.

La clave para el éxito entre los acosadores, es una nueva función que originariamente solo tenía SnapChat, y se llama historias. Se trata de imágenes que se envían, y que en 24 horas se borran automáticamente.

Facebook: cruzada contra los acosadores

Ante esa situación, del uso de las redes sociales para promover el acoso, algunas de ellas, como es el caso de Facebook, ha puesto en marcha una serie de filtros.

Esas salvaguardas, se encargan de borrar esos contenidos, en cuanto se percibe que se está utilizando algún perfil, para perpetrar ciberacoso, o cualquier otra conducta similar.

Inclusive, la red social de Mark Zuckerberg, ha creado un Centro de Seguridad donde los usuarios, principalmente padres y educadores, se pueden informar sobre qué se considera ciberacoso y cómo evitarlo. A pesar de todo, son muchas las voces críticas, ya que tanto Facebook como Instagram, tiene tantos millones de usuarios, que es imposible que se haga un seguimiento, de cada caso de potencial acoso que se pueda estar produciendo.

De cualquier modo, el actuar de Facebook, es dar una de cal y otra de arena, después de que se haya sabido lo fácil que es acosar a una persona, utilizando Facebook Messenger.

Instagram y su sistema de filtrado de palabras

Instagram, que depende orgánicamente de Facebook, también ha puesto manos a la obra para evitar caso de ciberacoso. En su caso, ha desarrollado un sistema de filtrado de palabras clave.

De este modo, pretende poder localizar los casos en los cuales se está produciendo acoso, y a partir de ahí, llevar a cabo una investigación más exhaustiva de cada caso, para determinar si procede sancionar al usuario.

Además, esta red social centrada en compartir imágenes, también dispone de formularios, en los cuales los usuarios pueden denunciar imágenes de carácter inapropiado.

Pedir ayuda es fundamental

Está demostrado que, una de las principales armas, para defenderse del acoso es contarlo, de ese modo, además de denunciar al acosador, se logra rebajar el estrés que produce ser víctima de acoso.

Sin embargo, los datos muestran que los acosados suelen esperar hasta un año, antes de comunicar a sus allegados. que están siendo sometidos a acoso y/o ciberacoso.

Otro aspecto importante, es concienciar a la sociedad de que el acoso es un tema grave, contra el que hay que tomar medidas. Además, conviene también, enseñar al entorno del acosado cómo debe de actuar ante esas situaciones.

Los padres de los acosadores, sorprendidos por la actitud de sus hijos

También son muchos los padres de los acosadores, que se llevan las manos a la cabeza cuando se descubre que sus hijos, están martirizando a compañeros de estudios o conocidos.

La primera reacción de los padres de los acosadores, es la incredulidad, ya que suelen desconocer esa faceta de sus hijos, sobre todo porque muy pocos de ellos monitorizan la actividad de sus retoños.

Inclusive, muchas veces, cuando se les muestran pruebas del acoso que desarrollan sus hijos, siguen sin creerlo.

La prevención es esencial

Para evitar las situaciones de acoso y ciberacoso, es vital prevención y la formación, tanto para evitar la presencia de acosadores como de acosados.

Para ello, es esencial la labor preventiva, que se realiza tanto en la escuela, como con los padres y educadores, para de ese modo descubrir, ese tipo de comportamientos, casi en el mismo momento en el cual se inicia, con el fin de cortarlo de raíz.

Bien es cierto, que la sociedad, cada día que pasa, está más concienciada contra estos problemas de acoso y de ciberacoso, pero todavía es necesario hacer más. Iniciativas de este tipo, incluso dentro del marco de las redes sociales, la tenemos en Kuddle, una red social surgida en 2014, y que enseña a los niños a hacer un uso responsable de la tecnología e internet.

España muestra datos preocupantes

Un reciente estudio, sobre el uso de redes sociales por adolescentes en España, muestra que uno de cada diez mensajes puede ser calificado como acoso.

Además, son muchos los padres que se preocupan de que sus hijos, no sean objeto de acoso, pero lo que casi nunca piensan, es que sus hijos puedan jugar el rol de acosadores.

Para evitar ambos problemas, es esencial que los padres y tutores, monitoricen el uso que sus hijos hacen de las redes sociales.

Los padres, principales agentes pedagógicos

Una correcta actitud de padres y tutores, para que sus hijos no se conviertan ni en acosadores ni acosados, pasa por un uso compartido de las redes sociales.

En esos momentos, juntos ante las redes sociales, los progenitores deben enseñar, que se puede y que no se puede subir a sitios como Facebook o Instagram.

También deben de enseñar, que subir contenidos que supongan una burla para terceras personas, es algo que no se puede tolerar y que es una actitud que se debe de evitar.

Se debe de desarrollar la empatía en los hijos, además de informar que, esas conductas pueden tener algún tipo de sanción legal, que puede inclusive acarrear penas de cárcel.

Videojuegos, la última frontera del ciberacoso

Se trata del nuevo campo de juego, en el cual se reproduce el ciberacoso, debido a que actualmente los videojuegos ya son en línea, y los jugadores pueden hablar con sus compañeros de partida.

Lo más habitual en este nuevo tipo de acoso consiste, desde realizar partidas para vejar a uno de los jugadores, a humillar a los mismos, con las aplicaciones de chat que tienen muchos de esos juegos.

Y todas estas consideraciones, negativas desde su raíz, a pesar de que, recientemente, UNESCO ha anunciado que jugar a videojuegos, nos hace mejores personas.

¿Has sido víctima de acoso o ciberacoso? ¿Quieres conocer más sobre este tema? Encuentra esa información en Voltaico o en el resto de los blogs de Difoosion.

Fuente: El Diario / La Razón

Imagen: Marco Verch / Martín Garrido / Jennifer Boyer / Dick Thomas Johnson / Antonio Tajuelo / SAM Nasim / Kārlis Dambrāns / Blogtrepreneur / Amy Wardlaw / US Departament of Education / Emily Posel / craftivist collective / torbarkhooper / Ronie Mcdonald / Lance Nellson / Stefans02

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here