Inicio Actualidad La evolución de los wearables

La evolución de los wearables

0
Compartir

Para empezar, expliquemos qué son los wearables. Es lo que se denominaría es castellano “llevar puesto”, con lo cual su definición más sencilla es que se trata de un dispositivo tecnológico que llevamos encima.

Hoy en día, tenemos un amplio abanico de estos dispositivos, desde smartwatches hasta auriculares Bluetooth, pasando por las gafas de realidad virtual.

Cuál fue el primer wearable, como tal

Hagamos un repaso de su historia; se podrían definir como los primeros wearables las gafas de ver, que datan del siglo XIII, más adelante vendría el resto de accesorios, entre ellos los relojes, anillos, etc. En el siglo XX, empiezan a ser más populares, ello conlleva un diseño más sofisticado incorporando partes tecnológicas.

Se podría definir al mítico reloj calculadora Casio como el primer wearable moderno, que sería el que sentaría las bases de las pulseras inteligentes de hoy en día. El boom de los wearables se dio a raíz de las Google Glass y los smartwatches. Han ido evolucionando y especializándose en cada vez más campos, hoy las pulseras inteligentes vienen equipadas con programas que recaban información sobre tu salud.

Abre tus ojos a un nuevo mundo

Por otro lado, las gafas han evolucionado de tal manera que hace unos años parecía una gran revolución tener gafas con visión 3D para los televisores y hoy en día podemos “introducirnos” en los mismos videojuegos gracias a las gafas de realidad virtual.

Esta evolución tan rápida se debe en gran parte la necesidad que los wearables mismos han creado, por ejemplo, ahora mismo es indispensable para los runners no llevar una pulsera fit que les indique cuantos kilómetros han recorrido o que marque su ritmo cardíaco. Por otro lado, la gran oferta de estos productos ha hecho que también tengan que invertir tiempo no sólo en su funcionalidad, sino en su apariencia.

Cómo será el futuro de los wearables

En lo que a su futuro se refiere, parece incierto. Los smartwatches son una extensión de nuestros móviles, enseñándonos que se pueden extrapolar ciertas funciones del móvil a otros dispositivos wearables. El desarrollo de las aplicaciones para estos dispositivos crecerá en los próximos años, aunque algunos expertos opinan que sólo son una cuestión de moda.

Con lo cual nos podemos dar cuenta de que aún nos queda mucho espacio por recorrer e investigar. Lo más probable es que no triunfen como productos de ocio, pero dado el potencial que tienen habrá grandes avances en campos especializados como la educación y la sanidad.

En definitiva, podríamos decir que aún el mundo de los wearables es desconocido y que aún quedan muchos dispositivos por ser creados y mejorados. Lo poco que conocemos no es más que el principio de la evolución tecnológica.

Fuentes: La Vanguardia, Ana Mocholi

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here